«Co­mie­ron to­dos y se sa­cia­ron»

So­lem­ni­dad del Cor­pus Ch­ris­ti

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Da­niel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia de Ma­drid

Ce­le­bra­mos es­te do­min­go una de las fies­tas más arrai­ga­das en la tra­di­ción cris­tia­na des­de su na­ci­mien­to en el si­glo XIII. La con­me­mo­ra­ción de es­te día pre­ten­de co­lo­car en pri­mer plano la fe en la Eu­ca­ris­tía, co­mo el mis­te­rio que cons­ti­tu­ye el co­ra­zón de la Igle­sia y que pro­ce­de del don que Jesucristo ha he­cho de sí mis­mo, al re­ve­lar su amor in­fi­ni­to por ca­da uno de no­so­tros. Du­ran­te el tiem­po pas­cual nos he­mos de­te­ni­do par­ti­cu­lar­men­te en la con­vic­ción que los pri­me­ros cris­tia­nos tu­vie­ron de que Cris­to es­ta­ba vivo real­men­te, así co­mo en el cam­bio ra­di­cal que es­to su­pu­so en su concepción de la vi­da y de la reali­dad. La cer­te­za del Se­ñor vivo les pro­du­cía paz, ale­gría e im­pul­so pa­ra co­mu­ni­car lo que han vis­to y oí­do, ani­ma­dos por la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to. Con el pa­so de los años la fe en el Se­ñor pre­sen­te y ac­tuan­do en su Igle­sia no de­cae, pe­ro ad­quie­re nue­vas for­mas de ex­pre­sión, siem­pre pa­ra ex­pli­ci­tar de la ma­ne­ra más cla­ra po­si­ble que Cris­to es­tá vivo en­tre no­so­tros.

Un don que su­pera nues­tra ex­pec­ta­ti­va

La es­ce­na evan­gé­li­ca de es­te do­min­go es de las más re­pe­ti­das, ya que apa­re­ce has­ta seis ve­ces en la Es­cri­tu­ra. Es­to mues­tra que el mi­la­gro de la mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes y los pe­ces, sin du­da, im­pac­tó fuer­te­men­te en la pri­me­ra co­mu­ni­dad cris­tia­na. Pa­ra los ju­díos no era nue­va la alu­sión al pan. La pri­me­ra lec­tu­ra, del li­bro del Gé­ne­sis, re­cuer­da que Mel­qui­se­dec, rey de Sa­lén y sa­cer­do­te del Dios al­tí­si­mo, sa­có pan y vino, y ben­di­jo a Dios. En el pa­sa­je de la mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes y los pe­ces Jesucristo tam­bién «al­zan­do la mi­ra­da al cie­lo, pro­nun­ció la ben­di­ción so­bre ellos». Sin em­bar­go, tan­to la re­fe­ren­cia a Mel­qui­se­dec co­mo el mi­la­gro an­te la mul­ti­tud es­tán pre­pa­ran­do la Eu­ca­ris­tía co­mo ali­men­to de vi­da eter­na. La di­fi­cul­tad plan­tea­da por los do­ce: «No te­ne­mos más que cin­co pa­nes y dos pe­ces», re­cuer­da otras ob­je­cio­nes pre­sen­ta­das a Dios en mo­men­tos de es­pe­cial sig­ni­fi­ca­do en la his­to­ria de la sal­va­ción. La más cé­le­bre es, pro­ba­ble­men­te, la pre­gun­ta de Ma­ría al án­gel en el mo­men­to de la En­car­na­ción: «¿Có­mo se­rá eso, pues no co­noz­co va­rón?». Tam­bién, en es­tre­cha re­la­ción con la Eu­ca­ris­tía, san Juan cons­ta­ta que cuan­do Je­sús pro­nun­ció el dis­cur­so del pan de vi­da en la si­na­go­ga de Ca­far­naún, mu­chos ju­díos se echa­ron atrás, an­te el pro­ble­ma pa­ra en­ten­der que Je­sús les ofre­cía su car­ne pa­ra co­mer y su san­gre pa­ra be­ber. Han pa­sa­do 2.000 años y el ofre­ci­mien­to del Se­ñor si­gue pa­re­cien­do su­pe­rar las po­si­bi­li­da­des al al­can­ce de la ra­zón hu­ma­na; al­go, por otra par­te, no des­li­ga­do del es­cán­da­lo que sus­ci­ta en quien no ha re­ci­bi­do el don de la fe de acer­car­se al mis­te­rio de la Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción de Jesucristo. De he­cho, la fies­ta del Cor­pus no se com­pren­de sin el es­tre­cho víncu­lo con el Jue­ves San­to, mo­men­to en el que la Eu­ca­ris­tía apa­re­ce es­pe­cial­men­te aso­cia­da a la Pa­sión y la Muer­te del Se­ñor. En el día del Cor­pus, en cam­bio, se des­ta­ca qui­zá más el as­pec­to uni­ver­sal de la Eu­ca­ris­tía. En efec­to, el Evan­ge­lio in­sis­te en que «co­mie­ron to­dos y se sa­cia­ron». Al igual que su­ce­de en otros tex­tos bí­bli­cos, las ci­tas a la mul­ti­tud o la mu­che­dum­bre se re­fie­ren al ca­rác­ter uni­ver­sal de la sal­va­ción al­can­za­da por Cris­to.

Eu­ca­ris­tía pa­ra el ca­mino de la vi­da

El ca­rác­ter po­pu­lar de la pro­ce­sión de es­te día real­za asi­mis­mo la di­men­sión de com­pa­ñía de Cris­to y de su Igle­sia en el ca­mino de nues­tra vi­da. Es lla­ma­ti­vo que los anun­cios pro­fé­ti­cos de la Eu­ca­ris­tía se en­cua­dran en el con­tex­to de un pue­blo can­sa­do: Abrahán ve­nía can­sa­do de una ba­ta­lla, el ma­ná se da en el de­sier­to an­te unos ju­díos ex­haus­tos, los após­to­les pre­ten­den des­pe­dir a la gen­te por­que es­ta­ban en un des­cam­pa­do… Pues­to que en la vi­da cris­tia­na po­de­mos su­frir una cier­ta de­bi­li­dad o in­clu­so ago­ta­mien­to, el re­co­no­ci­mien­to de Jesucristo que si­gue dán­do­nos su car­ne y es­tá pre­sen­te en me­dio de su pue­blo pue­de pa­liar en gran me­di­da la fa­ti­ga que to­dos los hom­bres po­de­mos ex­pe­ri­men­tar en nues­tra vi­da.

Mi­la­gro de los pa­nes y los pe­ces.

Gio­van­ni Lan­fran­co. Galería Na­cio­nal de Ir­lan­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.