Ali­men­to en el ca­mino

Car­ta semanal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid ▼ Es­te do­min­go ce­le­bra­mos el Cor­pus Ch­ris­ti, la Eu­ca­ris­tía, que no es­tá re­ser­va­da pa­ra los per­fec­to sino que es el ali­men­to re­ser­va­dos pa­ra los que por el Bau­tis­mo he­mos si­do li­be­ra­dos de la es­cla­vi­tud

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

Es­te do­min­go ce­le­bra­mos el Cor­pus Ch­ris­ti. Des­cu­bri­mos que el Se­ñor no ha que­ri­do de­sen­ten­der­se de no­so­tros, sino to­do lo con­tra­rio: desea com­pli­car­se la vi­da por no­so­tros, pa­ra trans­for­mar­nos en Él, pa­ra ser Él en me­dio de es­ta his­to­ria, ali­men­ta­dos por Él, cre­ce Él en no­so­tros.

La Eu­ca­ris­tía no es­tá re­ser­va­da, co­mo nin­gún sa­cra­men­to, pa­ra los per­fec­tos; es el ali­men­to re­ser­va­do pa­ra quie­nes por el Bau­tis­mo he­mos si­do li­be­ra­dos de la es­cla­vi­tud y he­mos lle­ga­do a ser hi­jos de Dios y he­mos de cre­cer en esa fi­lia­ción y en esa fra­ter­ni­dad que na­ce de la co­mu­nión con Cris­to. Pre­ci­sa­men­te por es­to, es­te año en Ma­drid he­mos ele­gi­do el le­ma Ali­men­to en el ca­mino. Sí, la Eu­ca­ris­tía es el ali­men­to que nos sos­tie­ne, nos va iden­ti­fi­can­do con Jesucristo, nos va ha­cien­do de­cir la mis­ma ex­pre­sión que di­jo san Pa­blo: «No soy yo, es Cris­to quien vi­ve en mí». Y nos alien­ta a atra­ve­sar el lar­go de­sier­to de la exis­ten­cia hu­ma­na, sin mie­dos, con­fian­do ple­na­men­te en Jesucristo.

«El que me co­me vi­vi­rá por mí» (Jn 6, 57). Es ne­ce­sa­rio que re­ten­ga­mos es­tas pa­la­bras del Se­ñor en nues­tro co­ra­zón, pa­ra vi­vir en con­fian­za y sa­lir por es­te mun­do sien­do dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros. Cuan­do al­can­zan nues­tro co­ra­zón, nos per­mi­ten vi­vir des­de un horizonte de com­pren­sión lleno de luz, pues del mis­te­rio creí­do y ce­le­bra­do na­ce y con­tie­ne un di­na­mis­mo tan fuer­te que la Eu­ca­ris­tía se con­vier­te

en prin­ci­pio ab­so­lu­ta­men­te nue­vo de vi­da y por ello nos da y re­ga­la una for­ma de exis­ten­cia cris­tia­na.

¡Qué ne­ce­sa­rio es ali­men­tar­nos de Cris­to! Ofrez­ca­mos es­te ali­men­to a los hom­bres. En la fies­ta del Cor­pus Ch­ris­ti, sa­li­mos con el Se­ñor a nues­tras ca­lles, ¿por qué se­rá que, en la con­tem­pla­ción de Cris­to Eu­ca­ris­tía, siem­pre se hace si­len­cio, pe­ro Él nos ha­bla en lo más pro­fun­do de nues­tra exis­ten­cia con su len­gua­je de amor? ¿Por qué se­rá que los jó­ve­nes de hoy, bus­ca­do­res in­sa­cia­bles de fe­li­ci­dad, en­cuen­tran en Cris­to Eu­ca­ris­tía alien­to, si­len­cio in­te­rior pa­ra es­cu­char a Dios, es­pe­ran­za, y se sus­ci­tan com­pro­mi­sos con los de­más?

Cris­to di­ce tam­bién: «Yo soy el pan de vi­da». ¡Qué no­ti­cia pa­ra la hu­ma­ni­dad! Tan­tas bús­que­das que hace el ser hu­mano pa­ra sa­ciar­se, pues tie­ne ne­ce­si­dad de ver­dad, de vi­da, de amor, y con es­tas pa­la­bras sa­be­mos que te­ne­mos ali­men­to pa­ra el ca­mino. Y no cual­quier ali­men­to: es el mis­mo Hi­jo de Dios quien se con­vier­te en nues­tro ali­men­to.

Así en­ten­de­mos me­jor el mo­men­to su­bli­me en el que el Se­ñor hace el mi­la­gro pa­ra ali­men­tar a aque­lla mul­ti­tud ham­brien­ta. Sí, el Se­ñor es ali­men­to pa­ra el ca­mino, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra nues­tra exis­ten­cia?, ¿qué quie­re de­cir­nos el Se­ñor en es­ta fies­ta del Cor­pus Ch­ris­ti? Os voy a se­ña­lar tres as­pec­tos:

1. La pre­sen­cia del Se­ñor en nues­tras ca­lles nos in­vi­ta a co­no­cer más y más el te­so­ro de la Eu­ca­ris­tía. ¿Por qué ese de­seo? Es don de Dios pa­ra la vi­da del mun­do, es el te­so­ro más va­lio­so: nos in­tro­du­ce en la vi­da eter­na, con­tie­ne to­do el mis­te­rio de nues­tra sal­va­ción, es la fuen­te y la cum­bre de la ac­ción y de la vi­da de la Igle­sia (cfr. SC 8). Pa­ra ser dis­cí­pu­lo mi­sio­ne­ro el Se­ñor nos in­vi­ta a sen­tar­nos a la me­sa pa­ra en­con­trar­nos per­so­nal­men­te con Él. Re­cor­de­mos a los dis­cí­pu­los de Emaús, cuan­do es­tos se sien­tan a la me­sa y re­ci­ben de ma­nos de Je­sús el pan de la Eu­ca­ris­tía. Es en­ton­ces cuan­do se les abren los ojos; descubren al Re­su­ci­ta­do y ven que es ver­dad to­do lo que les di­jo por el ca­mino y sa­len co­rrien­do a anun­ciar que Cris­to ha re­su­ci­ta­do.

2. La pre­sen­cia del Se­ñor en nues­tras ca­lles ex­pre­sa el de­seo de que vi­va­mos la co­mu­nión en su Igle­sia, pa­ra ser creí­bles pa­ra to­dos los hom­bres. Y al ha­bla­ros de es­to, ne­ce­sa­ria­men­te vie­ne a mi me­mo­ria una car­ta apos­tó­li­ca de san Juan Pa­blo II, No­vo mi­llen­nio ineun­te ,en­la que nos de­cía en­tre otras co­sas, «un as­pec­to im­por­tan­te en que se­rá ne­ce­sa­rio po­ner un de­ci­di­do em­pe­ño pro­gra­má­ti­co, tan­to en el ám­bi­to de la Igle­sia uni­ver­sal co­mo de las Igle­sias par­ti­cu­la­res, es el de la co­mu­nión (koi­no­nía), que en­car­na y ma­ni­fies­ta la esen­cia mis­ma del mis­te­rio de la Igle­sia». Y ¿qué es la co­mu­nión? «Es el fru­to y la ma­ni­fes­ta­ción de aquel amor que, sur­gien­do del co­ra­zón eterno del Pa­dre, se de­rra­ma en no­so­tros a tra­vés del Es­pí­ri­tu que Je­sús nos da, pa­ra ha­cer de no­so­tros un so­lo co­ra­zón y una so­la al­ma». En la Eu­ca­ris­tía se ma­ni­fies­ta el amor más gran­de. Él nos amó has­ta el ex­tre­mo y nos in­vi­ta a vi­vir esa co­mu­nión con Él vi­vien­do de su mis­mo amor y re­ga­lan­do su amor, crean­do puen­tes y no mu­ros, sa­lien­do al en­cuen­tro de to­dos, bus­can­do y vi­vien­do siem­pre la co­mu­nión que na­ce de nues­tra co­mu­nión con Cris­to.

3. La pre­sen­cia del Se­ñor en nues­tras ca­lles nos in­vi­ta al com­pro­mi­so de ser pan par­ti­do a fa­vor de los de­más. El texto de la mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes y pe­ces tie­ne una in­vi­ta­ción muy cla­ra al com­pro­mi­so con to­dos los hom­bres, ma­ni­fes­ta­do en ese con­tri­buir a sa­ciar el ham­bre, ca­da uno con su apor­ta­ción, po­bre y ne­ce­sa­ria, pe­ro que el Se­ñor la trans­for­ma en don de amor pa­ra to­dos. Hoy el Se­ñor nos lla­ma a la san­ti­dad y a una en­tre­ga a fa­vor de to­dos. Qué fuer­za nos da el po­der com­pro­bar que el amor de Cris­to «no aca­ba nun­ca», tal y co­mo nos di­ce el após­tol san Pa­blo en el himno a la ca­ri­dad, y nos une a to­dos los hom­bres y au­men­ta ese amor en la me­di­da que par­ti­ci­pa­mos y nos ali­men­ta­mos de quien sal­va al mun­do. No es po­si­ble pre­sen­tar­nos an­te el Se­ñor di­vi­di­dos y se­pa­ra­dos; la Eu­ca­ris­tía es una in­vi­ta­ción cons­tan­te a aco­ger su amor y a di­fun­dir­lo, a re­ci­bir su per­dón y a dar­lo tam­bién no­so­tros, pues siem­pre nos abre el co­ra­zón al per­dón y a la re­con­ci­lia­ción.

Ar­chi­ma­drid / Jo­sé Luis Bo­na­ño

Pro­ce­sión del Cor­pus Ch­ris­ti por la ca­lle Ma­yor de Ma­drid, en 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.