ABC - Alfa y Omega Madrid

Manos que acompañan

- Manuel Lagar* *Capellán del hospital de Mérida

Llamo a la puerta y entro en una habitación en penumbra, iluminada solo por la luces de la calle. A pesar del silencio reinante, hay más de diez personas en torno a la cama, en la que un hombre mayor con la respiració­n muy agitada lucha por permanecer unos instantes más rodeado de su familia.

Doy las buenas noches y casi de forma inconscien­te lanzo una pregunta absurda: «¿Qué tal estáis?». Uno de los hijos se interpone en mi camino para que no siga avanzando y responde: «Bien, gracias», invitándom­e con su actitud a que les deje vivir este momento.

En ese momento vi a su madre, que sostenía y besaba la mano de su marido mientras se debatía entre la vida y la muerte. Y le dije: «Cómo se nota lo mucho que usted le quiere» . María alzó la mirada y me dijo: «Son muchos años caminando juntos, ¿cómo voy a soltarle la mano ahora, que es cuando más me necesita? Sé que este camino le toca hacerlo a él solo, pero yo puedo estar aquí a su lado para que no tenga miedo y sepa que pronto volveremos a estar juntos si Dios quiere».

Qué hermosas palabras, María.

Cuánto amor hay en ellas, cuánta vida compartida y cuántos recuerdos de manos unidas a lo largo de más de 60 años para acabar ahora así, con las manos entrelazad­as y rodeados del mayor tesoro que habéis construido entre los dos en estos largos años: vuestros hijos y nietos.

Qué verdad es que cuando se ama, lo mejor que sabemos hacer en la vida y, sobre todo, en la enfermedad, es acompañar, caminar juntos, mirar a los ojos y descubrir que la enfermedad es solo una circunstan­cia del ser humano.

Acompañar al enfermo es ir a consolar y salir consolado. Es salir a caminar una milla y acabar haciendo dos, pero siempre teniendo muy claro que el camino y la vida es del enfermo, tú solo estás ahí porque él te lo está permitiend­o, y por eso debes respetar su ritmo y sus sentimient­os. Tu tarea consiste en ser la mano tendida para que se levante cuando caiga y ser oasis donde reponga sus fuerzas.

Acompañar es amar sin límite, lo que tú has hecho toda la vida, María, cogida de la mano de la persona amada.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain