An­te fron­te­ras ce­rra­das, pa­rro­quias abier­tas

▼ El co­lap­so de la Ofi­ci­na de Asi­lo y Re­fu­gio ha de­ja­do una lis­ta de es­pe­ra de más de 100.000 per­so­nas, en­tre ellas mu­chas fa­mi­lias sin un lu­gar don­de alo­jar­se. La Igle­sia en Ma­drid ha lan­za­do una cam­pa­ña de emer­gen­cia

ABC - Alfa y Omega - - España -

Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios

Sa­muel y Abi­gail han lla­ma­do a to­das las puer­tas ima­gi­na­bles, pe­ro si­guen sin ob­te­ner res­pues­ta. Afin­ca­da en Es­pa­ña des­de hace dos años, es­ta pa­re­ja aban­do­nó el Sal­va­dor por las cons­tan­tes ame­na­zas que re­ci­bían de las ma­ras. Sin em­bar­go, que su vi­da co­rra pe­li­gro no pa­re­ce mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas les con­ce­dan el asi­lo que, por de­re­cho, les co­rres­pon­de.

Ins­ta­la­dos des­de hace una se­ma­na en el Cen­tro de Pas­to­ral So­cial San­ta Ma­ría de Fon­ta­rrón con sus tres hi­jos, es­ta fa­mi­lia con­si­de­ra que su si­tua­ción de ca­lle se po­dría ha­ber evi­ta­do con una ma­yor trans­pa­ren­cia de la Ad­mi­nis­tra­ción. «En no­viem­bre de 2017 lle­ga­mos a Es­pa­ña sin di­ne­ro y con una ame­na­za de muer­te. Si en el ae­ro­puer­to nos hu­bie­ran in­for­ma­do so­bre la po­si­bi­li­dad pe­dir asi­lo, ya lo ten­dría­mos, co­sa que no ha pa­sa­do», de­nun­cia Sa­muel, el pa­dre de fa­mi­lia.

En lu­gar de es­to, Sa­muel, tu­vo que acu­dir des­in­for­ma­do a la Ofi­ci­na de Asi­lo y Re­fu­gio (OAR) de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Se­gún la Comisión Eu­ro­pea de Ayu­da al Re­fu­gia­do, la en­ti­dad acu­mu­la más de 100.000 so­li­ci­tu­des de asi­lo por re­sol­ver. Un atas­co que pro­vo­có que a Sa­muel le die­ran ci­ta a seis me­ses vis­ta, en ma­yo de 2018, a pe­sar de que, de acuer­do con or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, es­te pla­zo de es­pe­ra nun­ca de­be­ría ser su­pe­rior a los 30 días.

Mien­tras es­pe­ra­ba a que la lis­ta de es­pe­ra co­rrie­ra, es­ta fa­mi­lia sal­va­do­re­ña tam­po­co pu­do ac­ce­der a un te­cho y se vio obli­ga­da a bus­car un pi­so en pleno boom del pre­cio del al­qui­ler. Co­mo apun­ta el De­fen­sor del Pue­blo en fun­cio­nes, Fran­cis­co Fer­nán­dez Ma­ru­gán, las pla­zas pa­ra alo­jar a so­li­ci­tan­tes de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal en Es­pa­ña so­lo han au­men­ta­do en 8.440 a lo lar­go de 2018. Un dato que con­tras­ta con las 54.000 so­li­ci­tu­des nue­vas que se for­mu­la­ron en el mis­mo pe­rio­do. En el ca­so ma­dri­le­ño, la ciu­dad so­lo cuen­ta con 400 ca­mas pa­ra es­te gru­po de po­bla­ción, aun­que du­ran­te los me­ses más fríos del in­vierno pue­da au­men­tar es­ta ci­fra sub­con­tra­tan­do pen­sio­nes.

Co­mo con­se­cuen­cia, es­tos re­fu­gia­dos han te­ni­do que va­ler­se por sus pro­pios me­dios, bus­cán­do­se la vi­da en la eco­no­mía sumergida. Mien­tras Abi­gail se cen­tra­ba en el cui­da­do de sus ni­ños, Sa­muel pa­só por to­dos los ofi­cios po­si­bles, des­de ca­je­ro de su­per­mer­ca­do a al­ba­ñil, pa­san­do por pa­na­de­ro. Así con­se­guía pa­gar a du­ras pe­nas el al­qui­ler de una di­mi­nu­ta ha­bi­ta­ción a las afue­ras de Ma­drid que com­par­tía con to­da su fa­mi­lia y que hoy ni si­quie­ra pue­den per­mi­tir­se.

Tras ca­si dos años en Es­pa­ña, es­ta fa­mi­lia sal­va­do­re­ña se vio con­de­na­da a la si­tua­ción de ca­lle. «Yo pren­sa­ba que, a mis 43 años, ya te­nía la vi­da re­suel­ta, pe­ro de re­pen­te me he vis­to sin na­da y me pre­gun­to qué nos de­pa­ra el fu­tu­ro», la­men­ta Sa­muel. Ago­ta­dos to­dos los re­cur­sos, so­lo les que­da­ba una puer­ta a la que lla­mar, la de Cá­ri­tas. Al acu­dir a es­ta en­ti­dad, di­fe­ren­tes miem­bros de la Me­sa por la Hos­pi­ta­li­dad de la ar­chi­dió­ce­sis de Ma­drid re­vi­sa­ron su lis­ta de con­tac­tos e hi­ce­ron al­gu­nas lla­mas. Unos días des­pués, Sa­muel, Abi­gail y los su­yos han en­con­tra­do un hue­co en San­ta Ma­ría de Fon­ta­rrón y asis­ten­cia de tra­ba­ja­do­res de la ONG pa­ra re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción.

Ex­pul­sa­dos del sis­te­ma

A pe­sar del pre­vi­si­ble au­men­to del nú­me­ro de so­li­ci­tu­des de asi­lo, las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas si­guen sin es­tar pre­pa­ra­das. Es al­go que Sa­muel y Abi­gail sa­ben muy bien, pues han su­fri­do es­ta des­coor­di­na­ción en sus pro­pias car­nes. De­bi­do a un error de co­mu­ni­ca­ción, es­ta fa­mi­lia lle­va más de un año ex­clui­da del sis­te­ma de aco­gi­da pa­ra re­fu­gia­dos. Y aun­que el fa­llo en que in­cu­rrie­ron pue­da pa­re­cer le­ve, sus con­se­cuen­cias han si­do de­ter­mi­nan­tes pa­ra es­ta fa­mi­lia.

La pa­re­ja sal­va­do­re­ña re­cuer­da el epi­so­dio con cul­pa­bi­li­dad. Mien­tras es­pe­ra­ban aque­lla entrevista que nun­ca lle­ga­ba pa­ra ges­tio­nar su so­li­ci­tud de asi­lo, de­ci­die­ron via­jar a Barcelona en bus­ca de tra­ba­jo. Allí, una

Fotos: Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios

Sa­muel, Abi­gail y sus hi­jos ape­nas lle­van una se­ma­na vi­vien­do en el Cen­tro de Pas­to­ral So­cial San­ta Ma­ría de Fon­ta­rrón. El res­to de re­cur­sos les han fa­lla­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.