«Una cam­pa­ña de hom­bres y mu­je­res de a pie»

ABC - Alfa y Omega - - Cultura / Raíces -

de In­gla­te­rra de ha­ber te­ni­do éxi­to la ex­pe­di­ción– in­cre­men­tó la per­se­cu­ción a los ca­tó­li­cos in­gle­ses du­ran­te el si­glo XVII, de mo­do es­pe­cial a los sa­cer­do­tes, que pu­die­ron ejer­cer su mi­nis­te­rio gra­cias a la pro­tec­ción brin­da­da por fa­mi­lias se­gla­res, prin­ci­pal­men­te re­cu­sants, que a su vez arries­ga­ban su po­si­ción. A par­tir de 1685, los sa­cer­do­tes pu­die­ron con­tar con el am­pa­ro de vi­ca­rios apos­tó­li­cos –el úni­co le­ga­do de Ja­co­bo II que su­peró la cri­ba de la res­tau­ra­ción pro­tes­tan­te–, que hi­cie­ron, por su­pues­to en pre­ca­rias con­di­cio­nes, las ve­ces de au­to­ri­dad epis­co­pal.

El fin de la dis­cri­mi­na­ción

El pa­so del XVII al XVIII fue el arran­que, tí­mi­do y len­to pe­ro inexo­ra­ble, del prin­ci­pio del fin de la dis­cri­mi­na­ción de los ca­tó­li­cos de a pie en lo que ya era Gran Bre­ta­ña. Po­co a po­co au­men­ta­ba la to­le­ran­cia ha­cia la prác­ti­ca del ca­to­li­cis­mo, ten­den­cia que se plas­ma­ba en la apa­ri­ción de nue­vas igle­sias y lu­ga­res de cul­to, así co­mo de con­gre­ga­cio­nes, aun­que fue­sen for­mal­men­te ile­ga­les. Na­da, sin em­bar­go, se mo­vía en el plano po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal: los pa­pis­tas se­guían ex­clui­dos de cual­quier car­go pú­bli­co y se­guían mar­gi­na­dos en la vi­da so­cial. El pun­to de in­fle­xión se pro­du­jo en 1746 con la de­rro­ta de­fi­ni­ti­va del prín­ci­pe Car­los Es­tuar­do –nie­to de Ja­co­bo II– en la ba­ta­lla de Cu­llo­den. El epi­so­dio sir­vió pa­ra di­luir pau­la­ti­na­men­te la ani­mo­si­dad ofi­cial a ha­cia los ca­tó­li­cos y desem­bo­có en la vo­ta­ción de la Ley de Ayu­da Ca­tó­li­ca: es­ta ley de­ro­gó, en­tre otras dis­po­si­cio­nes, la re­la­ti­va al en­jui­cia­mien­to de sa­cer­do­tes y la ca­de­na per­pe­tua por man­te­ner una es­cue­la ca­tó­li­ca. Asi­mis­mo, los ca­tó­li­cos es­ta­ban fa­cul­ta­dos pa­ra enaje­nar pro­pie­da­des y he­re­dar­las. Has­ta en­ton­ces, el be­ne­fi­cia­rio de la he­ren­cia de un ca­tó­li­co era el pa­rien­te an­gli­cano más pró­xi­mo. Mas to­dos es­tos avan­ces no fue­ron bien re­ci­bi­dos por un sec­tor del es­ta­blish­ment an­gli­cano, una de cu­yas fi­gu­ras, Lord John Gor­don, ele­vó en 1780 una pe­ti­ción pa­ra de­ro­gar la ley. No hi­zo fal­ta más pa­ra que es­ta­lla­sen unos dis­tur­bios que en­san­gren­ta­ron Lon­dres du­ran­te va­rios días.

El pro­nós­ti­co in­me­dia­to era que el am­bien­te ge­ne­ra­do por los dis­tur­bios de Gor­don en­tor­pe­cie­se el lar­go pro­ce­so de eman­ci­pa­ción ca­tó­li­ca. Así fue. Pe­ro, a mo­do de va­so co­mu­ni­can­te es­ta­ba Ir­lan­da, don­de el ma­les­tar era la­ten­te des­de fi­na­les del Si­glo XVIII. La unión de­fi­ni­ti­va con Gran Bre­ta­ña –Reino Uni­do de Gran Pre­gun­ta­do por Al­fa y Ome­ga, el car­de­nal Vin­cent Ni­chols, ar­zo­bis­po de West­mins­ter y pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de In­gla­te­rra y Ga­les, con­si­de­ra que el cen­té­si­mo no­na­gé­si­mo aniver­sa­rio de la eman­ci­pa­ción es una oca­sión pa­ra re­cor­dar la «lu­cha de aque­llos que nos pre­ce­die­ron en la fe pa­ra lo­grar el de­re­cho al vo­to, el de­re­cho a desem­pe­ñar car­gos pú­bli­cos y po­der par­ti­ci­par ple­na­men­te en la vi­da so­cial». «Con ra­zón –pro­si­gue–re­cor­da­mos el pa­pel ju­ga­do por el par­la­men­ta­rio Da­niel O’Con­nell, pe­ro tam­bién des­ta­ca­mos que fue en gran me­di­da una cam­pa­ña ex­tra­par­la­men­ta­ria pro­ta­go­ni­za­da por hom­bres y mu­je­res de a pie que lu­cha­ban pa­ra que su voz fue­ra es­cu­cha­da».

La voz de los ca­tó­li­cos bri­tá­ni­cos se oye hoy con ni­ti­dez, no so­lo en la po­lí­ti­ca, sino tam­bién, co­mo re­cuer­da el car­de­nal, «en los ám­bi­tos me­diá­ti­co, ju­rí­di­co, aca­dé­mi­co y ar­tís­ti­co, por lo que nues­tra fe nos pro­por­cio­na una pers­pec­ti­va de vi­da cu­yos efec­tos prác­ti­cos se per­ci­ben en es­cue­las, hos­pi­ta­les, la­bo­res ca­ri­ta­ti­vas y en la aten­ción a los más po­bres y vul­ne­ra­bles». Con­clu­sión, de ca­ra al fu­tu­ro: «El pre­ce­den­te de la eman­ci­pa­ción nos de­be im­pul­sar a ga­ran­ti­zar a ni­vel in­ter­na­cio­nal que otros, in­de­pen­dien­te­men­te de sus re­li­gio­nes o creen­cias, dis­fru­te de las li­ber­ta­des que no­so­tros te­ne­mos ga­ran­ti­za­das». Bre­ta­ña e Ir­lan­da des­de 1801– no hi­zo sino cal­dear un am­bien­te ya de por sí de­li­ca­do. Un in­ci­den­te ocu­rri­do en 1816 pro­pi­ció un pa­so agi­gan­ta­do ha­cia el pun­to de no re­torno: Da­niel O’Con­nell, un ac­ti­vis­ta y abogado ca­tó­li­co til­dó en pú­bli­co al Ayun­ta­mien­to de Du­blín –bas­tión pro­tes­tan­te por ex­ce­len­cia– de «cor­po­ra­ción mi­se­ra­ble». An­te lo que con­si­de­ra­ban una ofen­sa, los alu­di­dos re­ta­ron a O’Con­nell a due­lo y de­sig­na­ron a uno de sus ma­yo­res ex­per­tos en ese ar­te, John D’Es­te­rre. El com­ba­te se di­ri­mió a fa­vor de O’Conn­nell que, en un alar­de de se­ño­río, com­pen­só eco­nó­mi­ca­men­te a la hi­ja de su ri­val.

La vic­to­ria, sin em­bar­go, le pro­yec­tó a una fa­ma que su­po in­te­li­gen­te­men­te apro­ve­char crean­do la Aso­cia­ción Ca­tó­li­ca, con­si­de­ra­da co­mo una en­ti­dad pre­cur­so­ra de las lu­chas cí­vi­cas mo­der­nas gra­cias a la efi­caz mo­vi­li­za­ción, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de mí­ti­nes ma­si­vos y de pe­ti­cio­nes, de lo que se em­pe­za­ba a lla­mar opi­nión pú­bli­ca. La pre­sión ejer­ci­da por O’Con­nell y los su­yos lo­gró que la cau­sa de la eman­ci­pa­ción se con­vir­tie­ra en un asun­to cen­tral de la agen­da po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca. Fal­ta­ba el acon­te­ci­mien­to que su­pu­sie­ra la cuen­ta atrás de­fi­ni­ti­va. Es­te lle­gó por me­dio de una elec­ción le­gis­la­ti­va par­cial en la que es­ta­ba en jue­go un es­ca­ño en la Cá­ma­ra de Co­mu­nes. En con­tra de las le­yes vi­gen­tes, O’Con­nell se pre­sen­tó y ven­ció al mi­nis­tro de Co­mer­cio. Pa­ra to­mar po­se­sión de su es­ca­ño, pre­ci­sa­ba ju­rar el Ac­ta de Su­pre­ma­cía. Ha­cer­lo era con­tra­rio a su con­cien­cia de ca­tó­li­co. Es­ta­ba dis­pues­to a echar un pul­so al Go­bierno, que pre­si­día el du­que de We­lling­ton, y a un Par­ti­do Con­ser­va­dor ro­to en dos por el asun­to, al igual que ocu­rre aho­ra con el bre­xit.

A O’Con­nell no le tem­bló el pul­so. Su ór­da­go funcionó: We­lling­ton y el lí­der con­ser­va­dor, sir Ro­bert Peel, pre­fi­rie­ron ce­der an­tes que en­fren­tar­se a otra re­vuel­ta en Ir­lan­da. Más du­ro fue con­ven­cer al muy re­ti­cen­te Gui­ller­mo IV que san­cio­na­se la Ley de Eman­ci­pa­ción. Ter­mi­nó ha­cién­do­lo el 13 de abril de 1829: ese día to­dos los ca­tó­li­cos del Reino Uni­do de­ja­ron de ser ciu­da­da­nos de se­gun­da ca­te­go­ría. Ya po­dían ejer­cer car­gos pú­bli­cos –con cier­tas ex­cep­cio­nes– y dis­fru­tar de los mis­mos de­re­chos ci­vi­les que el res­to. Ha­bían si­do ne­ce­sa­rios 260 años. Se ha­bía he­cho jus­ti­cia con los san­tos To­más Mo­ro, To­más Bec­kett, Juan Fis­her, de­ce­nas de már­ti­res y mi­llo­nes de ca­tó­li­cos.

Cu­rrier & Ives Da­niel O´Con­nell.

Li­to­gra­fía. Bi­blio­te­ca del Con­gre­so, Was­hing­ton

CNS

El car­de­nal Ni­chols sa­lu­da a unos ni­ños en la ca­te­dral de West­mins­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.