La eman­ci­pa­ción de los ca­tó­li­cos in­gle­ses

▼ En 1829, Gran Bre­ta­ña pro­mul­ga­ba la ley que re­co­no­cía a los ca­tó­li­cos los mis­mos de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos que al res­to. La lla­ma­da eman­ci­pa­ción fue la cul­mi­na­ción de una lu­cha en la que la pre­sión ir­lan­de­sa fue de­ci­si­va. Atrás que­da­ban si­glos de aco

ABC - Alfa y Omega - - Cultura / Raíces -

Jo­sé Ma­ría Ballester Esquivias

La rup­tu­ra en­tre Ro­ma y Lon­dres se con­su­mó en 1558, año en el que se apro­ba­ron las pri­me­ras le­yes an­ti­ca­tó­li­cas, en­tre las que des­ta­can la de Su­pre­ma­cía y la de Uni­for­mi­dad. El Pa­pa Pío V re­pli­có en 1570 con la bu­la Reg­nans in ex­cel­sis, me­dian­te la cual dis­pen­sa­ba a los ca­tó­li­cos del ju­ra­men­to de leal­tad ha­cia Isabel I –«pre­ten­di­da rei­na»– y les obli­ga­ba a no aca­tar las «ór­de­nes, le­yes

y man­da­tos» re­ci­bi­das, so pe­na de ex­co­mu­nión. La res­pues­ta de la so­be­ra­na fue con­tun­den­te: to­do aquel que la con­si­de­ra­se he­re­je se­ría acu­sa­do de al­ta trai­ción y se le im­pe­di­ría via­jar al ex­tran­je­ro. Así em­pe­za­ba una per­se­cu­ción an­ti­ca­tó­li­ca que se re­for­zó con otras dos le­yes: la de Cor­po­ra­ción y la de Prue­ba. En­tre las dis­po­si­cio­nes de es­ta úl­ti­ma, des­ta­can la prohi­bi­ción pa­ra ejer­cer car­gos pú­bli­cos a to­do aquel que no pro­fe­sa­ra la fe an­gli­ca­na así co­mo la obli­ga­ción de co­mul­gar co­mo mí­ni­mo una vez al año en un tem­plo de la Igle­sia de In­gla­te­rra.

Se ma­ti­zó la apli­ca­ción de es­tas le­yes con otras dos –llamadas de In­dul­gen­cia–, apro­ba­das res­pec­ti­va­men­te en 1672 pa­ra la pri­me­ra y 1687 y 1688 pa­ra la úl­ti­ma. La pri­me­ra con­ce­día cier­ta li­ber­tad re­li­gio­sa ha­cia los ca­tó­li­cos y los pro­tes­tan­tes «no con­for­mis­tas»; la se­gun­da ex­ten­día las dis­po­si­cio­nes de la an­te­rior, re­vo­can­do, en­tre otras me­di­das, el re­qui­si­to del ju­ra­men­to an­gli­cano. Tam­bién se pro­du­jo cier­ta ac­ti­vi­dad en las zo­nas –co­mo la de Li­ver­pool u otras del no­res­te de In­gla­te­rra– en las que las co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas es­ta­ban más arrai­ga­das. La ale­gría fue de cor­ta du­ra­ción, pues la Revolución glo­rio­sa de 1688, que de­rro­có al mo­nar­ca ca­tó­li­co Ja­co­bo II, res­ta­ble­ció de in­me­dia­to la le­gis­la­ción an­ti­ca­tó­li­ca. Fu­gaz con­sue­lo si se tie­ne en cuen­ta que, en­tre 1581 y 1603, 180 re­cu­sants (ca­tó­li­cos que se ne­ga­ban a aca­tar la nue­va le­gis­la­ción) fue­ron eje­cu­ta­dos, en­tre los que fi­gu­ra­ban 120 sa­cer­do­tes.

La Igle­sia ca­tó­li­ca reac­cio­nó prio­ri­zan­do la for­ma­ción de sa­cer­do­tes fue­ra del te­rri­to­rio bri­tá­ni­co. Pa­ra ello, de­ci­dió or­ga­ni­zar las co­no­ci­das Mi­sio­nes In­gle­sas, la pri­me­ra de las cua­les vio la luz, ba­jo la for­ma de un se­mi­na­rio, en la ciu­dad fla­men­ca de Douai en 1568. Diez años más tar­de fue crea­do otro si­mi­lar en Reims, al que si­guie­ron los de Ro­ma, Va­lla­do­lid, Se­vi­lla y Lis­boa. La pre­sen­cia de sa­cer­do­tes era aún clan­des­ti­na. El ar­tí­fi­ce de es­ta es­tra­te­gia fue el car­de­nal Wi­lliam Allen, enemi­go de­cla­ra­do de Isabel I. Sin él, no hu­bie­ra so­bre­vi­vi­do el ca­to­li­cis­mo in­glés. Sin em­bar­go, su apo­yo inequí­vo­co a la Ar­ma­da In­ven­ci­ble –es­ta­ba pre­vis­to que se desem­pe­ña­ra co­mo re­gen­te

La­we­ren­ce OP Már­ti­res ca­tó­li­cos de la Re­for­ma in­gle­sa.

Co­le­gio Us­haw, Dur­ham (In­gla­te­rra)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.