La es­pa­da y la en­tra­da del pa­raí­so

▼ San Lu­cas ha­bla de una es­pa­da que, se­gún las pa­la­bras del an­ciano Si­meón, atra­ve­sa­rá el al­ma de Ma­ría, con­vir­tién­do­la en la Vir­gen do­lo­ro­sa que la tra­di­ción po­pu­lar tie­ne en tan­ta es­ti­ma y de­vo­ción. En (BAC), Al­fon­so Simón sos­tie­ne que la fra­se que en r

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - El pa­raí­so abier­to. El Me­sías y la Hi­ja de Sión en Lc 2, 29-35 + Cé­sar Fran­co Obis­po de Se­go­via

La ima­gen de un án­gel con es­pa­da de fue­go, pues­to por Dios a la en­tra­da del pa­raí­so, pa­ra que nin­gún mor­tal pue­da comer del ár­bol de la vi­da y apro­piar­se del don de la in­mor­ta­li­dad, per­te­ne­ce al ima­gi­na­rio sim­bó­li­co del fas­ci­nan­te mun­do de la Bi­blia. Eva, la pri­me­ra mu­jer, ca­yó en la ten­ta­ción y que­bran­tó el man­da­to de Dios que prohi­bía comer del ár­bol del co­no­ci­mien­to del bien y del mal. Co­mió ella y dio de comer a su ma­ri­do. Qui­sie­ron ser co­mo dio­ses y, con la desobe­dien­cia, per­die­ron el don de la in­mor­ta­li­dad. Dios los ex­pul­só del pa­raí­so que per­ma­ne­ció ce­rra­do has­ta la ve­ni­da de Cris­to.

El li­bro de Al­fon­so Simón Mu­ñoz, que aca­ba de pu­bli­car la BAC con el su­ge­ren­te tí­tu­lo El pa­raí­so abier­to. El Me­sías y la Hi­ja de Sión en Lc 2,29-35, tie­ne que ver con la his­to­ria del Gé­ne­sis. Lo lla­ma­ti­vo es que el tex­to de Lu­cas al que ha­ce re­fe­ren­cia el li­bro no ha­bla di­rec­ta ni in­di­rec­ta­men­te del pa­raí­so ce­rra­do con el án­gel de es­pa­da fla­mí­ge­ra im­pi­dien­do la en­tra­da. Ha­bla de una es­pa­da que, se­gún las pa­la­bras del an­ciano Si­meón, atra­ve­sa­rá el al­ma de Ma­ría, con­vir­tién­do­la en la Vir­gen do­lo­ro­sa que la tra­di­ción po­pu­lar tie­ne en tan­ta es­ti­ma y de­vo­ción. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­cu­char ser­mo­nes y ho­mi­lías que pre­sen­tan a Ma­ría con el al­ma tras­pa­sa­da de do­lor a cau­sa de la pa­sión y muer­te de su Hi­jo.

¿Qué tie­ne que ver en­ton­ces el pa­raí­so ce­rra­do con la Vir­gen do­lo­ro­sa? Di­ga­mos, en pri­mer lu­gar, que mu­chos pa­sa­jes del Nue­vo Tes­ta­men­to que, pa­ra la pie­dad po­pu­lar re­sul­tan cla­ros, son en reali­dad tex­tos muy di­fí­ci­les que han pro­vo­ca­do gran dis­cu­sión en­tre los in­tér­pre­tes. Ana­li­za­dos ba­jo la lu­pa de la exégesis bí­bli­ca –que es una cien­cia ri­gu­ro­sa– po­nen en te­la de jui­cio mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes que se han he­cho «tra­di­cio­na­les» a lo lar­go de la his­to­ria. Uno de esos pa­sa­jes es el que ana­li­za Al­fon­so Simón en su li­bro. Bas­ta leer el ca­pí­tu­lo II pa­ra dar­se cuen­ta de que las enor­mes di­fi­cul­ta­des de Lc 2, 29-35 cons­ti­tu­yen un apre­ta­do nu­do en el ar­gu­men­to que no se pue­de cor­tar con un tijeretazo, sino que es pre­ci­so desatar­lo con la pa­cien­te ta­rea del in­tér­pre­te que po­ne en jue­go los va­ria­dos re­cur­sos de la fi­lo­lo­gía.

Gra­cias a es­tos re­cur­sos, Al­fon­so Simón Mu­ñoz mues­tra que las pa­la­bras de Si­meón, di­ri­gi­das a Ma­ría no es­tán pro­nun­cia­das en un cli­ma os­cu­ro y som­brío, co­mo a ve­ces se di­ce, sino ale­gre y lu­mi­no­so co­mo la luz y

la glo­ria que trae Je­sús en su con­di­ción de Me­sías de Is­rael y la Luz de los pue­blos. En su en­tra­da en el tem­plo, don­de es aco­gi­do por dos an­cia­nos –Si­meón y Ana– que es­pe­ran al Me­sías co­mo Con­sue­lo de Is­rael y Li­be­ra­ción de Je­ru­sa­lén, Je­sús es el signo de con­tra­dic­ción que, a lo lar­go de su mi­nis­te­rio en­tre los hom­bres, los si­tua­rá an­te la úni­ca op­ción po­si­ble fren­te a su per­so­na: aco­ger­lo o re­cha­zar­lo. To­da la es­ce­na es una in­vi­ta­ción a con­tem­plar a quien, cum­plien­do la ley del Se­ñor, vie­ne en bra­zos de su ma­dre pa­ra ofre­cer la sal­va­ción a los hom­bres. Co­mo Luz de los pue­blos, pue­de di­si­par to­da os­cu­ri­dad e ilu­mi­nar lo más pro­fun­do de los co­ra­zo­nes; co­mo glo­ria de Is­rael, in­vi­ta al pue­blo ele­gi­do a des­cu­brir en él a quien vie­ne a cum­plir las pro­me­sas y la alian­za.

En es­te con­tex­to de pre­sen­ta­ción de Je­sús co­mo glo­ria de Is­rael y Luz de las gen­tes, las pa­la­bras de Si­meón a Ma­ría tie­nen un sig­ni­fi­ca­do que apun­ta tam­bién ha­cia la sal­va­ción que Cris­to ofre­ce. Aun­que aquí no po­de­mos en­trar en los ar­gu­men­tos lin­güís­ti­cos es­gri­mi­dos por el au­tor, di­ga­mos que el tex­to grie­go es deu­dor de uno más pri­mi­ti­vo, es­cri­to en arameo, que pre­sen­ta a Ma­ría apar­tan­do la es­pa­da que ce­rra­ba el pa­raí­so. Un tes­ti­go muy cua­li­fi­ca­do de es­ta in­ter­pre­ta­ción es el gran teó­lo­go y poe­ta, san Efrén de Ní­si­be, que, co­men­tan­do el pa­sa­je de Lu­cas, se di­ri­ge a Ma­ría con es­tas pa­la­bras: «Tú apar­ta­rás la es­pa­da». Y aña­de san Efrén: «Es­ta es­pa­da, que ce­rra­ba el pa­so al pa­raí­so a cau­sa de Eva, ha si­do apar­ta­da por Ma­ría». Jun­to a es­te tes­ti­mo­nio de san Efrén, Al­fon­so Simón aña­de otro tex­to arameo del si­glo II que es­cla­re­ce las di­fi­cul­ta­des que en­vuel­ven la pro­fe­cía de Si­meón y mues­tra su ar­mó­ni­ca uni­dad con to­do el con­tex­to.

Ma­ría, por tan­to, apa­re­ce jun­to a Cris­to, co­mo la Ma­dre del Me­sías que trae la sal­va­ción. Si­meón, cier­ta­men­te, ha­bla de una es­pa­da que pa­sa­rá por Is­rael y cau­sa­rá la caí­da de aque­llos, que, per­te­ne­cien­do al pue­blo ele­gi­do, se nie­gan a re­ci­bir a Je­sús co­mo Me­sías. Ma­ría, sin em­bar­go, co­mo ver­da­de­ro Is­rael, ocu­pa jun­to a su hi­jo un lu­gar pre­pon­de­ran­te –es la mu­jer y su des­cen­den­cia de la que ha­bla el Gé­ne­sis–, pues­to que con su obe­dien­cia cre­yen­te ha apar­ta­do de la en­tra­da del pa­raí­so la es­pa­da que im­pe­día el ac­ce­so. El pa­raí­so ha que­da­do abier­to.

Es po­si­ble que a más de un lec­tor le sor­pren­da que la exégesis pue­da dar un gi­ro tan fuer­te a la pro­fe­cía de Si­meón. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que, pa­ra acla­rar las di­fi­cul­ta­des, el in­tér­pre­te es­tá obli­ga­do, se­gún di­ce Je­sús, a ha­cer co­mo un pa­dre de fa­mi­lia: «sa­car de su tesoro lo nue­vo y lo an­ti­guo» (Mt 13, 52).

La ex­pul­sión del pa­raí­so de Adán y Eva.

Ma­sac­cio. San­ta Ma­ría del Car­mi­ne, Flo­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.