800 nue­vos ve­ci­nos pa­ra Si­güen­za

▼ A lo lar­go de sus más de 25 años tra­ba­jan­do en Si­güen­za, el cen­tro de re­fu­gia­dos de Ac­cem ha aco­gi­do tem­po­ral­men­te a más de 6.000 per­so­nas. De ellas, 800 se han que­da­do en el pue­blo de for­ma de­fi­ni­ti­va

ABC - Alfa y Omega - - España -

Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios

Na­tal­ka no quie­re que le ha­gan fo­tos. Te­me que la re­co­noz­can sus fa­mi­lia­res ucra­nia­nos y le aver­güen­za una ci­ca­triz que tie­ne en la ca­ra. Hu­yen­do de los gol­pes de su ex­ma­ri­do, lle­gó a Es­pa­ña el año pa­sa­do jun­to a sus tres hi­jos. Aho­ra in­ten­ta re­cons­truir su vi­da en un cen­tro de re­fu­gia­dos que Ac­cem (en ori­gen Aso­cia­ción Co­mi­sión Ca­tó­li­ca Es­pa­ño­la de Mi­gra­ción) tie­ne en Si­güen­za (Gua­da­la­ja­ra).

En Kiev, Na­tal­ka com­par­tía una mi­nús­cu­la ha­bi­ta­ción con sus tres hi­jos que di­fí­cil­men­te con­se­guía pa­gar. Asus­ta­da por la gue­rra con Ru­sia y la som­bra ame­na­zan­te de su ex­pa­re­ja, su si­tua­ción era tan lí­mi­te que lle­gó a pen­sar en qui­tar­se la vi­da. Sin em­bar­go, des­de que vi­ve en un en­torno se­gu­ro, ve el mun­do con otros ojos. «An­tes que­ría mo­rir­me», con­fie­sa en el es­pa­ñol que ha apren­di­do en Si­güen­za.

Su me­jo­ra se de­be, en gran par­te, a los pro­fe­sio­na­les del cen­tro. Un equi­po de to­do ti­po de sen­si­bi­li­da­des po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas for­ma­do por tra­ba­ja­do­res so­cia­les, psi­có­lo­gos, abo­ga­dos, me­dia­do­res y pro­fe­so­res de es­pa­ñol que se des­vi­ven por los usua­rios. Pa­ra Mar­ta Ochay­ta, la psi­có­lo­ga, es­te apo­yo es im­pres­cin­di­ble por­que «te­ner que de­jar el ho­gar, su fa­mi­lia, su es­ta­tus y su mun­do ge­ne­ra una si­tua­ción muy com­pli­ca­da de ma­ne­jar». No les fal­ta ex­pe­rien­cia, pues es­te cen­tro de re­fu­gia­dos ha aten­di­do en sus más de 25 años de his­to­ria a más de 6.000 usua­rios, co­men­zan­do per­so­nas hui­das de la gue­rra de Ko­so­vo. Ca­si un 15 % del to­tal, unos 800, se han ins­ta­la­do de­fi­ni­ti­va­men­te en el mu­ni­ci­pio.

Ins­ta­lán­do­se en una nue­va ca­sa

Du­ran­te los seis pri­me­ros me­ses en el pro­gra­ma de Ac­cem, sus usua­rios se alo­jan en el cen­tro de re­fu­gia­dos y pa­san las ma­ña­nas apren­dien­do es­pa­ñol. «Si fue­ra por al­gu­nos, es­ta­ría­mos dan­do cla­se el día en­te­ro», bro­mea Rubén So­pe­ña, pro­fe­sor del cen­tro. Es na­tu­ral, pues sa­ben de so­bra que do­mi­nar el idio­ma es im­pres­cin­di­ble pa­ra in­te­grar­se en una so­cie­dad di­fe­ren­te a la su­ya.

Pe­ro no so­lo apren­den es­pa­ñol en es­tas cla­ses. «Apar­te de gra­má­ti­ca y lé­xi­co, en­se­ña­mos li­te­ra­tu­ra y les con­tex­tua­li­za­mos Es­pa­ña pa­ra que se­pan có­mo es la so­cie­dad que les aco­ge», cuen­ta Isabel Ur­zaiz, tam­bién pro­fe­so­ra en el cen­tro. A su jui­cio, se pro­du­ce «al­go asom­bro­so» cuan­do dos usua­rios ha­blan en­tre sí en es­pa­ñol. «En­ton­ces se ha­cen pre­gun­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.