ABC - Alfa y Omega - - Opi­nión -

El pa­sa­do do­min­go, a me­dio­día, las ga­vio­tas y pa­lo­mas ce­die­ron a re­ga­ña­dien­tes a los fie­les el con­trol de la pla­za de San Pe­dro, ce­rra­da du­ran­te dos me­ses y me­dio por pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus. Al fi­nal del regina coeli, Fran­cis­co fue aco­gi­do con un gran aplau­so al aso­mar­se a la ven­ta­na pa­ra im­par­tir una ben­di­ción sin pa­la­bras mien­tras las cam­pa­nas de la ba­sí­li­ca so­na­ban a vo­leo fes­te­jan­do el re­en­cuen­tro.

La cua­ren­te­na ha si­do tiem­po de do­lor y an­gus­tia, pe­ro tam­bién de re­fle­xión, de vuel­ta a la sen­ci­llez, a lo esen­cial. De un re­torno sa­lu­da­ble a los pri­me­ros tres si­glos de cristianis­mo. Mien­tras los tem­plos es­tu­vie­ron ce­rra­dos y sin cul­to, las Igle­sias do­més­ti­cas –las de los pri­me­ros cris­tia­nos–, aflo­ra­ron a mi­llo­nes en to­dos los con­ti­nen­tes, y mu­chí­si­mos ca­tó­li­cos re­par­tían alimentos a los ne­ce­si­ta­dos, pres­ta­ban ser­vi­cios a en­fer­mos o ayu­da­ban a an­cia­nos en­ce­rra­dos en sus ca­sas.

Las fa­mi­lias han se­gui­do en sus or­de­na­do­res, ta­ble­tas o te­lé­fo­nos mó­vi­les las ce­re­mo­nias de Se­ma­na San­ta del Papa, la Mi­sa do­mi­ni­cal del obis­po e in­clu­so no­ve­nas de los pá­rro­cos. No po­dían co­mul­gar, pe­ro sí po­dían re­zar.

En­tre­tan­to, el pa­rón de la ma­qui­na­ria ad­mi­nis­tra­ti­va va­ti­ca­na re­ve­la­ba su ca­rác­ter se­cun­da­rio. Ca­si na­die la echa­ba en fal­ta. Fran­cis­co re­za­ba más que nun­ca, y los fie­les le acom­pa­ña­ban en di­rec­to, in­clu­so en la Mi­sa de las sie­te de la ma­ña­na.

Du­ran­te dos me­ses y me­dio, las ga­vio­tas que cam­pa­ban a sus an­chas por la pla­za de San Pe­dro evo­ca­ban el pri­mer Va­ti­cano, a ori­llas del mar de Ti­be­ría­des, mu­cho más sen­ci­llo y aten­to al Maes­tro. Era, sim­ple­men­te, la ca­sa de Pe­dro de Bet­sai­da en Ca­far­naúm, que Je­sús uti­li­za­ba co­mo base de ope­ra­cio­nes du­ran­te sus tres años de vi­da pú­bli­ca.

Des­pués, du­ran­te los tres si­glos de ex­tra­or­di­na­ria ex­pan­sión del cristianis­mo en un am­bien­te ma­te­ria­lis­ta y hos­til, el Va­ti­cano era la mo­des­ta ca­sa de Pe­dro y de ca­da uno de sus su­ce­so­res. La hi­per­tro­fia de la anacró­ni­ca es­truc­tu­ra ac­tual, con su jun­gla de 80 or­ga­nis­mos, sal­ta a la vis­ta.

El pa­sa­do 21 de ma­yo, en un vi­go­ro­so men­sa­je a las Obras Mi­sio­na­les Pon­ti­fi­cas, Fran­cis­co ad­ver­tía de que «mu­chos me­ca­nis­mos ecle­siás­ti­cos a to­dos los ni­ve­les pa­re­cen es­tar ab­sor­bi­dos por la ob­se­sión de pro­mo­cio­nar­se a sí mis­mos y sus pro­pias ini­cia­ti­vas, co­mo si ese fue­ra el ob­je­ti­vo y el ho­ri­zon­te de su mi­sión». Al­gu­nos son re­cu­pe­ra­bles. Otros son ra­mas se­cas que hay que po­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.