En­tre pu­che­ros

Mo­nas­te­rio de la Ado­ra­ción Per­pe­tua de Ber­ga (Bar­ce­lo­na)

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar @csan­che­za­gui­lar

La pá­gi­na web ado­ra­tri­ces­ber­ga.org tie­ne un ca­tá­lo­go que no de­ja in­di­fe­ren­te. Es­tas mon­jas, ado­ra­tri­ces per­pe­tuas del San­tí­si­mo Sa­cra­men­to, son fa­mo­sas en Ca­ta­lu­ña por su ar­te cho­co­la­te­ro, re­co­men­da­do has­ta en las re­vis­tas de de­li­ca­tes­sen. Los pro­duc­tos con más éxi­to son sus bom­bo­nes ar­te­sa­nos, he­chos con li­co­res, fru­tos se­cos o pra­li­nés, y to­dos de ma­ne­ra ar­te­sa­nal. «Aun­que tam­bién gus­tan mu­cho los hi­gos al co­ñac, que son un in­ven­to nues­tro», ase­gu­ra sor Ade­li­na. Pe­ro a los lec­to­res de Al­fa y Omega nos han de­lei­ta­do con una re­ce­ta que la her­ma­na co­no­ce bien, los al­fa­jo­res, tí­pi­cos de su tie­rra ar­gen­ti­na.

Jun­to a la ma­dre Mercedes, su­pe­rio­ra de la co­mu­ni­dad, sor Ade­li­na lle­gó en 1991 has­ta Ber­ga, en el pre­pi­ri­neo ca­ta­lán, pa­ra pa­sar unos días en la hos­pe­de­ría del mo­nas­te­rio. Es­ta­ban tra­ba­jan­do en Cór­ce­ga y ha­bían he­cho por car­ta una ami­ga de la lo­ca­li­dad. Lo que no se es­pe­ra­ban es que «la vi­da mo­nás­ti­ca nos lla­ma­ría pa­ra siem­pre» a es­ta pe­que­ño mo­nas­te­rio bar­ce­lo­nés en el que sie­te re­li­gio­sas –la más jo­ven de 46 años y la ma­yor de 85, la úni­ca es­pa­ño­la– com­par­ten su vi­da de ado­ra­ción eu­ca­rís­ti­ca con la ela­bo­ra­ción de dul­ces, una ta­rea re­cien­te, ya que du­ran­te años eran las en­car­ga­das de rea­li­zar las ta­llas de ye­so de la Vir­gen de Mon­tse­rrat que se ven­den en la aba­día. «Pe­ro el ye­so en­tró en cri­sis, lle­ga­ron otros ma­te­ria­les... y de­ja­mos de fa­bri­car las imá­ge­nes». Fue en 2008 cuan­do un buen ami­go de las mon­jas les re­co­men­dó con­ver­tir­se en maes­tras cho­co­la­te­ras. Sa­lió bien la co­sa, por­que aho­ra has­ta tie­nen una tien­da que se lla­ma Las de­li­cias de las mon­jas, que ha­ce –val­ga la re­dun­dan­cia– las de­li­cias de ve­ci­nos y vi­si­tan­tes.

Un mo­nas­te­rio jo­ven

El mo­nas­te­rio se fun­dó en 1940 de la mano de cin­co re­li­gio­sas lle­ga­das de la co­mu­ni­dad de Vic. Bue­na­ven­tu­ra Ro­ta, un hom­bre del pue­blo muy de­vo­to de Je­sús Sa­cra­men­ta­do, do­nó unas ca­si­tas a las mon­jas pa­ra que la ado­ra­ción eu­ca­rís­ti­ca es­tu­vie­ra pre­sen­te tam­bién en la vi­da con­tem­pla­ti­va de un lu­gar con his­to­ria: Ber­ga aco­ge la ce­le­bra­ción de La Pa­tum, do­cu­men­ta­da des­de 1525. La po­bla­ción sa­ca la cus­to­dia a la ca­lle du­ran­te la fes­ti­vi­dad del Cor­pus Ch­ris­ti en­tre bai­les y sím­bo­los, y es­ta ac­ti­vi­dad es­tá de­cla­ra­da co­mo fies­ta de In­te­rés Na­cio­nal. «Des­de 1975 te­ne­mos en nues­tra igle­sia la cus­to­dia de la fes­ti­vi­dad, pa­ra que to­do el mun­do pue­da ver su be­lle­za y va­lor his­tó­ri­co du­ran­te el año», ase­gu­ra sor Ade­li­na. Es­ta pie­za de or­fe­bre­ría fue ofre­ci­da por los ber­ga­da­nes a Je­sús Eu­ca­ris­tía en ac­ción de gra­cias por la pro­tec­ción de Dios du­ran­te la gue­rra ci­vil.

Des­de en­ton­ces, «nues­tra pe­que­ña igle­sia es un ce­nácu­lo de ora­ción. So­bre to­do, vie­nen mu­chos en­fer­mos que se en­con­mien­dan al San­tí­si­mo y pi­den la in­ter­ce­sión de nues­tra ma­dre fun­da­do­ra, la bea­ta María Mag­da­le­na de la En­car­na­ción». Ita­lia­na na­ci­da en 1770, re­ci­bió la ilu­mi­na­ción de fun­dar una fa­mi­lia re­li­gio­sa de­di­ca­da per­pe­tua­men­te a la ado­ra­ción de la Eu­ca­ris­tía.

Fo­tos: Ado­rac­tri­ces Per­pe­tuas de Ber­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.