Ni si­quie­ra la llu­via bai­la tan des­cal­za

ABC - Alfa y Omega - - Cultura -

● ●

El chi­co de la úl­ti­ma fi­la es una obra maes­tra, es­cri­ta por el me­jor dra­ma­tur­go es­pa­ñol con­tem­po­rá­neo. Se tra­ta, en jus­ti­cia, de la más po­pu­lar y re­pre­sen­ta­da de Juan Ma­yor­ga, lle­va­da es­plén­di­da­men­te al cine por Fra­nçoi­se Ozon, y, que, ade­más, aca­ba de con­fir­mar­se co­mo una de las jo­yas de la pa­sa­da edi­ción de la Fe­ria del Li­bro de Ma­drid, ca­se­ta de la editorial La Uña Ro­ta, en la úl­ti­ma ver­sión del texto pu­bli­ca­da re­cien­te­men­te jun­to a un en­sa­yo del fi­ló­so­fo Car­los Thie­baut.

El pro­ta­go­nis­ta es Clau­dio, un es­tu­dian­te de 17 años que se sien­ta en la úl­ti­ma fi­la, y no ha­bla, no par­ti­ci­pa, no es pro­ble­má­ti­co, y ape­nas des­ta­ca ni por arri­ba ni por aba­jo. Has­ta que Ger­mán, el pro­fe­sor de Len­gua y Li­te­ra­tu­ra, man­da a la cla­se una re­dac­ción so­bre su fin de se­ma­na y Clau­dio es­cri­be con un ner­vio in­só­li­to. A par­tir de aquí, el alumno em­pie­za a agi­gan­tar­se co­mo crea­dor na­to, re­ve­lán­do­se co­mo al­guien con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial que ob­ser­va, ima­gi­na y es­cri­be la vi­da de otros en un re­la­to por en­tre­gas pa­ra un so­lo y ávi­do lec­tor, Ger­mán. La di­ná­mi­ca de maes­tro y dis­cí­pu­lo lle­ga a in­ver­tir­se y el pro­ce­so crea­ti­vo aca­ba cru­zan­do de­ma­sia­dos lí­mi­tes al in­ter­fe­rir sin pu­dor en la in­ti­mi­dad de otras per­so­nas, por su pro­pia ins­pi­ra­ción y be­ne­fi­cio, en con­cre­to la de la fa­mi­lia de otro alumno, Ra­fa, en cu­ya ca­sa el apren­diz de na­rra­dor se in­fil­tra apro­ve­chan­do las grie­tas su­per­fi­cia­les y tam­bién las más pro­fun­das del ho­gar. Par­tien­do de que Clau­dio pro­ce­de de una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da y Ger­mán es un escritor frus­tra­do, es­te pol­vo­rín emo­cio­nal

aca­ba ge­ne­ran­do un jue­go ca­da vez más in­quie­tan­te, in­clu­so pe­li­gro­so, en los lí­mi­tes de la mo­ra­li­dad, en­tre la vi­da y la li­te­ra­tu­ra.

Mar­ca la pau­ta una de las pri­me­ras en­se­ñan­zas del pro­fe­sor, que ins­ti­ga a re­fle­xio­nar so­bre la gran res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va la es­cri­tu­ra, de la que, a me­nu­do, no so­mos cons­cien­tes: «Es muy fá­cil sa­car a la luz lo peor de cual­quie­ra, pa­ra que la gen­te me­dio­cre, sin­tién­do­se su­pe­rior, se ría de él. Es muy fá­cil aga­rrar a una per­so­na y mi­rar­la por su la­do más ri­dícu­lo. Lo di­fí­cil es mi­rar­la de cer­ca, sin pre­jui­cios, sin con­de­nar­la a prio­ri. En­con­trar sus ra­zo­nes, su he­ri­da, sus pe­que­ñas es­pe­ran­zas, su de­ses­pe­ra­ción». El enig­má­ti­co Clau­dio apren­de es­ta lec­ción re­ga­lán­do­nos el pun­to cul­mi­nan­te de la his­to­ria, de im­pre­sio­nan­te be­lle­za poé­ti­ca y me­ta­fó­ri­ca, el de su pro­pia trans­fi­gu­ra­ción ar­tís­ti­ca y hu­ma­na: cuan­do es ca­paz por pri­me­ra y úni­ca vez de con­tem­plar con amor y com­pa­sión, ha­cien­do su­yo el su­fri­mien­to más pri­va­do de la ma­dre de su com­pa­ñe­ro Ra­fa, has­ta que­rer­la sin con­ce­sio­nes. To­do eso Ma­yor­ga es ca­paz de con­cen­trar­lo ma­gis­tral­men­te en un inol­vi­da­ble ver­so del ado­les­cen­te pa­ra ella: «Ni si­quie­ra la llu­via bai­la tan des­cal­za» (con raí­ces en el so­ber­bio «Na­die, ni si­quie­ra la llu­via, tie­ne las ma­nos tan pe­que­ñas», de E. E. Cum­mings).

Co­mo apunte fi­nal, no ol­vi­de­mos que el pro­pio Ma­yor­ga, de­di­ca­do du­ran­te años él mis­mo a la do­cen­cia, nos de­ja es­te men­sa­je en el li­bro: «Es una obra so­bre la es­cue­la, y en la es­cue­la nos lo es­ta­mos ju­gan­do to­do, co­mo qué sociedad y qué mun­do que­re­mos». Del 20 al 26 de ju­nio de 2019 (Mad.: Ma­drid. In­for­ma­ción: tre­cetv.es; Tel. 91 784 89 30) ● ● ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.