Tri­bu­to a Isa­bel la Ca­tó­li­ca

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Ri­car­do Ruiz de la Ser­na

Mien­tras des­de EE. UU. se cues­tio­na la evan­ge­li­za­ción que lle­vó a ca­bo en Ca­li­for­nia Ju­ní­pe­ro Se­rra, el vi­ce­pre­si­den­te de la Pontificia Co­mi­sión pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, el uru­gua­yo Guz­mán Ca­rri­quiry, reivin­di­ca la la­bor de los mi­sio­ne­ros en el Nue­vo Mun­do, im­pul­sa­da y fa­vo­re­ci­da por Isa­bel de Cas­ti­lla, a quien la Co­mi­sión de Bea­ti­fi­ca­ción de Isa­bel La Ca­tó­li­ca de­di­ca en los pró­xi­mos días un sim­po­sio in­ter­na­cio­nal en Va­lla­do­lid.

Se lla­ma­ba Ju­ní­pe­ro Se­rra Fe­rrer. Es­te ma­llor­quín de na­ci­mien­to y ame­ri­cano de mi­sión vino al mun­do el 24 de no­viem­bre de 1713. La Paz de Utrecht ha­bía pues­to fin a la gue­rra de sucesión a co­mien­zos de aquel año. La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la ape­nas con­ta­ba con unos me­ses de vi­da. Ar­can­ge­lo Co­re­lli, el gran mú­si­co barroco, ha­bía ex­ha­la­do el úl­ti­mo alien­to por enero. Di­de­rot aca­ba­ba de na­cer ha­cía cin­co se­ma­nas. Así, fray Ju­ní­pe­ro Se­rra na­ció y mu­rió en el Si­glo de las Lu­ces. Allá por di­ciem­bre de 1784, ape­nas un mes des­pués de que nues­tro frai­le fa­lle­cie­ra, Kant pu­bli­ca­ría en el Ber­li­nis­che Mo­natss­chrift su cé­le­bre en­sa­yo ¿Qué es la Ilus­tra­ción?

No de­be pues sor­pren­der­nos la obra co­lo­sal que es­te fran­cis­cano aco­me­tió. Si Di­de­rot y D’Alem­bert qui­sie­ron re­co­pi­lar to­do el co­no­ci­mien­to de su tiem­po en la En­ci­clo­pe­dia, nues­tro hom­bre qui­so lle­var el Evan­ge­lio a to­dos los rin­co­nes de Ca­li­for­nia. Doc­tor en Fi­lo­so­fía y en Teo­lo­gía, fun­dó nue­ve mi­sio­nes –la pri­me­ra a los 56 años– y fue pre­si­den­te de otras 15. Sus pa­dres fue­ron anal­fa­be­tos, pe­ro él lle­vó la pa­la­bra de Dios a millones y su obra vie­ne fruc­ti­fi­can­do des­de ha­ce más de dos si­glos. Cuan­do uno via­ja con Cris­to, nun­ca se sa­be qué pue­de ocu­rrir. Lo mis­mo lo sor­pren­de a uno una tem­pes­tad en el mar de Ga­li­lea que sal­va la vi­da de mi­la­gro atra­ve­san­do el Atlán­ti­co ca­mino de Ve­ra­cruz, que fue lo que le pa­só al po­bre Ju­ní­pe­ro en 1749 en com­pa­ñía de otros 20 mi­sio­ne­ros.

Si los hé­roes de Ho­me­ro hu­bie­sen vi­vi­do en tiem­pos de los vi­rrei­na­tos ame­ri­ca­nos, ha­brían si­do co­mo es­tos hom­bres que le­van­ta­ban igle­sias y, en torno a ellas, ver­te­bra­ban co­mu­ni­da­des don­de flo­re­cían la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, la hi­lan­de­ría y los te­ji­dos. Ahí es­tán pa­ra tes­ti­mo­niar­lo las ad­mi­ra­bles re­duc­cio­nes je­suí­ti­cas del Pa­ra­guay y el nor­te de Ar­gen­ti­na o la red de mi­sio­nes en la nue­va Es­pa­ña. La ex­pul­sión de los je­sui­tas, acor­da­da por el rey Car­los III en 1767, abrió la puer­ta a la ac­ti­vi­dad mi­sio­ne­ra de los fran­cis­ca­nos.

Pa­ra entonces, fray Ju­ní­pe­ro ya lle­va­ba mu­cho tiem­po en Mé­xi­co. Ha­bía vi­vi­do nue­ve años en la Sie­rra Gor­da de Que­ré­ta­ro y tra­ba­ja­ba en el co­le­gio mi­sio­nal de San Fer­nan­do, en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ex­pul­sa­dos los je­sui­tas, fray Ju­ní­pe­ro se di­ri­gió a la Baja Ca­li­for­nia a con­ti­nuar la la­bor que aque­llos ha­bían em­pren­di­do. Par­ti­ci­pó en tres ex­pe­di­cio­nes a la Al­ta Ca­li­for­nia co­mo ca­pe­llán. Re­co­rrió a pie cen­te­na­res de ki­ló­me­tros. Su­fría do­lo­res fre­cuen­tes en las pier­nas y un ago­ta­mien­to inevi­ta­ble. No se de­te­nía. Es­ta­ba por to­das par­tes. Fun­dan­do, di­ri­gien­do, dan­do ins­truc­cio­nes. No te­mía al po­der vi­rrei­nal ni a los hom­bres ar­ma­dos. Allí don­de fue, lle­vó téc­ni­cas agrí­co­las y ga­na­de­ras, cien­cia y tec­no­lo­gía. Si al­guien hi­zo com­pa­ti­ble el ver­da­de­ro es­pí­ri­tu ilus­tra­do con el se­gui­mien­to de Cris­to fue es­te hom­bre que se pa­tea­ba co­jean­do los ca­mi­nos de Ca­li­for­nia.

No de­be sor­pren­der­nos, pues, que es­te es­pa­ñol ten­ga una es­ta­tua en el Sa­lón Na­cio­nal de las Es­ta­tuas del Ca­pi­to­lio. En reali­dad, es el úni­co. Lo pro­pu­so el Es­ta­do de Ca­li­for­nia, don­de su obra se man­tie­ne fe­liz­men­te vi­va. Ade­más, lo ho­me­na­jea­ron con un se­llo pos­tal en 1986.

Lu­ces y som­bras de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la

La his­to­ria de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la tie­ne mu­chas som­bras y mu­chí­si­mas lu­ces. El Pa­pa Fran­cis­co, na­ci­do en lo que fue el vi­rrei­na­to del Río de la Pla­ta, re­cor­da­ba en la ho­mi­lía de la san­ta Mi­sa y ca­no­ni­za­ción de fray Ju­ní­pe­ro aque­llos «abusos que hoy nos si­guen pro­vo­can­do des­agra­do, es­pe­cial­men­te por el do­lor que cau­san en la vi­da de tan­tos» y fren­te a los cua­les «Ju­ní­pe­ro bus­có de­fen­der la dig­ni­dad de la co­mu­ni­dad na­ti­va pro­te­gién­do­la de cuan­tos la ha­bían abu­sa­do».

Hoy fray Ju­ní­pe­ro su­fre los ata­ques que al­gu­nos co­lec­ti­vos di­ri­gen con­tra su fi­gu­ra. En una lec­tu­ra ses­ga­da –y a me­nu­do fal­sa– de los he­chos his­tó­ri­cos, ase­gu­ran que las mi­sio­nes eran «cam­pos de ex­ter­mi­nio» y que se so­me­tía a los in­dios a tra­ba­jos for­za­dos. En reali­dad, las mi­sio­nes bus­ca­ban pro­te­ger a los in­dios, no es­cla­vi­zar­los. Sin em­bar­go, en es­te de­ba­te, la ver­dad his­tó­ri­ca im­por­ta me­nos que la pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca. La re­vi­sión de la his­to­ria del si­glo XVIII co­mo los acon­te­ci­mien­tos hu­bie­sen ocu­rri­do en el si­glo XXI lle­va a jui­cios erró­neos e in­jus­tos. Sin em­bar­go, ahí es­tá su obra, cu­yas pie­dras vi­vas for­man par­te de la Igle­sia. El Pa­pa Fran­cis­co se­ña­ló el ejem­plo de Ju­ní­pe­ro pa­ra nues­tro tiem­po: «Su­po vi­vir lo que es “la Igle­sia en sa­li­da”, es­ta Igle­sia que sa­be sa­lir e ir por los ca­mi­nos, pa­ra com­par­tir la ter­nu­ra re­con­ci­lia­do­ra de Dios. Su­po de­jar su tie­rra, sus cos­tum­bres, se ani­mó a abrir ca­mi­nos, su­po sa­lir al en­cuen­tro de tan­tos apren­dien­do a res­pe­tar sus cos­tum­bres y pe­cu­lia­ri­da­des. Apren­dió a ges­tar y a acom­pa­ñar la vi­da de Dios en los ros­tros de los que iba en­con­tran­do ha­cién­do­los sus her­ma­nos». No hay me­jor for­ma de se­guir a Cris­to.

El Pa­pa Fran­cis­co

se­ña­ló el ejem­plo de Ju­ní­pe­ro pa­ra nues­tro tiem­po: «Su­po vi­vir lo que es “la Igle­sia en sa­li­da”»

An­to­nio del Rin­cón

REUTERS/Mi­ke Bla­ke

Fray Ju­ní­pe­ro Se­rra en la mi­sión San Juan Ca­pis­trano (Ca­li­for­nia)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.