Así re­sis­tió al co­mu­nis­mo

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Jo­sé Ma­ría Ba­lles­ter Es­qui­vias

La tra­yec­to­ria vi­tal del fu­tu­ro Su­ce­sor de Pe­dro trans­cu­rrió al rit­mo de las con­vul­sio­nes de la Po­lo­nia con­tem­po­rá­nea: des­de su na­ci­mien­to en un país que ha­bía re­co­bra­do su in­de­pen­den­cia has­ta la con­so­li­da­ción del co­mu­nis­mo, pa­san­do por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. De to­das y ca­da una de ellas, Ka­rol Wojty­la apren­dió lecciones que le fue­ron úti­les una vez que fue Pa­pa

De ha­ber na­ci­do dos años an­tes, el pri­mer car­né de iden­ti­dad del fu­tu­ro Pa­pa Juan Pablo II no hu­bie­se si­do po­la­co, sino aus­trohún­ga­ro, pues vino al mun­do en la zo­na de Po­lo­nia que has­ta 1918 for­mó par­te del im­pe­rio que se caía a pe­da­zos. Es más, su pa­dre, tam­bién lla­ma­do Ka­rol Wojty­la, era un ofi­cial que ha­bía lu­cha­do a las ór­de­nes de Vie­na. Sin em­bar­go, el des­tino qui­so que pa­ra el 18 de ma­yo de 1920 Po­lo­nia hu­bie­ra re­co­bra­do una uni­dad te­rri­to­rial y po­lí­ti­ca ani­qui­la­da en 1795. Los más de 120 años ba­jo el tri­ple yu­go pru­siano, ru­so y aus­tria­co no ha­bían he­cho me­lla en una iden­ti­dad na­cio­nal ver­te­bra­da por el ca­to­li­cis­mo. Aho­ra se tra­ta­ba de uti­li­zar esa ba­za, en­tre otras, pa­ra edi­fi­car un Es­ta­do con­tem­po­rá­neo. Los go­ber­nan­tes po­la­cos de los años 20 y 30 su­pie­ron re­co­ger ese guan­te, pe­se a que la jo­ven en­ti­dad que re­gían se­guía sien­do ob­je­to de las ape­ten­cias te­rri­to­ria­les de Ale­ma­nia, de mo­do es­pe­cial tras la lle­ga­da al po­der de los na­zis. En es­te am­bien­te po­lí­ti­co y cul­tu­ral trans­cu­rrió la in­fan­cia de Ka­rol Wojty­la. El fa­mi­liar fue aún más trá­gi­co, de­bi­do a la pér­di­da de una her­ma­na y, so­bre to­do, a la de su ma­dre cuan­do te­nía 9 años. Des­de ese día, Ka­rol de­ci­dió que so­lo una mu­jer iba a guiar sus pa­sos: la Vir­gen Ma­ría. To­tus tuus Ma­riae fue su le­ma pon­ti­fi­cio.

Nues­tra Se­ño­ra le orien­tó pro­gre­si­va­men­te ha­cia el sa­cer­do­cio –an­tes se ha­bía ma­tri­cu­la­do en una uni­ver­si­dad ci­vil–, op­ción que eli­gió ha­cia 1942, con Po­lo­nia de nue­vo in­va­di­da y con Ka­rol te­nien­do que tra­ba­jar en una can­te­ra y en la in­dus­tria quí­mi­ca pa­ra ga­nar­se la vi­da. Su for­ma­ción sa­cer­do­tal no ali­vió en ab­so­lu­to su si­tua­ción ma­te­rial,

pues en sus ini­cios se desa­rro­lla­ba en el se­mi­na­rio clan­des­tino que el en­ton­ces ar­zo­bis­po de Cra­co­via, monseñor Adam Sa­pieha, su pri­mer maes­tro, lo­gró es­truc­tu­rar a du­ras pe­nas en la ur­be ocu­pa­da. Allí Ka­rol se dio cuen­ta de que la de­fen­sa de la fe iba a ser un camino sem­bra­do de obs­tácu­los. Por eso agra­de­ció a Dios el po­der com­ple­tar esa for­ma­ción du­ran­te un par de años en la Eu­ro­pa li­bre. No era el ca­so de la Po­lo­nia que se en­con­tró a su vuel­ta, ya ate­na­za­da por un co­mu­nis­mo per­se­gui­dor de la fe.

Em­pe­za­ba la ver­da­de­ra prue­ba de fue­go pa­ra el jo­ven pa­dre Ka­rol, la prue­ba que iba a for­jar su in­de­le­ble per­so­na­li­dad ecle­sial. Pa­ra atra­ve­sar­la, la Vir­gen pu­so en su camino a quien se­ría su se­gun­do maes­tro, el car­de­nal Ste­fan Wyszyns­ki, ar­zo­bis­po de Var­so­via y fi­gu­ra prin­ci­pal de la re­sis­ten­cia es­pi­ri­tual po­la­ca a la hoz y el mar­ti­llo.

Wyszyns­ki ya te­nía ex­pe­rien­cia de la per­se­cu­ción ro­ja des­de el fi­nal de la gue­rra; Wojty­la no tar­da­ría en te­ner­la, no so­lo co­mo pá­rro­co, sino tam­bién en su fa­ce­ta in­te­lec­tual, pues en pa­ra­le­lo a su ac­ti­vi­dad pas­to­ral im­par­tía Teo­lo­gía Mo­ral y Éti­ca So­cial en la Ca­tó­li­ca de Lu­blin, la úni­ca uni­ver­si­dad que es­ca­pó al con­trol or­gá­ni­co co­mu­nis­ta en Eu­ro­pa Orien­tal, pe­ro no a la es­tre­cha vi­gi­lan­cia de su po­li­cía po­lí­ti­ca, con más em­pe­ño si se tra­ta­ba de uno de sus pro­fe­so­res con más pro­yec­ción. Un do­cu­men­tal de re­cien­te apa­ri­ción da cuen­ta del aco­so que pa­de­ció el pa­dre Wojty­la des­de que em­pe­zó a des­pun­tar. Así se­ría has­ta que ca­yó el Mu­ro de Ber­lín.

Po­lo­nia ya em­pe­za­ba a des­ta­car co­mo el país más in­dis­ci­pli­na­do de en­tre los que es­ta­ban del otro la­do del Te­lón de Ace­ro. En 1956 es­ta­lló en Poz­nan la pri­me­ra su­ble­va­ción –de­to­nan­te

in­di­rec­to de la de Bu­da­pest a fi­na­les de ese mis­mo año– con­tra el so­juz­ga­mien­to so­vié­ti­co, en la que los ca­tó­li­cos es­tu­vie­ron en pri­me­ra lí­nea. Pe­ro a fi­na­les de ese año Wyszyns­ki, ha­cien­do ga­la de prag­ma­tis­mo, fir­mó un acuer­do pun­tual con el Go­bierno pa­ra pre­ser­var, en la me­di­da de lo po­si­ble, los de­re­chos de la en­se­ñan­za ca­tó­li­ca. Wojty­la apren­dió al­go que le se­ría útil co­mo ar­zo­bis­po de Cra­co­via y en sus pri­me­ros años de pon­ti­fi­ca­do: el en­fren­ta­mien­to ra­di­cal y le­gí­ti­mo no ha de per­tur­bar la li­ber­tad re­li­gio­sa bá­si­ca de los cre­yen­tes. Por eso nun­ca rom­pió del to­do el hi­lo con las au­to­ri­da­des. No era en ab­so­lu­to una se­ñal de de­bi­li­dad; diez años más tar­de, con mo­ti­vo de la his­tó­ri­ca car­ta de re­con­ci­lia­ción de los epis­co­pa­dos po­la­co y ale­mán, el Go­bierno po­la­co desató una fe­roz cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca con­tra la Igle­sia, acu­sán­do­la de ha­ber­se ple­ga­do an­te Ale­ma­nia oc­ci­den­tal, a quien Var­so­via se­guía con­si­de­ran­do su prin­ci­pal enemi­go. El jo­ven obis­po Wojty­la ha­bía par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en la ela­bo­ra­ción del do­cu­men­to, por lo que el cer­co re­pre­si­vo se es­tre­chó aún más so­bre él. Per­ma­ne­ció im­pa­si­ble; su fe y su mo­ral es­ta­ban he­chas a prue­ba de bom­bas. Pablo VI lo sa­bía: al año si­guien­te, en 1967, le im­pu­so la púr­pu­ra car­de­na­li­cia.

Era otra pe­que­ña vic­to­ria con­tra el ré­gi­men. Bien es cier­to que el nue­vo pur­pu­ra­do no com­par­tía to­dos los as­pec­tos de la Ost­po­li­tik de su an­te­ce­sor, pe­ro no lo es me­nos que su leal­tad fue sin fi­su­ras y que el ré­gi­men no se lo iba a per­do­nar. De ahí la gue­rra to­tal que le fue de­cla­ra­da –es­ta vez con la co­la­bo­ra­ción mos­co­vi­ta– al ser ele­gi­do Pa­pa.

Acep­tó el desafío con la fa­mo­sa pro­cla­ma­ción que hi­zo en Var­so­via el día de Pen­te­cos­tés de 1979, du­ran­te el pri­me­ro de sus sie­te via­jes a su tie­rra na­tal: «¡Des­cien­da tu Es­pí­ri­tu! / ¡Des­cien­da tu Es­pí­ri­tu! / Y re­nue­ve la faz de la tie­rra». A con­ti­nua­ción, aña­dió: «De es­ta tie­rra». El res­to ya es his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.