El nun­cio, un agen­te de pas­to­ral

ABC - Alfa y Omega - - Editoriale­s -

El Pa­pa no se con­for­ma con que sus nun­cios sean há­bi­les di­plo­má­ti­cos. Les pi­de ser tes­ti­gos del Evan­ge­lio

Es di­fí­cil ima­gi­nar a un Pa­pa más ale­ja­do que Fran­cis­co de la tra­di­cio­nes di­plo­má­ti­cas va­ti­ca­nas. Y sin em­bar­go, des­de su elec­ción, el ac­tual Su­ce­sor de Pe­dro ha da­do gran re­le­van­cia a la po­lí­ti­ca ex­te­rior de la San­ta Se­de. Es ver­dad que, si­mul­tá­nea­men­te, el Pa­pa ha des­ple­ga­do canales y es­tra­te­gias más di­rec­tas y me­nos con­ven­cio­na­les pa­ra sus múl­ti­ples ini­cia­ti­vas de paz en el mun­do, pe­ro eso no le ha im­pe­di­do apo­yar­se de for­ma de­ci­si­va en sus nun­cios a la ho­ra de in­ter­ve­nir en con­tex­tos ex­tre­ma­da­men­te de­li­ca­dos co­mo Si­ria, Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, Co­lom­bia, Ni­ca­ra­gua o Ve­ne­zue­la, sin mie­do a asu­mir im­por­tan­tes ries­gos en ca­da uno de es­tos es­ce­na­rios.

Fran­cis­co ha con­ti­nua­do de for­ma de­ci­di­da la lí­nea de sus pre­de­ce­so­res que, es­pe­cial­men­te des­de Be­ne­dic­to XV (el Pa­pa que in­ten­tó evi­tar la I Gue­rra Mun­dial), adop­ta­ron un en­fo­que mu­cho más am­plio y cohe­ren­te con la mi­sión de la Igle­sia en el

mun­do. La di­plo­ma­cia va­ti­ca­na, la más an­ti­gua y to­da­vía una de las más pres­ti­gio­sas, no es ya so­lo un ins­tru­men­to pa­ra de­fen­der la li­ber­tad de ac­ción de las Igle­sias lo­ca­les, sino prin­ci­pal­men­te una he­rra­mien­ta pa­ra fa­vo­re­cer la paz, la con­cor­dia en­tre los pue­blos y los de­re­chos hu­ma­nos. Es­to ha con­ver­ti­do a los úl­ti­mos Pa­pas en re­fe­ren­tes mo­ra­les a ni­vel mun­dial. Aun­que a ve­ces tam­bién en vo­ces in­có­mo­das pa­ra los po­de­ro­sos, co­mo se ha po­di­do com­pro­bar a raíz del apo­yo de­ci­di­do del Pa­pa a las cum­bres mun­dia­les so­bre cli­ma y las mi­gra­cio­nes, o con mo­ti­vo del pró­xi­mo Sínodo del Ama­zo­nas, que se ha en­con­tra­do con la opo­si­ción por par­te del Go­bierno bra­si­le­ño.

Des­de esa pers­pec­ti­va se en­tien­de que Fran­cis­co ha­ya re­cor­da­do a los más de cien nun­cios que con­vo­có la pa­sa­da se­ma­na en el Va­ti­cano que no se con­for­ma con que sean há­bi­les di­plo­má­ti­cos de em­ba­ja­da. Es­pe­ra de ellos que sean tes­ti­gos del Evan­ge­lio, en con­tac­to per­ma­nen­te con la gen­te y sin mie­do a en­fan­gar­se en los pro­ble­mas de ca­da lu­gar. Por ahí se es­pe­ra que va­yan tam­bién los cam­bios que afec­tan a la fi­gu­ra del nun­cio en la re­for­ma de la cu­ria va­ti­ca­na a pun­to de ver la luz. Es la evo­lu­ción ló­gi­ca en un pro­ce­so en el que, de for­ma cre­cien­te, los di­plo­má­ti­cos del Pa­pa son tam­bién agen­tes de pas­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.