«Con­vier­ten las es­cue­las de ma­de­ra en le­ña»

▼ En­tre­cul­tu­ras lan­za la cam­pa­ña Es­cue­las Re­fu­gio, pa­ra de­nun­ciar los ata­ques con­tra co­le­gios en zo­nas de con­flic­to y reivin­di­car el de­re­cho de los ni­ños re­fu­gia­dos a la edu­ca­ción

ABC - Alfa y Omega - - Mundo -

Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

San­gan­yi Na­man­ga­la Tamy es una de los 76.000 re­fu­gia­dos de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go que hu­yó de la gue­rra en su país cru­zan­do la fron­te­ra ha­cia la ve­ci­na Bu­run­di. La ma­yo­ría pro­ce­den del es­te del país, de la provincia de Ki­vu del Nor­te, don­de en los úl­ti­mos años se han re­cru­de­ci­do los en­fren­ta­mien­tos en­tre di­ver­sos gru­pos ar­ma­dos y el Ejér­ci­to, que se pro­lon­gan ya va­rias dé­ca­das. San­gan­yi, por ejem­plo, per­dió a su ma­ri­do y a tres de sus sie­te hi­jos. Aho­ra, vi­ve en el cam­po de re­fu­gia­dos de Ki­na­ma, en la provincia bu­run­de­sa de Mu­yin­ga. Aco­ge a ni­ños huérfanos en su ca­sa, y ade­más ha pues­to en mar­cha una pe­que­ña pe­lu­que­ría en la que da tra­ba­jo a va­rias mu­je­res. Ade­más, es la vi­ce­pre­si­den­ta del Co­mi­té de Re­fu­gia­dos del cam­po.

Jun­to a la muer­te de la mi­tad de su fa­mi­lia, uno de los re­cuer­dos de la gue­rra que más ha mar­ca­do a Na­man­ga­la es có­mo mu­chos com­ba­tien­tes po­nían a los co­le­gios en su pun­to de mi­ra. «Vie­nen y da­ñan las es­cue­las. Las des­tru­yen; so­bre to­do, las de ma­de­ra. A ve­ces la uti­li­zan co­mo le­ña pa­ra el fue­go. Otras ve­ces quie­ren uti­li­zar los co­le­gios pa­ra vi­vir en ellos. O co­mo un lu­gar pa­ra guar­dar ar­mas. La gen­te su­fre mu­cho cuan­do, du­ran­te la gue­rra, no hay un lu­gar en el que es­tu­diar». No es un dato ais­la­do. En­tre 2013 y 2017, se pro­du­je­ron 14.000 ata­ques con­tra cen­tros edu­ca­ti­vos en 74 paí­ses de to­do el mun­do; en 34 de ellos de for­ma sis­te­má­ti­ca.

An­te un fu­tu­ro in­cier­to, edu­ca­ción

Pa­ra de­nun­ciar es­ta reali­dad y pe­dir al Go­bierno es­pa­ñol que en su po­lí­ti­ca ex­te­rior y de desa­rro­llo tra­ba­je pa­ra que los co­le­gios sean es­pa­cios se­gu­ros y se pro­mue­va el de­re­cho a la edu­ca­ción de los ni­ños re­fu­gia­dos, la fun­da­ción En­tre­cul­tu­ras lan­za es­te jue­ves la cam­pa­ña Es­cue­la Re­fu­gio. Se es­pe­ra que la pre­sen­te es­te jue­ves Na­man­ga­la, jun­to con el di­rec­tor de Pro­yec­tos de Edu­ca­ción y Me­dios de Vi­da del Ser­vi­cio Je­sui­ta al Re­fu­gia­do en Bu­run­di, Fra­nçois Xa­vier Nsa­ba­ban­di. Sin em­bar­go, la di­fi­cul­tad de ob­te­ner a tiem­po los vi­sa­dos hi­zo im­po­si­ble con­fir­mar es­te ex­tre­mo al cie­rre de es­ta edi­ción.

En un tes­ti­mo­nio re­co­gi­do en ví­deo, Na­man­ga­la ex­pli­ca por qué pa­ra los 36 mi­llo­nes de me­no­res re­fu­gia­dos que exis­ten en el mun­do la es­cue­la es in­clu­so más im­por­tan­te que pa­ra los de­más ni­ños. «No­so­tros no sa­be­mos nun­ca si po­drán re­ubi­car­nos en otro lu­gar, si po­dre­mos vol­ver a nues­tro país o si ten­dre­mos que que­dar­nos aquí –ra­zo­na–. Por eso [cuan­do lle­gué al cam­po de re­fu­gia­dos] me di­je que te­nía que ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra pre­pa­rar a nues­tros jó­ve­nes» pa­ra un fu­tu­ro tan in­cier­to. Así, to­mó la de­ci­sión de im­pli­car­se en el co­le­gio del cam­po de re­fu­gia­dos. «Los ayu­da­mos a te­ner una bue­na edu­ca­ción, les acon­se­ja­mos que es­tu­dien, ya que si no lo ha­cen no lle­ga­rán a na­da en la vi­da. In­ten­ta­mos sen­si­bi­li­zar so­bre to­do a las ni­ñas –aña­de apa­sio­na­da­men­te–, que se ca­san muy jó­ve­nes y de­jan los es­tu­dios».

No lo hace so­lo por quie­nes aho­ra son sus alum­nos, sino tam­bién co­mo la­bor de pre­ven­ción pa­ra evi­tar los con­flic­tos en el fu­tu­ro, ya que «en las es­cue­las es apren­de­mos tam­bién a ser bue­nas per­so­nas, a con­vi­vir con los de­más». Es el men­sa­je que in­ten­ta trans­mi­tir­les ca­da día, y con el que es­pe­ra lo­grar que sus nie­tos y los hi­jos de sus alum­nos go­cen de un por­ve­nir más se­gu­ro.

«por­que te­nía el sue­lo de tie­rra», las pa­re­des de la­dri­llo des­nu­do y el te­cho de ura­li­ta. In­vi­ta­das a po­ner­se en la piel de un ni­ño que tie­ne que aban­do­nar su país, ase­gu­ran que lo que más echa­rían de me­nos se­ría su ca­sa y sus ami­gos. Pe­ro aca­ban re­co­no­cien­do que tam­bién el co­le­gio, por­que «aun­que al­gu­nos días no nos ape­te­ce ir, allí pue­des apren­der mu­cho y te­ner ami­gos. Es im­por­tan­te que los ni­ños re­fu­gia­dos pue­dan ir pa­ra for­mar­se y po­der tra­ba­jar de ma­yo­res». En sus di­bu­jos, les pre­gun­tan a sus com­pa­ñe­ros con­go­le­ños qué es lo que más les gus­ta de la es­cue­la, y aca­ban de­ján­do­les un men­sa­je de áni­mo: «Que sean va­lien­tes y no ten­gan mie­do a la gue­rra. No es­tán so­los».

En­tre­cul­tu­ras

San­gan­yi Na­man­ga­la ayu­da a un alumno del co­le­gio del cam­po de re­fu­gia­dos a ha­cer su di­bu­jo

Da­nie­la Mo­rrea­le

Alum­nos de Nues­tra Se­ño­ra de la Paloma, con los di­bu­jos que en­via­rán a Bu­run­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.