La Con­tra

Ana Mar­tí­nez, res­pon­sa­ble de Quí­mi­ca Mé­di­ca y Bio­ló­gi­ca tras­la­cio­nal del CSIC

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - María Mar­tí­nez Ló­pez En­tre­vis­ta com­ple­ta en al­fa­yo­me­ga.es

La la­bor de los in­ves­ti­ga­do­res no se cir­cuns­cri­be al la­bo­ra­to­rio. Al me­nos, no pa­ra Ana Mar­tí­nez Gil (Ma­drid, 1961). Siem­pre in­ten­ta es­tar en con­tac­to con los en­fer­mos. Son el sen­ti­do úl­ti­mo del tra­ba­jo de su equi­po, que tra­ba­ja pa­ra desa­rro­llar fár­ma­cos pa­ra en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas, ra­ras y ol­vi­da­das. Es­te es­pí­ri­tu tam­bién lo vi­ve en ca­sa, con sus sie­te hi­jos, su ma­dre en­fer­ma... y su vo­lun­ta­ria­do.

Una de sus es­pe­cia­li­da­des es el alz­héi­mer. ¿Có­mo se pue­de en­con­trar una cura si des­co­no­ce­mos su cau­sa?

No co­no­ce­mos el ori­gen, pe­ro sí va­mos iden­ti­fi­can­do las pro­teí­nas que fun­cio­nan mal den­tro de las neu­ro­nas. Con nues­tros fár­ma­cos in­ten­ta­mos co­rre­gir­lo pa­ra evi­tar que esas neu­ro­nas mue­ran. En los la­bo­ra­to­rios de un cen­tro pú­bli­co po­de­mos di­se­ñar una mo­lé­cu­la que fun­cio­ne bien en ani­ma­les, pe­ro sin la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca no se pue­den ha­cer en­sa­yos clí­ni­cos ni lo­grar que lle­gue al pa­cien­te. Es­to úl­ti­mo so­lo lo con­si­gue una de ca­da 5.000, y ne­ce­si­ta no me­nos de 15 años y una in­ver­sión acu­mu­la­da de en­tre 1.000 y 1.500 mi­llo­nes de eu­ros.

¿Dón­de que­da la per­so­na cuan­do unas pro­teí­nas de­fec­tuo­sas pa­re­ce que prác­ti­ca­men­te la anu­lan?

La per­so­na nun­ca des­apa­re­ce, es­tá in­trín­se­ca­men­te uni­da a la vi­da. Por eso la vi­da es siem­pre va­lio­sa. No sa­be­mos si en al­gún mo­men­to el ce­re­bro de los en­fer­mos ha­ce al­gu­na co­ne­xión y pue­den dar­se cuen­ta de lo que pa­sa. Y, cuan­do ya es­tá muy avan­za­do el alz­héi­mer, el es­tí­mu­lo que más les ha­ce reac­cio­nar es el ca­ri­ño. ¡Ahí es­tá la per­so­na! Eso no nos lo pue­de arran­car la en­fer­me­dad.

¿Có­mo per­mi­te Dios que su cria­tu­ra más per­fec­ta que­de así de des­fi­gu­ra­da?

No ten­go una res­pues­ta fá­cil. Pe­ro pa­ra to­do hay un por­qué, y es pa­ra nues­tro bien. Es muy du­ro de­cir­lo. Pe­ro hay que bus­car­lo, y des­cu­bres que has­ta en la si­tua­ción más di­fí­cil pue­des ge­ne­rar mu­cha vi­da al­re­de­dor.

¿Se adi­vi­na al­go so­bre la men­te o el al­ma al tra­ba­jar so­bre el ce­re­bro?

Per­so­nal­men­te, me voy con­ven­cien­do más y más de que no hay tan­ta se­pa­ra­ción en­tre cuer­po, es­pí­ri­tu y al­ma. A me­di­da que avan­za la cien­cia, se co­no­ce más la ba­se or­gá­ni­ca de en­fer­me­da­des que has­ta aho­ra se creía que no la te­nían, co­mo la de­pre­sión o la es­qui­zo­fre­nia.

¿Una vi­sión ma­te­ria­lis­ta que lo ex­pli­ca to­do por la bio­lo­gía?

O ver que so­mos un cuer­po al­ma­do. O un al­ma cor­pó­rea, to­tal­men­te in­te­gra­dos. Por eso hay te­ra­pias no far­ma­co­ló­gi­cas que, aun­que no fre­nan la en­fer­me­dad, me­jo­ran la ca­li­dad de vi­da: te­ra­pia con mú­si­ca, con ani­ma­les… Ese desa­rro­llo de la afec­ti­vi­dad ge­ne­ra en­dor­fi­nas con un efec­to be­ne­fi­cio­so. Y en el ám­bi­to del alz­héi­mer, lo úni­co que te­ne­mos por aho­ra pa­ra pre­ve­nir­lo de ma­ne­ra se­cun­da­ria es un en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble: ejer­ci­cio, re­la­cio­nes so­cia­les, ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual, ca­rác­ter po­si­ti­vo y es­ta­bi­li­dad es­pi­ri­tual.

Qui­so ser mé­di­co. ¿Echa de me­nos el tra­to per­so­nal con los en­fer­mos?

Eso no lo he per­di­do. Ca­da vez in­ten­to sa­lir y ha­blar más con las aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes, y que mi equi­po lo ha­ga. Es lo que más nos es­ti­mu­la, por­que la in­ves­ti­ga­ción es du­ra, las co­sas no sa­len y tie­nes que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra la frus­tra­ción. Las aso­cia­cio­nes han fi­nan­cia­do al­guno de nues­tros pro­yec­tos. Pe­ro lo más im­por­tan­te que ha­cen es con­cien­ciar pa­ra que se in­vier­ta más en in­ves­ti­ga­ción. Gra­cias a ellas, el pa­no­ra­ma es­tá cam­bian­do mu­cho.

¿Es so­lo una re­la­ción pro­fe­sio­nal?

La vi­da te lle­va a es­tar con en­fer­mos. Mis her­ma­nas y yo he­mos cui­da­do a mi pa­dre, y aho­ra a mi ma­dre. Ade­más, el vo­lun­ta­ria­do siem­pre ha es­ta­do muy pre­sen­te en nues­tro pro­yec­to de fa­mi­lia. Nos he­mos de­di­ca­do a la pas­to­ral fa­mi­liar, y aho­ra co­la­bo­ro con la ON­CE.

Des­de ha­ce unos años, su equi­po tra­ba­ja tam­bién con en­fer­me­da­des ol­vi­da­das. ¿Ol­vi­da­das por quién?

Te­ne­mos pro­yec­tos so­bre chagas, leish­ma­nia­sis, es­quis­to­so­mia­sis, ébo­la… Afec­tan a mu­cha gen­te, pe­ro no se in­ves­ti­gan tan­to por­que se dan en paí­ses con ren­tas ba­jas. Siem­pre he te­ni­do es­ta con­vic­ción per­so­nal, pe­ro hay que es­pe­rar a que sal­gan con­vo­ca­to­rias. Tra­ba­ja­mos en red con gru­pos in­ter­na­cio­na­les, muy en con­tac­to con la OMS y con otras en­ti­da­des. Es­to nos per­mi­te aba­ra­tar cos­tes pa­ra ayu­dar a las far­ma­céu­ti­cas, que son las que tie­nen que in­ver­tir pa­ra fa­bri­car me­di­ci­nas. Se es­tán desa­rro­llan­do es­pa­cios de coope­ra­ción cien­tí­fi­ca en la­bo­ra­to­rios abier­tos, pe­ro que­da ca­mino.

¿Es fá­cil con­ven­cer­las pa­ra que in­vier­tan tan­to y lue­go acep­ten ven­der las me­di­ci­nas lo más ba­ra­to po­si­ble?

No de­ma­sia­do. Pe­ro hay far­ma­céu­ti­cas que tie­nen fun­da­cio­nes y lo ha­cen a tra­vés de ellas. Em­pie­za a ha­ber ca­da vez más res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

María Mar­tí­nez Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.