«In­ver­ti­mos po­co en man­te­ner la na­ve Tie­rra»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Entre el cielo y el suelo - María Martínez Ló­pez

Usted era me­to­dis­ta, pe­ro en­tró en la Igle­sia ca­tó­li­ca po­co an­tes de su pri­mer vue­lo es­pa­cial. ¿Sin­tió que de­bía ha­cer­lo an­tes de via­jar allá arri­ba?

En efec­to. Mi mu­jer es ca­tó­li­ca, íba­mos a una igle­sia ca­tó­li­ca y bau­ti­za­mos a nues­tros hi­jos. Cuan­do me ad­mi­tie­ron co­mo as­tro­nau­ta y me asig­na­ron a una mi­sión, to­do nos iba ge­nial. Pe­ro yo sen­tía que me fal­ta­ba al­go, y me di cuen­ta de que te­nía que ver con có­mo vi­vía mi re­la­ción con Cris­to. Tu­ve la suer­te de con­tar con la ayu­da de un sa­cer­do­te en nues­tra pa­rro­quia, la de San­ta María Rei­na en Friends­wood (Te­xas). En esa épo­ca yo es­ta­ba fue­ra de ca­sa du­ran­te se­ma­nas o me­ses en­tre­nan­do pa­ra la mi­sión. Pe­ro él fue muy ser­vi­cial y cuan­do es­ta­ba en ca­sa avan­zá­ba­mos mu­cho.

Su en­tra­da en la Igle­sia in­flu­yó en los pre­pa­ra­ti­vos de su via­je, ¿no?

Ha­bía em­pe­za­do a re­ci­bir la Eu­ca­ris­tía y no que­ría de­jar­lo. Es sor­pren­den­te có­mo Dios va abrien­do puer­tas. El úl­ti­mo do­min­go an­tes de mi par­ti­da, nues­tro sa­cer­do­te, con permiso del obis­po, con­sa­gró seis for­mas par­ti­das en cua­tro tro­zos ca­da una. Las lle­va­ba en el bol­si­llo cuan­do me subí al cohe­te.

¡Va­ya si­tio pa­ra re­ci­bir a Jesús!

Ca­da do­min­go me en­via­ban las lecturas de esa se­ma­na, y en mi com­par­ti­men­to leía el ri­to de la co­mu­nión pa­ra en­fer­mos y co­mul­ga­ba. El úl­ti­mo do­min­go an­tes de vol­ver lo hi­ce en la cú­pu­la, un mó­du­lo con ven­ta­nas. Ca­da vez que co­mul­go es emo­cio­nan­te, pe­ro no hay pa­la­bras pa­ra des­cri­bir có­mo es re­ci­bir el Cuer­po de Cris­to con esas vis­tas.

Eso los do­min­gos. ¿Có­mo era el res­to de la se­ma­na en la Es­ta­ción Es­pa­cial?

Es co­mo una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio don­de lle­va­mos a ca­bo dis­tin­tas in­ves­ti­ga­cio­nes. Pue­den ser de bio­lo­gía, so­bre dis­tin­tos ma­te­ria­les, o so­bre no­so­tros mis­mos (eco­gra­fías, análisis), pa­ra en­ten­der me­jor có­mo la mi­cro­gra­ve­dad afec­ta al cuer­po. Otra la­bor muy im­por­tan­te es el man­te­ni­mien­to de la Es­ta­ción.

Mu­chas per­so­nas se pre­gun­tan por qué gas­tar en mi­sio­nes es­pa­cia­les tan­to dinero que po­dría ayu­dar a per­so­nas y paí­ses des­fa­vo­re­ci­dos. ¿Por qué va­le la pe­na?

Es una pre­gun­ta fan­tás­ti­ca… y di­fí­cil de con­tes­tar. La cu­rio­si­dad por el mun­do es par­te de nues­tra na­tu­ra­le­za, y no creo que de­ba­mos pres­cin­dir de ella. Ade­más, si que­re­mos so­bre­vi­vir co­mo es­pe­cie, en el fu­tu­ro se­rá muy útil po­der vi­vir en otros pla­ne­tas. Y, en úl­ti­mo lu­gar, hay be­ne­fi­cios aquí aba­jo. So­lo un ejem­plo: la for­ma en la que nos ha­ce­mos las eco­gra­fías no­so­tros, con un ex­per­to guián­do­nos des­de la Tie­rra y vien­do los re­sul­ta­dos, es muy prác­ti­ca pa­ra lu­ga­res po­co ac­ce­si­bles.

En la ca­rre­ra es­pa­cial, se ha pa­sa­do del en­fren­ta­mien­to EE. UU.-URSS a la co­la­bo­ra­ción. Con la irrup­ción de em­pre­sas pri­va­das que com­pi­ten en­tre sí, la po­si­bi­li­dad de ex­plo­tar re­cur­sos ex­tra­te­rres­tes, o el pro­ble­ma de qué ha­cer con la ba­su­ra es­pa­cial, ¿vol­ve­rá el con­flic­to?

No creo. El es­pa­cio es la úni­ca área en la que las re­la­cio­nes con nues­tros so­cios in­ter­na­cio­na­les son muy fuer­tes. Tra­ba­ja­mos muy bien jun­tos y creo que es un ejem­plo de lo que se pue­de al­can­zar cuan­do coope­ra­mos en vez de com­pe­tir.

Ha­ce un año, el Pa­pa ha­bló por vi­deo­con­fe­ren­cia y lue­go re­ci­bió a la tri­pu­la­ción de la Es­ta­ción Es­pa­cial Internacio­nal. ¿Qué sig­ni­fi­ca­ron esos dos mo­men­tos pa­ra sus com­pa­ñe­ros?

Una de las co­sas que re­pre­sen­tan es que la cien­cia y la fe no tie­nen por qué es­tar en con­flic­to sino que se com­ple­men­tan. Pue­des ser cien­tí­fi­co y te­ner una fe fir­me en Dios.

Ha­bla­ron de có­mo al ver la tie­rra des­de el es­pa­cio se com­pren­de la ne­ce­si­dad de que ha­ya paz y de pre­ser­var la crea­ción.

Un com­pa­ñe­ro lo ex­pli­ca es­tu­pen­da­men­te: allá arri­ba in­ver­ti­mos bas­tan­te tiem­po en el man­te­ni­mien­to de la Es­ta­ción Es­pa­cial por­que es lo que nos man­tie­ne con vi­da. Y cuan­do mi­ras ha­cia fue­ra y ves nues­tro pla­ne­ta con esa ca­pa tan fi­na de ai­re que nos man­tie­ne vi­vos, te das cuen­ta de lo po­co que in­ver­ti­mos en es­ta na­ve. Ade­más, mi­ran­do des­de allá arri­ba ves que real­men­te to­da la crea­ción es bue­na, co­mo di­ce Dios en el Gé­ne­sis.

Fo­tos: NA­SA

Hop­kins en la cú­pu­la, el mó­du­lo don­de co­mul­gó por úl­ti­ma vez en la Es­ta­ción Es­pa­cial Internacio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.