Ins­ta­la­dos en el pre­ci­pi­cio

ABC - Alfa y Omega - - Espana -

La pre­ca­rie­dad la­bo­ral y la di­fi­cul­tad de ac­ce­so a una vi­vien­da con­de­nan al 18,4 % de la po­bla­ción a la ex­clu­sión

«Una per­so­na ma­yor que vi­ve so­la y se ha ro­to una pier­na», sin más ayu­da que las vi­si­tas bre­ves que re­ci­be cua­tro ma­ña­nas a la se­ma­na des­de el ayun­ta­mien­to; «un ma­tri­mo­nio jo­ven con hi­jos, am­bos con em­pleos pre­ca­rios, in­ca­pa­ces de ha­cer fren­te a la hi­po­te­ca» o a un im­pre­vis­to co­mo «una vi­si­ta al den­tis­ta»…

Los iti­ne­ra­rios ha­cia la ex­clu­sión so­cial en Es­pa­ña son hoy «muy va­ria­dos», di­ce Gui­ller­mo Fer­nán­dez, coor­di­na­dor del VIII In­for­me Foes­sa. Ese es el mo­ti­vo por el que el es­tu­dio del think tank de Cá­ri­tas re­cu­rre na­da me­nos que a 35 in­di­ca­do­res pa­ra ha­cer sal­tar las ala­mas. La pre­mi­sa es que cual­quier ca­ren­cia (un des­pi­do, una for­ma­ción de­fi­cien­te, una en­fer­me­dad) pue­de des­en­ca­de­nar un fa­llo mul­ti­or­gá­ni­co, des­pués de que los re­cor­tes ha­yan de­ja­do es­quil­ma­dos los sis­te­mas de pro­tec­ción so­cial y la ca­pa­ci­dad de ayu­da de las fa­mi­lias se ha­ya vis­to

su­pe­ra­da por la cri­sis.

Fer­nán­dez alu­dió a «pro­ble­mas acu­mu­la­ti­vos» que lle­van a la per­so­na a caer en el po­zo de la ex­clu­sión so­cial, co­mo una si­tua­ción pro­lon­ga­da de pa­ro que desem­bo­ca en un en­deu­da­mien­to y en el con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol. Otras ve­ces el des­cen­so a los in­fier­nos es ful­mi­nan­te, aña­de, y ci­ta co­mo ejem­plo el ca­so de una mu­jer que un mal día «su­fre vio­len­cia de gé­ne­ro en el ho­gar», em­pie­za a fal­tar al tra­ba­jo, se se­pa­ra, pier­de su vi­vien­da…

La fo­to­gra­fía fi­nal mues­tra a 8,5 mi­llo­nes de per­so­nas (1,2 de mi­llo­nes más que en 2007) que vi­ven en si­tua­ción de ex­clu­sión so­cial, el 18,4 % de la po­bla­ción. Si se po­ne el fo­co en las víc­ti­mas de la ex­clu­sión so­cial se­ve­ra, las ci­fras des­cien­den a los 4,1 mi­llo­nes, dato que Cá­ri­tas con­si­de­ra es­can­da­lo­so pa­ra un país del ni­vel de desa­rro­llo de Es­pa­ña.

Es el re­sul­ta­do de la com­bi­na­ción de al­tas ci­fras de pa­ro (15 %, el do­ble que en 2007) y pre­ca­rie­dad la­bo­ral (uno de ca­da tres con­tra­tos tem­po­ra­les no lle­ga a los sie­te días de du­ra­ción), su­ma­das a la di­fi­cul­tad de ac­ce­so a la vi­vien­da. Los pre­cios de al­qui­ler se han en­ca­re­ci­do un

30 % en los úl­ti­mos dos años, si­tuán­do­se en­tre los más ca­ros de Eu­ro­pa. Foes­sa de­nun­cia que «el par­que de al­qui­ler so­cial es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te» en Es­pa­ña, a di­fe­ren­cia del res­to de paí­ses de la Unión, don­de las ad­mi­nis­tra­cio­nes re­cu­rren a ese ti­po de es­tra­te­gias pa­ra re­gu­lar el mer­ca­do.

Más en detalle, jó­ve­nes y mi­gran­tes son los más vul­ne­ra­bles, jun­to a las mu­je­res con hi­jos, que arras­tran la do­ble dis­cri­mi­na­ción que pa­de­cen las fa­mi­lias (el 33 % de las nu­me­ro­sas y el 28 % de las mo­no­pa­ren­ta­les se en­cuen­tran en ex­clu­sión so­cial) y las mu­je­res. «La bre­cha sa­la­rial no es ideo­lo­gía, es una reali­dad», apun­tó Fer­nán­dez. Se­gún el in­for­me, una mu­jer ne­ce­si­ta tra­ba­jar 1,5 ho­ras más al día pa­ra ga­nar lo mis­mo que un hom­bre en el mis­mo tra­ba­jo. Si esa mu­jer es in­mi­gran­te, dos ho­ras más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.