Ma­drid: La Igle­sia en el des­alo­jo de El Ga­lli­ne­ro

▼ El des­man­te­la­mien­to del po­bla­do cha­bo­lis­ta y el realo­jo de sus fa­mi­lias han si­do po­si­bles gra­cias al acom­pa­ña­mien­to a lo lar­go de 13 años del cen­tro pas­to­ral San Car­los Bo­rromeo

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

El po­bla­do cha­bo­lis­ta de El Ga­lli­ne­ro ya no exis­te. Fue to­tal­men­te des­trui­do por va­rias re­tro­ex­ca­va­do­ras en­tre el martes y el jue­ves de la se­ma­na pa­sa­da en me­dio de una gran ex­pec­ta­ción me­diá­ti­ca. El fin del asen­ta­mien­to, que lle­va­ba años anun­cián­do­se, lle­ga aho­ra des­pués del acuer­do fir­ma­do en­tre el Ayun­ta­mien­to y la Co­mu­ni­dad de Ma­drid en el que ca­da ad­mi­nis­tra­ción asu­mió el 50 % del cos­te del des­man­te­la­mien­to y del realo­jo de las fa­mi­lias. Pe­ro, co­mo su­ce­dió tam­bién con los realo­jos de po­bla­ción cha­bo­lis­ta apro­ba­dos el pa­sa­do ve­rano en el Sec­tor 6 de la Ca­ña­da Real, las ac­tua­cio­nes han si­do po­si­bles en bue­na me­di­da gra­cias a la la­bor de la Igle­sia so­bre el te­rreno.

«Lle­va­mos más de 13 años acom­pa­ñan­do a las fa­mi­lias de El Ga­lli­ne­ro. Des­pués de to­do es­te tiem­po, se han da­do cuen­ta de que hay otras for­mas de vi­vir me­jo­res y que el cam­bio re­dun­da en be­ne­fi­cio prin­ci­pal­men­te de sus hi­jos y nie­tos», ex­pli­ca Javier Bae­za, sa­cer­do­te res­pon­sa­ble del Cen­tro de Pas­to­ral San Car­los Bo­rromeo.

Es­ta la­bor ha si­do en­sal­za­da por la Po­li­cía y por el pro­pio Ayun­ta­mien­to, que a tra­vés del di­rec­tor ge­ne­ral de Ex­clu­sión So­cial «ha re­co­no­ci­do que es­pe­ra­ban que los realo­jos hu­bie­ran si­do más com­pli­ca­dos y que la gen­te hu­bie­ra pues­to mu­chos más pro­ble­mas pa­ra sa­lir del po­bla­do, y en ab­so­lu­to ha si­do así», afir­ma Bae­za.

«Los vo­lun­ta­rios de San Car­los Bo­rromeo han es­ta­do en con­tac­to cons­tan­te con las fa­mi­lias y con el Ayun­ta­mien­to pa­ra acom­pa­ñar to­do el pro­ce­so. Los téc­ni­cos mu­ni­ci­pa­les se han ido en­car­gan­do de re­sol­ver las du­das de las fa­mi­lias an­te el realo­jo, el pre­cio del al­qui­lar, los gas­tos de co­mu­ni­dad…, y no­so­tros nos he­mos cen­tra­do en el acom­pa­ña­mien­to per­so­nal. Mu­cha gen­te lle­va vi­vien­do aquí cer­ca de 15 años, hay ni­ños que ya son pa­dres y si­guen en El Ga­lli­ne­ro, y les pro­du­ce vér­ti­go la pers­pec­ti­va del cam­bio», ex­pli­ca el sa­cer­do­te.

Fin de El Ga­lli­ne­ro pe­ro no del acom­pa­ña­mien­to

Sin em­bar­go, a pe­sar de la de­mo­li­ción del po­bla­do cha­bo­lis­ta, «pa­ra no­so­tros El Ga­lli­ne­ro no se ha aca­ba­do». Las fa­mi­lias –en to­tal, 23– han

si­do realo­ja­das en di­fe­ren­tes ba­rrios y ti­pos de vi­vien­das, «por lo que el re­to de se­guir acom­pa­ñán­do­les es mu­cho ma­yor a cau­sa de la dis­tan­cia».

Una pri­me­ra ac­tua­ción, ex­pli­ca el res­pon­sa­ble de San Car­los Bo­rromeo, ha si­do «ayu­dar­los en la ins­ta­la­ción del mo­bi­lia­rio en su nue­va ca­sa. Es­te ti­po de co­sas son las que cual­quie­ra pi­de a su fa­mi­lia. En es­te ca­so, al es­tar le­jos de sus paí­ses de ori­gen y des­pués de to­do lo que he­mos vi­vi­do jun­tos, nos lo pi­den a no­so­tros».

Pa­ra man­te­ner el con­tac­to, des­de San Car­los Bo­rromeo han or­ga­ni­za­do una asam­blea fes­ti­va «pa­ra que nos cuen­ten sus ex­pe­rien­cias, pa­ra ver qué tal es­tán y por­que te­ne­mos el sen­ti­mien­to de que per­te­ne­ce­mos a una mis­ma fa­mi­lia y, co­mo tal, con­si­de­ra­mos un va­lor el en­con­trar­nos».

Más sig­ni­fi­ca­ti­va es la co­la­bo­ra­ción en­tre pa­rro­quias que es­tán pro­mo­vien­do des­de el cen­tro pas­to­ral pa­ra mi­ti­gar los efec­tos ne­ga­ti­vos de un abrup­to cam­bio es­co­lar de los ni­ños de El Ga­lli­ne­ro. «Son ni­ños que ne­ce­si­tan apo­yo es­co­lar. Nos ale­gra­mos del cie­rre del po­bla­do por­que era un lu­gar ig­no­mi­nio­so, pe­ro es cier­to que cuan­do es­ta­ba en pie, íba­mos allí y les po­día­mos dar las cla­ses. Aho­ra es­ta­mos in­ten­ta­do con­tac­tar con las igle­sias de los ba­rrios don­de les han realo­ja­do pa­ra que los ni­ños se pue­dan en­gan­char al apo­yo es­co­lar de las pa­rro­quias».

El te­ma de es­co­la­ri­za­ción de los ni­ños es, pre­ci­sa­men­te, uno de los que más preo­cu­pa al gru­po de vo­lun­ta­rios de San Car­los Bo­rromeo, jun­to con la ex­ce­si­va pre­sión me­diá­ti­ca a la que se so­me­tió a las fa­mi­lias du­ran­te el des­man­te­la­mien­to del po­bla­do cha­bo­lis­ta.

Se­gún Javier Bae­za, en al­gu­nos ca­sos, el realo­jo de las fa­mi­lias no ha ve­ni­do acom­pa­ña­do del cam­bio de cen­tro es­co­lar de los ni­ños. De es­ta for­ma, hay chi­cos «que tie­nen que se­guir yen­do al co­le­gio al que iban cuan­do vi­vían en El Ga­lli­ne­ro y se cam­bia­ran al nue­vo cen­tro cuan­do ha­ya pla­zas». Es­to afec­ta se­ria­men­te a su de­re­cho a la edu­ca­ción y a la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, po­nién­do­se en ries­go, de for­ma ab­sur­da – el realo­jo es­ta­ba en los pla­nes de la cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal des­de ha­ce años– un lar­go pro­ce­so de mo­ti­va­ción e in­te­gra­ción so­cial».

EFE/Lu­ca Pier­gio­van­ni

Una es­ce­na del des­man­te­la­mien­to de El Ga­lli­ne­ro, la se­ma­na pa­sa­da

REUTERS/Su­sa­na Ve­ra

Dos mu­je­res llo­ran al aban­do­nar la que ha si­do su ca­sa du­ran­te años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.