La asam­blea des­de Pa­ka­ya­cu

▼ «El Pa­pa ya ha de­ja­do cla­ro que no hay fun­da­men­to pa­ra la or­de­na­ción de mu­je­res di­ca­co­ni­sas. Pe­ro plan­tea­mos con­fe­rir de al­gu­na for­ma ofi­cial a las con­sa­gra­das mi­nis­te­rios que ya rea­li­zan», ex­pli­ca mon­se­ñor Rafael Cob, miem­bro del equi­po que ha pre­pa­rad

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - La­bo­ris ins­tru­men­tum

Ma­ría Mar­tí­nez / Luis Mi­guel Mo­dino

El es­pa­ñol Rafael Cob, obis­po del vi­ca­ria­to apos­tó­li­co de Pu­yo (Ecua­dor) y miem­bro del equi­po que ha pre­pa­ra­do el ins­tru­men­tum la­bo­ris del Sínodo de los obis­pos, atien­de a Al­fa y Ome­ga en­tre dos vi­si­tas pas­to­ra­les en pleno Ama­zo­nas: a Pa­ka­ya­cu y Sa­ra­ya­cu la se­ma­na pa­sa­da, y es­ta a Mon­tal­vo Bo­ve­ras. Lu­ga­res de po­bla­ción in­dí­ge­na, a los que so­lo se ac­ce­de en bar­ca, y a los que «yo co­mo obis­po voy una vez al año, pa­ra ad­mi­nis­trar los sa­cra­men­tos. Un sa­cer­do­te ce­le­bra la Eu­ca­ris­tía ca­da tres o seis me­ses. Cuan­do es­to ocu­rre, vie­ne la gen­te de las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas (a una ho­ra o dos de ca­mino) y pa­san va­rios días jun­tos, con­vi­vien­do».

El res­to del tiem­po son re­li­gio­sas o ca­te­quis­tas lai­cos los que di­ri­gen la ce­le­bra­ción de la Pa­la­bra, dis­tri­bu­yen las for­mas con­sa­gra­das, bau­ti­zan, pre­si­den los ma­tri­mo­nios y ad­mi­nis­tran las pa­rro­quias. Tam­bién rea­li­zan un im­por­tan­te mi­nis­te­rio de con­so­la­ción an­te el due­lo. To­da es­ta la­bor se­rá uno de los pun­tos cla­ve de de­ba­te del Sínodo. «El Pa­pa ya ha de­ja­do cla­ro que no hay fun­da­men­to pa­ra or­de­nar mu­je­res dia­co­ni­sas. Pe­ro eso otro ya es­tá ocu­rrien­do. Lo que plan­tea­mos es con­fe­rir­les de al­gu­na for­ma ofi­cial [a las con­sa­gra­das] esos mi­nis­te­rios» que ya rea­li­zan, así co­mo pro­fun­di­zar en los que pue­den en­car­gar­se a los lai­cos.

Las vi­si­tas de mon­se­ñor Cob tam­bién ilus­tran có­mo vi­ve la Igle­sia ama­zó­ni­ca la in­cul­tu­ra­ción tan pre­sen­te en el ins­tru­men­tum la­bo­ris. Él, por ejem­plo, in­sis­te en que los jó­ve­nes se con­fir­men con sus atuen­dos tí­pi­cos, y re­co­no­ce el va­lor de al­gu­nos ri­tua­les. Es­tos días ha par­ti­ci­pa­do en la ka­ma­chi­na: de ma­dru­ga­da, la gen­te cuen­ta lo que ha so­ña­do y los ma­yo­res dan con­se­jos a los jó­ve­nes «a mo­do de co­rrec­ción fra­ter­na». El in­ter­cam­bio cul­tu­ral lle­ga tam­bién a la li­tur­gia con ges­tos co­mo, den­tro del ac­to pe­ni­ten­cial de la Mi­sa, fro­tar­se el cuer­po con plan­tas co­mo signo de pu­ri­fi­ca­ción. «Ellos acep­tan to­do lo que desa­rro­lla­mos en la li­tur­gia –ex­pli­ca el vi­ca­rio apos­tó­li­co de Pu­yo–. Pe­ro, ade­más, tie­nen otros sig­nos que se pue­den aña­dir y que son más com­pren­si­bles pa­ra su for­ma de pen­sar».

Con to­do, jun­to a la in­cul­tu­ra­ción, mon­se­ñor Cob de­fien­de que de­be dar­se la «in­ter­cul­tu­ra­li­dad, un diálogo pa­ra que no­so­tros po­da­mos apren­der la sa­bi­du­ría de esas cul­tu­ras, pe­ro tam­bién ellas pue­dan con­tem­plar la be­lle­za de otras». Des­gra­cia­da­men­te, no es así co­mo se pro­du­ce el con­tac­to con la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. «Mu­chos jó­ve­nes sa­len a la ciu­dad y em­pie­zan a co­piar las cos­tum­bres que ven y tie­nen ver­güen­za de las su­yas y de ha­blar en su idio­ma. Se acul­tu­ran. Es­to es un gran desafío. Te­ne­mos que ver có­mo acom­pa­ñar­los» en las dió­ce­sis; una preo­cu­pa­ción que tam­bién lle­van al Sínodo.

Rafael Cob

Mon­se­ñor Cob, obis­po de Pu­yo (Ecua­dor), con dos in­dí­ge­nas, de una co­mu­ni­dad ru­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.