Atra­pa­dos en Es­pa­ña

ABC - Alfa y Omega - - España -

Mah­moud, su mu­jer y sus hi­jos es­tán en Es­pa­ña en con­tra de su vo­lun­tad. Y aun­que pre­fie­ren es­te des­tino a su Alep­po na­tal, han lle­ga­do ex­pul­sa­dos de Alemania, don­de tie­nen fa­mi­lia y han echa­do raí­ces en es­tos dos úl­ti­mos años.

Su fa­mi­lia es una de las úl­ti­mas víc­ti­mas del Con­ve­nio de Du­blín, una ley de la Unión Eu­ro­pea que obli­ga a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo a per­ma­ne­cer en el país por el que en­tra­ron a Eu­ro­pa pa­ra re­gu­la­ri­zar allí su si­tua­ción. Tras su­frir una trau­má­ti­ca de­por­ta­ción, la fa­mi­lia de Mah­moud ha en­con­tra­do un te­cho en el cen­tro de pas­to­ral San Car­los Bo­rromeo jun­to a otros si­rios co­mo Muham­mad o Ban­kim y Was­sim, de ori­gen pa­les­tino. To­dos es­ta­ban en el ex­tran­je­ro y to­dos han vuel­to a Es­pa­ña por la fuer­za, pues en­tra­ron al con­ti­nen­te des­de Melilla.

«Lo po­co que po­de­mos ofre­cer a es­ta gen­te es un lu­gar don­de es­tar y te­ner acom­pa­ña­mien­to ju­rí­di­co pa­ra que re­suel­van su ne­ce­si­da­des de aco­gi­da y re­fu­gio», con­si­de­ra Ja­vier Bae­za, sa­cer­do­te res­pon­sa­ble de es­te cen­tro. Una la­bor de la que se en­car­ga, en gran me­di­da, un gru­po de apo­yo psi­co­so­cial y ju­rí­di­co for­ma­do por la Red So­li­da­ria de Aco­gi­da y la Coor­di­na­do­ra de Ba­rrios.

A tra­vés de tra­ba­ja­do­res so­cia­les, in­tér­pre­tes y abo­ga­dos, el equi­po ate­núa el des­arrai­go de es­tos re­fu­gia­dos y les da las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra que re­gu­la­ri­cen su si­tua­ción lo an­tes po­si­ble y re­cu­pe­ren la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos.

No le ven­drían mal a Muham­mad, un jo­ven si­rio que, en cuan­to pue­de, com­pra un bi­lle­te de au­to­bús pa­ra es­ta­ble­cer­se en Fran­cia, Bél­gi­ca o Ho­lan­da. Aun­que nun­ca ha te­ni­do éxi­to. «Va­rias ve­ces me he in­ten­ta­do mar­char de es­te país que no me aco­ge. Me voy bus­can­do una me­jor vi­da y un tra­ba­jo en otro país de Eu­ro­pa, pe­ro siem­pre me de­vuel­ven a es­te país que no me quie­re dar nin­gu­na de es­tas opor­tu­ni­da­des», pro­tes­ta.

Den­tro de su en­fa­do, Muham­mad es­tá muy sa­tis­fe­cho con po­der alo­jar­se en San Car­los Bo­rromeo, pues co­no­ce bien la ca­lle y no quie­re vol­ver a ella. Ade­más, ha he­cho mi­gas con los pro­fe­sio­na­les de es­te cen­tro, a quie­nes con­si­de­ra una fa­mi­lia. «Por fin he­mos te­ni­do la suer­te de en­con­trar unas per­so­nas que nos han aco­gi­do, nos han acom­pa­ña­do y nos han da­do se­gu­ri­dad», di­ce en nom­bre de sus com­pa­ñe­ros si­rios.

Pe­ro Muham­mad tam­bién es­tá en­fa­da­do por­que «aun­que no­so­tros he­mos te­ni­do la suer­te de ser aco­gi­dos por la Igle­sia, sé que hay otra mu­cha gen­te que si­gue en la ca­lle y que no tie­ne la opor­tu­ni­dad de que na­die les pue­da aco­ger».

Ma­ma­dou, de ori­gen se­ne­ga­lés, es­tu­dian­do es­pa­ñol con Macarena, una vo­lun­ta­ria

Aun­que los pe­que­ños ya han apren­di­do ale­mán, se que­da­rán en Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.