La apues­ta del Pa­pa por la di­plo­ma­cia en zo­nas ca­lien­tes

▼ A Fran­cis­co le preo­cu­pan sus em­ba­ja­do­res al­re­de­dor del mun­do. Sa­be que pa­de­cen no po­cas ten­ta­cio­nes, des­de el de­seo a ser tra­ta­dos con es­pe­cia­les ho­no­res has­ta cri­ti­car di­rec­ta­men­te al Pa­pa, in­clu­so en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Por eso, ha re­ser­va­do p

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Va­ti­cano

De Orien­te Me­dio a Su­dán del Sur. De Ve­ne­zue­la a Co­lom­bia. De Ucra­nia a la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. De Es­ta­dos Uni­dos a Cu­ba. Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio ha in­ter­ve­ni­do ac­ti­va­men­te en los es­ce­na­rios más vio­len­tos del pla­ne­ta. Allí don­de la con­cor­dia es­ca­sea. Lo ha he­cho a tra­vés de la di­plo­ma­cia va­ti­ca­na tra­di­cio­nal, pe­ro tam­bién de otra pa­ra­le­la. Él ha­bla de pro­mo­ver la «cul­tu­ra del en­cuen­tro» me­dian­te ges­tos de bue­na vo­lun­tad y cer­ca­nía hu­ma­na en­tre las par­tes en con­flic­to. No siem­pre ha co­se­cha­do éxi­tos in­me­dia­tos, pe­ro es­to no ha mer­ma­do su vo­lun­tad de acer­car po­si­cio­nes.

Un ejem­plo em­ble­má­ti­co. En no­viem­bre de 2015 y con­tra la re­co­men­da­ción de al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res, el Pon­tí­fi­ce via­jó a Ban­gui. Qui­so allí cum­plir un ges­to su­ges­ti­vo. Una se­ma­na an­tes de la aper­tu­ra ofi­cial del Ju­bi­leo de la Mi­se­ri­cor­dia, de­ci­dió abrir la Puer­ta San­ta en la ca­te­dral de la ciu­dad más im­por­tan­te de Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. Así, el Año San­to no se ini­ció en Ro­ma, sino en uno de los paí­ses que me­jor re­pre­sen­tan la pe­ri­fe­ria del mun­do.

Aquel mo­men­to se lo­gró gra­cias a una in­ten­sa la­bor de di­plo­ma­cia va­ti­ca­na si­len­cio­sa. Y gra­cias tam­bién a es­te via­je apos­tó­li­co, los prin­ci­pa­les lí­de­res po­lí­ti­cos del país fir­ma­ron un his­tó­ri­co acuer­do de paz que aún per­vi­ve. Aque­lla arries­ga­da vi­si­ta brin­dó fru­tos tan­gi­bles de re­con­ci­lia­ción a un pue­blo en­fras­ca­do en dé­ca­das de lu­cha in­tes­ti­na.

Es­ta his­to­ria de­mues­tra cuán­ta im­por­tan­cia re­ser­va el Pa­pa a la di­plo­ma­cia de la San­ta Se­de en las zo­nas ca­lien­tes del mun­do. Por eso, re­sul­ta de su­ma im­por­tan­cia el dis­cur­so que Fran­cis­co brin­dó a los nun­cios apos­tó­li­cos del mun­do con­vo­ca­dos en Ro­ma el pa­sa­do 13 de ju­nio. Un men­sa­je in­ci­si­vo, que el Pon­tí­fi­ce qui­so de­jar por es­cri­to y ha­cer pú­bli­co, aun­que la reunión tu­vo lu­gar a puer­ta ce­rra­da y en el más es­tric­to her­me­tis­mo.

La pren­sa se con­cen­tró en los pa­sa­jes más pi­can­tes del men­sa­je pa­pal. So­bre to­do cuan­do Fran­cis­co ad­vir­tió que re­sul­ta «in­con­ci­lia­ble el ser re­pre­sen­tan­te pon­ti­fi­cio con el cri­ti­car por de­trás al Pa­pa, te­ner blogs e, in­clu­so, unir­se a gru­pos hos­ti­les a él, a la Cu­ria y a la Igle­sia de Ro­ma». Los ob­ser­va­do­res iden­ti­fi­ca­ron es­ta fra­se con el ex nun­cio apos­tó­li­co en Es­ta­dos Uni­dos, Car­lo Ma­ría Vi­ga­nó, quien se ha con­ver­ti­do en uno de los más cé­le­bres crí­ti­cos del Obis­po de Ro­ma gra­cias a sus ma­ni­fies­tos pú­bli­cos con­tra el Pa­pa. Pe­ro esas pa­la­bras no iban di­ri­gi­das so­lo al di­plo­má­ti­co ita­liano, quien –por cier­to– se en­cuen­tra des­apa­re­ci­do y no acu­dió al en­cuen­tro del Va­ti­cano. El men­sa­je lle­va­ba otros des­ti­na­ta­rios, esos sí pre­sen­tes.

Preo­cu­pa­do por la ac­ción efi­caz de los nun­cios pe­ro, so­bre to­do, por la con­gruen­cia de los di­plo­má­ti­cos, Ber­go­glio pre­sen­tó un de­cá­lo­go de re­co­men­da­cio­nes. «El nun­cio que ol­vi­da ser un hom­bre de Dios se arrui­na a sí mis­mo y a los de­más; se sa­le del ca­rril y da­ña tam­bién a la Igle­sia, a la cual ha de­di­ca­do su vi­da», di­jo.

«El nun­cio de­ja de ser “hom­bre de Igle­sia” cuan­do ini­cia a tra­tar mal a sus co­la­bo­ra­do­res, al per­so­nal, a las re­li­gio­sas y a la co­mu­ni­dad de la nun­cia­tu­ra co­mo un mal pa­trón y no co­mo un pa­dre y pas­tor. Es tris­te ver a al­gu­nos nun­cios que afli­gen a sus

CNS

El Pa­pa du­ran­te su en­cuen­tro con los nun­cios apos­tó­li­cos, en la sa­la Clementina del Va­ti­cano, el pa­sa­do 13 de ju­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.