Car­tas a la re­dac­ción

Va­ca­cio­nes

ABC - Alfa y Omega - - Editoriale­s - Alberto Al­va­rez Pé­rez Se­vi­lla

Con el fin del cur­so es­co­lar, la canícula ya es­tá en puer­ta y pa­ra to­dos el ve­rano es, en gran par­te, un tiem­po so­ña­do y desea­do. Y es cier­to que es­ta de­be ser una eta­pa de re­lax que nos pue­de ser­vir pa­ra en­ri­que­cer­nos in­te­rior­men­te y tam­bién fí­si­ca­men­te; pa­ra rea­li­zar lo que no po­de­mos ha­cer du­ran­te el res­to del año: pa­sear so­se­ga­da­men­te, mon­tar en bi­ci­cle­ta, na­dar, leer un buen li­bro, via­jar, dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, del mar, de los ami­gos, de la fa­mi­lia o sim­ple­men­te dis­fru­tar de los es­pa­cios in­te­rio­res de la ca­sa. Las tan es­pe­ra­das va­ca­cio­nes de ve­ra­nos de­be­rían ser pa­ra, en­tre otras mi­les de co­sas, dis­fru­tar en lu­gar de pro­tes­tar; son mo­men­tos pa­ra va­lo­rar más, y con tran­qui­li­dad, to­do lo que te­ne­mos. Des­de hace años he sa­ca­do co­mo con­clu­sión par­ti­cu­lar que el pe­río­do ve­ra­nie­go nos pue­de ser­vir pa­ra acer­car­nos más a no­so­tros, pa­ra en­con­trar nues­tra pro­pia re­con­ci­lia­ción; la vi­da co­ti­dia­na nos en­re­da en una ma­ra­ña de pri­sas. En de­fi­ni­ti­va, creo que las va­ca­cio­nes de ve­rano tam­bién de­ben ser­vir, apar­te del des­can­so fí­si­co, pa­ra re­no­var­se, (tam­bién en lo es­pi­ri­tual) trans­for­man­do par­te de lo que te­ne­mos y rom­pien­do con aque­llo que nos so­bran.

Cat­ho­pic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.