Una bea­ti­fi­ca­ción que es­po­lee las vo­ca­cio­nes

▼ Ca­tor­ce mon­jas de Ma­drid y To­le­do de la Or­den de la In­ma­cu­la­da Concepción, co­no­ci­das co­mo las Már­ti­res Con­cep­cio­nis­tas, se­rán bea­ti­fi­ca­das es­te sá­ba­do. «Ojalá es­ta bea­ti­fi­ca­ción, y el sa­cri­fi­cio de las her­ma­nas, sea se­mi­lla de nue­vos cris­tia­nos y de muc

ABC - Alfa y Omega - - España - @jcal­de­re­ro

Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa Fue­ron ase­si­na­das por odio a la fe du­ran­te la per­se­cu­ción re­li­gio­sa de 1936. Pos­te­rior­men­te, la ciu­dad que las vio mo­rir les rin­dió un ho­me­na­je ci­vil de­di­cán­do­les una ca­lle, la de las Már­ti­res Con­cep­cio­nis­tas, que ha per­ma­ne­ci­do en el callejero a pe­sar de que al­gu­nos ha­yan in­ten­ta­do du­ran­te al­gún tiem­po des­ator­ni­llar la pla­ca iden­ti­fi­ca­ti­va.

A ese ho­me­na­je ci­vil en ho­nor de las 14 re­li­gio­sas de la Or­den de la In­ma­cu­la­da Concepción, es­te sá­ba­do, 22 de ju­nio, a las 11:00 ho­ras, se le su­ma­rá el re­li­gio­so. Se­rá en for­ma de bea­ti­fi­ca­ción, que se ce­le­bra­rá en el prin­ci­pal tem­plo de la ca­pi­tal, la ca­te­dral de la Al­mu­de­na, y que es­ta­rá pre­si­di­da por el pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra las Causas de los San­tos, el car­de­nal An­ge­lo Bec­ciu.

«Que ten­gan una ca­lle en Ma­drid es un tes­ti­mo­nio muy bo­ni­to, pe­ro ojalá es­ta bea­ti­fi­ca­ción, y el sa­cri­fi­cio de las her­ma­nas, sea se­mi­lla de nue­vos cris­tia­nos y de mu­chas vo­ca­cio­nes. Es­pe­ro que la gen­te se dé cuen­ta de que me­re­ce la pe­na la ra­di­ca­li­dad de nues­tra vi­da», pi­de sor Ma­ría To­rres Ros, presidenta de la fe­de­ra­ción de con­ven­tos San­ta Bea­triz de Sil­va de Cas­ti­lla, en la que hoy es­ta­rían in­te­gra­das las co­mu­ni­da­des de Escalona (To­le­do), El Par­do y San Jo­sé, a las que per­te­ne­cían las már­ti­res.

Uni­dad y fi­de­li­dad

La bea­ti­fi­ca­ción la en­ca­be­za la her­ma­na Ma­ría del Carmen La­ca­ba, que pu­do ha­ber aban­do­na­do a sus her­ma­nas de con­gre­ga­ción y li­brar­se del mar­ti­rio pe­ro «se man­tu­vo fiel e in­clu­so fue la en­car­ga­da de man­te­ner uni­do al gru­po», ase­gu­ra To­rres Ros.

«De nin­gu­na ma­ne­ra de­jo a la co­mu­ni­dad y, so­bre to­do, a las que­ri­das en­fer­mas». Esa fue, se­gún la presidenta, una de las úl­ti­mas fra­ses an­tes de mo­rir de la re­li­gio­sa, que cui­dó in­clu­so de una de las mon­jas de su con­gre­ga­ción que en­ton­ces se en­con­tra­ba en si­lla de rue­das y que los mi­li­cia­nos in­ten­ta­ron ti­rar en re­pe­ti­das oca­sio­nes por las es­ca­le­ras.

Fi­nal­men­te, des­pués de so­por­tar to­do ti­po de ve­ja­cio­nes y tor­tu­ras por par­te de los mi­li­cia­nos re­pu­bli­ca­nos, La­ca­ba y el res­to de sus com­pa­ñe­ras de con­gre­ga­ción fue­ron fu­si­la­das. Sus cuer­pos to­da­vía hoy se en­cuen­tran des­apa­re­ci­dos en al­gu­na de las mu­chas fo­sas co­mu­nes que pro­li­fe­ra­ron en los años 30 en Es­pa­ña. Tan so­lo se con­ser­van los res­tos de las dos mon­jas del mo­nas­te­rio de El Par­do. Es­tas fue­ron acri­bi­lla­das en al­gún des­cam­pa­do de la ca­rre­te­ra de Ara­gón has­ta Vi­cál­va­ro y sus cuer­pos, arro­ja­dos a las puer­tas de un ce­men­te­rio. El se­pul­tu­re­ro in­mor­ta­li­zó el mo­men­to con su cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca y en­te­rró los cuer­pos, lo que per­mi­tió pos­te­rior­men­te lo­ca­li­zar los res­tos de las már­ti­res. Aho­ra se­rán los úni­cos que po­drán ser ve­ne­ra­dos des­de es­te sá­ba­do en la ca­sa ma­dre de la con­gre­ga­ción, en To­le­do, jun­to a los de la fun­da­do­ra de la or­den, san­ta Bea­triz de Sil­va.

Con­tem­pla­ti­vas, a los pies de la Vir­gen

«Es­ta bea­ti­fi­ca­ción nos ha for­ta­le­ci­do y, de al­gu­na ma­ne­ra, ha agran­da­do la be­lle­za de nues­tro ca­ris­ma, dán­do­le en es­te hoy con­cre­to de la his­to­ria la fuer­za que na­ce del tes­ti­mo­nio fiel, ge­ne­ro­so, dis­po­ni­ble de la vi­da de nues­tras 14 her­ma­nas már­ti­res», con­si­de­ra sor Ma­ría To­rres Ros. Así, la bea­ti­fi­ca­ción ha au­men­ta­do la be­lle­za del ca­ris­ma de la or­den que, sin em­bar­go, per­ma­ne­ce in­va­ria­ble des­de que san­ta Bea­triz de Sil­va fun­da­ra la con­gre­ga­ción en To­le­do en 1489. «Allí na­ció el pri­mer con­ven­to pa­ra hon­rar, ve­ne­rar y glo­ri­fi­car a Ma­ría en su In­ma­cu­la­da Concepción», ex­pli­ca la presidenta.

«So­mos her­ma­nas con­tem­pla­ti­vas y nos de­di­ca­mos a la es­cu­cha fiel de la Pa­la­bra, a la aco­gi­da de los pla­nes de Dios so­bre no­so­tros y so­bre el mun­do, a vi­vir los con­se­jos evan­gé­li­cos de po­bre­za, obe­dien­cia y cas­ti­dad», ahon­da. Por otro la­do, el ca­ris­ma se en­car­na en la «aco­gi­da de to­das aque­llas per­so­nas que se acer­can a nues­tros mo­nas­te­rios en bus­ca de una pa­la­bra de alien­to o de un mo­men­to de es­cu­cha» o «en la in­ter­ce­sión dia­ria y cons­tan­te por las ne­ce­si­da­des de es­te mun­do que nos ro­dea». Por ejem­plo, «re­cien­te­men­te he­mos es­ta­do re­zan­do por un ni­ño de 4 años al que le te­nían que ope­rar del crá­neo», con­clu­ye To­rres Ros.

La co­mu­ni­dad de San Jo­sé, de Ma­drid, a la que per­te­ne­cían diez de las 14 már­ti­res con­cep­cio­nis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.