Re­no­va­rás la faz de la tie­rra

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Belén Gómez Val­cár­cel* *Mi­sio­ne­ra en Fi­li­pi­nas. Ser­vi­do­res del Evan­ge­lio de la Mi­se­ri­cor­dia de Dios

Con es­ta sú­pli­ca es­pe­ran­za­da al Se­ñor y des­de lo pro­fun­do de nues­tro ser, he­mos ce­le­bra­do la vi­gi­lia de Pen­te­cos­tés el sá­ba­do 8 de ju­nio. Reuni­mos 60 jó­ve­nes de nues­tros ba­rrios de Ma­la­si­qui, Pan­ga­si­nan y de la pa­rro­quia In­ma­cu­la­da Concepción en San Jo­sé de Nue­va Éci­ja. Jó­ve­nes fi­li­pi­nos de dos dió­ce­sis ve­ci­nas con el de­seo de re­ci­bir y reavi­var la Gra­cia y los do­nes del dul­ce huésped del al­ma, el Es­pí­ri­tu San­to que nos pro­me­tió Je­sús, úni­co ca­paz de for­ta­le­cer, con­so­lar, acon­se­jar… y re­no­var la tan ne­ce­si­ta­da faz de la tie­rra.

Qui­si­mos vi­vir la mis­ma ex­pe­rien­cia que vi­vie­ron los dis­cí­pu­los de Je­sús des­pués de la Re­su­rrec­ción; pa­sar de los mie­dos y la in­cer­ti­dum­bre a la ale­gría de que Él es­tá vivo y nos da el don de su Es­pí­ri­tu que re­nue­va y re­no­va­rá la faz de nues­tra pro­pia tie­rra, nues­tro ba­rro con an­sias de cie­lo, de paz, uni­dad y ar­mo­nía.

Los jó­ve­nes re­pre­sen­ta­ron lo que his­tó­ri­ca­men­te de­bió de ser ese mo­men­to se­gún el Evan­ge­lio de san Juan. Ce­le­bra­mos la Eu­ca­ris­tía y lue­go ac­tua­li­za­ron lo que pa­ra los jó­ve­nes de hoy, en el que trans­cu­rre nues­tra exis­ten­cia, de­be sig­ni­fi­car ese acon­te­ci­mien­to. Aco­gi­mos tam­bién la in­vi­ta­ción del Pa­pa Fran­cis­co de orar des­de la ini­cia­ti­va Un Mi­nu­to por

la paz, y «los mi­nu­tos que ha­gan fal­ta», de­cía­mos, por un mun­do más fra­terno.

Com­par­ti­mos nues­tros mie­dos an­te el fu­tu­ro, la muer­te, la pér­di­da de los se­res que­ri­dos... y, des­de la Pa­la­bra de Dios, in­ten­ta­mos des­cu­brir có­mo es­tá pre­sen­te el Es­pí­ri­tu San­to en me­dio de es­tas si­tua­cio­nes de nues­tra vi­da.

Al fi­nal, al­re­de­dor de un fue­go gran­de, sen­ti­mos la pre­sen­cia del Es­pí­ri­tu en­tre no­so­tros en el bai­le, la ale­gría y la amis­tad com­par­ti­da. Re­ci­bi­mos sus do­nes y mi­nis­te­rios pa­ra ser mi­sio­ne­ros en­tre nues­tros ami­gos.

Por­que si de­ja­mos al Es­pí­ri­tu que ha­bi­tó y acom­pa­ño a Je­sús, que nos re­cree, guíe y sos­ten­ga, con to­da cer­te­za se irá es­cri­bien­do el Evan­ge­lio en nues­tro ba­rro, re­no­van­do la faz la tie­rra.

Belén Gómez Val­cár­cel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.