Cá­ri­tas bus­ca có­mo «re­vin­cu­lar» a los «in­dig­na­dos» de de­re­chas

▼ Se han ro­to con­sen­sos po­lí­ti­cos bá­si­cos en Es­pa­ña y «el mie­do se es­tá con­vir­tien­do en una cul­tu­ra he­ge­mó­ni­ca», ad­vier­te el VIII In­for­me Foes­sa. La pre­gun­ta que se hace la fun­da­ción de Cá­ri­tas es có­mo «re­ver­tir la sen­da de des­con­fian­za y ais­la­mien­to» que

ABC - Alfa y Omega - - Espana -

Ri­car­do Ben­ju­mea

El VIII In­for­me Foes­sa su­po­ne el pun­to fi­nal a una es­pe­cie de «tri­lo­gía» so­bre la caí­da y su­pe­ra­ción de la cri­sis. El VI In­for­me re­tra­tó en 2008 una Es­pa­ña eu­fó­ri­ca, un país de nue­vos ri­cos que no que­ría ver que un 16 % de su po­bla­ción vi­vía en si­tua­ción de ex­clu­sión so­cial. Aquel op­ti­mis­mo se es­fu­mó en el aná­li­sis pre­sen­ta­do en 2014, una fo­to­gra­fía de los peo­res años de la re­ce­sión. Aho­ra el VIII In­for­me, he­cho pú­bli­co la pa­sa­da se­ma­na, mues­tra «la re­sa­ca de la cri­sis».

Po­dría pa­re­cer, a la vis­ta de al­gu­nos in­di­ca­do­res, que los pro­ble­mas han que­da­do atrás, pe­ro «no es cier­ta la ima­gen de que vol­ve­mos a la ca­si­lla de sa­li­da», ad­vir­tió en la pre­sen­ta­ción del es­tu­dio el coor­di­na­dor de la Fun­da­ción Foes­sa, Raúl Flo­res. «No es­ta­mos otra vez co­mo an­tes la de cri­sis, co­mo si aquí no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. Hay he­ri­das que no se han cu­ra­do».

La ex­clu­sión so­cial se ha en­quis­ta­do (8,5 mi­llo­nes de per­so­nas, 1,2 mi­llo­nes más que en 2007) y «la pre­ca­rie­dad la­bo­ral se ha con­ver­ti­do en una for­ma de vi­da» pa­ra mu­chas per­so­nas. Lo más no­ve­do­so de es­te VIII In­for­me es, sin em­bar­go, su diag­nós­ti­co so­bre las con­se­cuen­cias cul­tu­ra­les, so­cio­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas que ha de­ja­do la cri­sis en Es­pa­ña.

El think tank de Cá­ri­tas ad­vier­te de que ha de­ja­do de fun­cio­nar «el as­cen­sor so­cial» (el es­ta­tus so­cio­eco­nó­mi­co de los pa­dres con­di­cio­na de ma­ne­ra cre­cien­te el des­tino de los hi­jos) y de que un sec­tor cre­cien­te de la po­bla­ción ha per­di­do la es­pe­ran­za en que los po­de­res pú­bli­cos pue­dan re­sol­ver sus pro­ble­mas. «Co­rre­mos el ries­go de que la de­mo­cra­cia se va­cíe de con­te­ni­do éti­co y re­dis­tri­bu­ti­vo, re­du­cién­do­se a un me­ro ex­pe­dien­te po­lí­ti­co don­de se en­fa­ti­zan las for­mas y se guar­dan las apa­rien­cias».

Har­tos de pa­gar im­pues­tos

Con los re­cor­tes so­cia­les y las úl­ti­mas re­for­mas la­bo­ra­les se han ro­to con­sen­sos bá­si­cos en Es­pa­ña, co­mo el equi­li­brio en­tre ca­pi­tal y tra­ba­jo, el pac­to in­ter­ge­ne­ra­cio­nal (sis­te­ma de pen­sio­nes) y, so­bre to­do, el «pac­to fis­cal re­dis­tri­bu­ti­vo». Las cla­ses me­dias y al­tas se han can­sa­do de pa­gar im­pues­tos en un país que cuen­ta ya de por sí con uno de los sis­te­mas fis­ca­les me­nos pro­gre­si­vos del con­ti­nen­te. Han com­pra­do, di­ce el in­for­me, «las te­sis po­pu­lis­tas de de­re­chas en cuan­to a la de­fen­sa de una fiscalidad mí­ni­ma, con su co­rre­la­to de opo­si­ción al uni­ver­sa­lis­mo de las po­lí­ti­cas so­cia­les».

Es­tas cla­ses aco­mo­da­das, en torno al 50 % de la po­bla­ción, son las más ac­ti­vas po­lí­ti­ca­men­te. Tam­bién las más mo­de­ra­das. Vi­ven en ba­rrios don­de la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral ron­da el 75 %, lo con­tra­rio que se cons­ta­ta en su­bur­bios «don­de el 75 % de los habitantes no vo­tan». Ex­pul­sa­dos por otros del mer­ca­do la­bo­ral y de la vi­vien­da, aho­ra son ellos mis­mos los que se ex­clu­yen de la po­lí­ti­ca, «y por tan­to se re­du­cen los in­cen­ti­vos pa­ra que los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­co­jan sus in­tere­ses en sus pro­gra­mas y sus po­lí­ti­cas».

Los ca­la­de­ros de la ul­tra­de­re­cha

Si­tua­da en­tre esa po­bla­ción ex­clui­da y la que ocu­pa los es­tra­tos más al­tos de la pi­rá­mi­de so­cial, se en­cuen­tra lo que Foes­sa lla­ma «la sociedad in­se­gu­ra». Son unos seis mi­llo­nes de per­so­nas. Vi­ven con mie­do (no in­fun­da­do) a ser arras­tra­dos por la pró­xi­ma cri­sis. Ellos son el prin­ci­pal ca­la­de­ro de los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas de ex­tre­ma de­re­cha, pri­mos her­ma­nos –se­gún el in­for­me– de quie­nes ja­lean a Do­nald Turmp en EE. UU., vo­tan bre­xit en el Reino Uni­do o pro­mul­gan el in­de­pen­den­tis­mo en Es­co­cia y Ca­ta­lu­ña.

Son «los nue­vos in­dig­na­dos», que a di­fe­ren­cia de los que pro­ta­go­ni­za­ron el 15M, no creen en uto­pías po­lí­ti­cas. Más bien, sien­ten que to­do cam­bio se­rá a peor, de mo­do que bus­can re­fu­gio en de­ter­mi­na­dos va­lo­res tra­di­cio­na­les, agru­pa­dos por Cá­ri­tas en la tria­da «Fe, ho­nor e im­pues­tos».

La Igle­sia se ve par­ti­cu­lar­men­te afec­ta­da por el sur­gi­mien­to de nue­vos mo­vi­mien­tos que se iden­ti­fi­can con el ca­to­li­cis­mo pe­ro que, a su vez, pro­pug­nan un mo­de­lo po­lí­ti­co muy ale­ja­do de la doc­tri­na so­cial. La po­bre­za, por ejem­plo, se con­si­de­ra co­mo una «con­se­cuen­cia» de las «fa­llas ac­ti­tu­di­na­les o mo­ra­les de quie­nes la su­fren», en es­pe­cial si se tra­ta de mi­gran­tes.

Des­de es­ta cos­mo­vi­sión, di­ce Foes­sa, «el mun­do se lle­na de enemi­gos que so­lo as­pi­ran a pri­var­nos de lo nues­tro». Has­ta la fe­cha, Es­pa­ña si­gue sien­do uno de los paí­ses eu­ro­peos más aco­ge­do­res con el ex­tran­je­ro. No obs­tan­te, «el he­cho de que de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas de la de­re­cha ra­di­cal y su círcu­lo me­diá­ti­co pue­dan lle­gar a im­po­ner en la agen­da po­lí­ti­ca sus te­mas y, so­bre to­do, su ma­ne­ra de pre­sen­tar­los (la na­ción su­pues­ta­men­te ame­na­za­da, la di­ver­si­dad co­mo de­bi­li­ta­do­ra de la cohe­sión, el re­cha­zo del plu­ra­lis­mo, la in­mi­gra­ción co­mo in­va­sión…)»,

In­ma­cu­la­da Cu­bi­llo / Cá­ri­tas Es­pa­ño­la

Pre­sen­ta­ción del VIII In­for­me Foes­sa. De izquierda a de­re­cha, Raúl Flo­res (se­cre­ta­rio téc­ni­co de la Fun­da­ción Foes­sa), Natalia Pei­ró (se­cra­ta­ria ge­ne­ral de Cá­ri­tas (coor­di­na­dor del VIII In­for­me Foes­sa) y Án­gel Arri­ví (co­mu­ni­ca­ción de Cá­ri­tas)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.