«Me mo­la el Dios del pa­dre Ga­rral­da»

▼ La fun­da­ción Pa­dre Ga­rral­da-Ho­ri­zon­tes Abier­tos con­me­mo­ra el pri­mer aniver­sa­rio de la muer­te de su fun­da­dor

ABC - Alfa y Omega - - España - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

A ve­ces, un pre­mio es mu­cho más que el tro­feo. «Es la pri­me­ra vez que ha­go al­go bueno por mí mis­mo –ase­gu­ró Fer­nan­do (nom­bre cam­bia­do) hace tres se­ma­nas al ga­nar un tor­neo de pim­pón–. Y en­ci­ma me dan un pre­mio, me abra­zan y aplau­den. Es­to se lo ofrez­co a Dios y a mis pa­dres. Mu­chí­si­mas gra­cias al pa­dre Ga­rral­da y a la fun­da­ción» Ho­ri­zon­tes Abier­tos. Lo ro­dea­ban tra­ba­ja­do­res y vo­lun­ta­rios, ade­más de dro­go­de­pen­dien­tes y ex­re­clu­sos en reha­bi­li­ta­ción co­mo él, aten­di­dos en el ho­gar de es­ta en­ti­dad en Las Ta­blas. Na­die pu­do con­te­ner la emo­ción.

El tor­neo es una de las ini­cia­ti­vas de la fun­da­ción pa­ra con­me­mo­rar el pri­mer aniver­sa­rio de la muer­te del je­sui­ta Jaime Ga­rral­da, el 30 de ju­nio de 2018. Es­te jue­ves se ce­le­bra un par­ti­do de fút­bol con la co­la­bo­ra­ción del Real Ma­drid, en­tre ex­re­clu­sos y ju­ga­do­res de los equi­pos fi­lia­les, y se ha crea­do un co­ro y un gru­po de rock. El even­to cen­tral se­rá la Eu­ca­ris­tía que pre­si­di­rá el ar­zo­bis­po de Ma­drid, car­de­nal Oso­ro, es­te mar­tes a las 20:00 ho­ras en la pa­rro­quia del Sa­gra­do Co­ra­zón y San Fran­cis­co de Borja (Se­rrano, 104).

Una ca­pi­lla pa­ra el pa­dre Jaime

Ma­ría Ma­tos, co­fun­da­do­ra y presidenta de Ho­ri­zon­tes Abier­tos, re­co­no­ce que «es­te año ha si­do du­ro y tris­te» pa­ra el per­so­nal y, muy es­pe­cial­men­te, pa­ra los 1.600 be­ne­fi­cia­rios de sus dis­tin­tos pro­yec­tos. En­tre ellos se en­cuen­tran 200 ex­pre­sos, dro­ga­dic­tos en reha­bi­li­ta­ción, ma­dres en­car­ce­la­das con sus hi­jos, en­fer­mos ter­mi­na­les aban­do­na­dos y me­no­res in­frac­to­res que vi­ven en una do­ce­na de cen­tros.

Los pro­fe­sio­na­les y vo­lun­ta­rios se han es­for­za­do por es­tar es­pe­cial­men­te pre­sen­tes pa­ra com­pen­sar el va­cío de­ja­do por el ca­ris­má­ti­co sa­cer­do­te. Y los re­si­den­tes han vi­vi­do su pér­di­da con mu­cha fe. «Jaime siem­pre les de­cía que el Pa­dre nun­ca los iba a aban­do­nar –re­cuer­da Ma­tos–. Sa­ben que era un hom­bre de Dios y los si­gue ayu­dan­do. Le re­zan, y nos pro­pu­sie­ron cons­truir ellos mis­mos una ca­pi­lla en el jar­dín del cen­tro de Las Ta­blas».

Con­ti­nuar… y cre­cer

Co­la­bo­ra­do­ra del pa­dre Ga­rral­da des­de hace cua­tro dé­ca­das, a su su­ce­so­ra la si­gue mo­vien­do «la ilu­sión de que es­te sue­ño que nos ha de­ja­do no so­lo ten­ga con­ti­nui­dad, sino que crez­ca». En ello jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal la pla­ni­fi­ca­ción pa­ra que los pro­yec­tos sean sos­te­ni­bles («te­ne­mos 200 per­so­nas a las que dar de co­mer»), ade­más de la for­ma­ción pa­ra «adap­tar­nos a las nue­vas ne­ce­si­da­des que sur­gen». Una de sus prio­ri­da­des es la pre­ven­ción. «Que­re­mos re­for­zar ac­ti­vi­da­des co­mo las vi­si­tas de co­le­gios, por­que la dro­ga de aho­ra si­gue sien­do muy pe­li­gro­sa: es ba­ra­ta, de sín­te­sis, no se sa­be có­mo es­tá mez­cla­da… y se le ha per­di­do el mie­do».

Den­tro de es­te afán por ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad, Ma­tos hace hin­ca­pié en el de­seo de los res­pon­sa­bles de la fun­da­ción de no aban­do­nar, sino más bien re­for­zar, sus raí­ces je­suí­ti­cas. «Nos en­can­ta­ría po­der for­mar par­te de la fa­mi­lia ig­na­cia­na y es­tar uni­dos a la Com­pa­ñía de Je­sús; te­ner­la co­mo com­pa­ñe­ra de ca­mino, co­mo nos di­jo el an­te­rior pre­pó­si­to ge­ne­ral, Adol­fo Ni­co­lás. Nues­tra ins­pi­ra­ción es el Evan­ge­lio se­gún la pers­pec­ti­va de san Ig­na­cio de Lo­yo­la. Así nos lo en­se­ñó el pa­dre Jaime». Una iden­ti­dad que no de­ja in­di­fe­ren­te, y que cuan­do to­da­vía vi­vía Ga­rral­da hi­zo afir­mar a una mu­jer pre­sa: «Yo no creo en Dios ni en los cu­ras. Pe­ro si por ese Dios es­tá aquí el pa­dre, pien­so que ese Dios exis­te. Y, ¿sa­bes qué? Me mo­la».

Fun­da­ción Pa­dre Ga­rral­da-Ho­ri­zon­tes Abier­tos

El pa­dre Ga­rral­da, jun­to a Ma­ría Ma­tos, du­ran­te su vi­si­ta a los pre­sos del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Se­go­via

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.