Nues­tra hui­da a los cie­los

ABC - Alfa y Omega - - Cultura -

Tí­tu­lo:

Cró­ni­cas mar­cia­nas (100 aniver­sa­rio)

Au­tor:

Ray Brad­bury

Edi­to­rial:

Mi­no­tau­ro

Fes­te­ja­mos el cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Ray Brad­bury con es­ta edi­ción conmemorat­iva de lu­jo, nu­me­ra­da, de su gran obra maes­tra, que le con­so­li­dó co­mo uno de los gran­des va­lo­res de las le­tras nor­te­ame­ri­ca­nas. Ocu­rrió que el au­tor es­ta­dou­ni­den­se se vio im­pe­li­do en 1949 a reor­de­nar una se­rie de cuen­tos de cien­cia-fic­ción pa­ra que pu­die­ran ser pu­bli­ca­dos co­mo no­ve­la un año des­pués, y así con­si­guió mar­car­se uno de los hi­tos del gé­ne­ro. De­di­ca­dos a su mu­jer, Mar­gue­ri­te, «con to­do el amor», son 25 re­la­tos que trans­cu­rren en­tre 1999 y 2026 pa­ra na­rrar nues­tra co­lo­ni­za­ción de Mar­te an­te la in­mi­nen­te des­truc­ción de la Tie­rra, des­de las pri­me­ras ex­pe­di­cio­nes más ca­tas­tró­fi­cas de ba­se has­ta la cul­mi­na­ción de to­das las vi­ci­si­tu­des con la au­to­pro­cla­ma­ción de la úl­ti­ma olea­da de te­rrí­co­las exi­lia­dos co­mo los nue­vos mar­cia­nos, que tras san­gre, su­dor y lá­gri­mas (y se­mi­as­fi­xia por el ai­re en­ra­re­ci­do) de un par de ge­ne­ra­cio­nes, nos que­da re­pre­sen­ta­da por una pe­que­ña fa­mi­lia: Ti­mothy, Mi­chael, Ro­bert, pa­pá y ma­má. Mu­chos co­lo­nos lle­gan con la idea de con­ver­tir el se­reno pla­ne­ta en una re­pro­duc­ción de la Tie­rra, que au­gu­ra su peor ver­sión de ver­te­de­ro y con­te­ne­dor de quios­cos de pe­rri­tos ca­lien­tes. Sin em­bar­go, las úl­ti­mas pá­gi­nas apun­tan a la es­pe­ran­za de un re­na­cer de la hu­ma­ni­dad, de es­pal­das a esa Tie­rra au­to­des­trui­da por la guerra nu­clear. Eso sí, don­de pu­do ha­ber épi­ca que­dó uno de los to­nos ele­gía­cos más ex­cel­sos de la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra.

Brad­bury es su­ges­ti­vo y pe­ne­tran­te. Pe­ro, so­bre to­do, es pu­ra ex­qui­si­tez, pro­fun­di­dad y poe­sía (¡qué de­lei­te cuan­do nos sor­pren­de, y de qué ma­ne­ra, con los ver­sos de lord Byron!). Son le­gen­da­rias sus des­crip­cio­nes pai­sa­jís­ti­cas por las que siem­pre le re­cor­da­re­mos, re­crean­do las co­li­nas azu­les del tem­pla­do y apa­ci­ble Mar­te, las me­lli­zas lu­nas blan­cas que suben en la no­che y el pá­li­do de­sier­to. Qué de­cir de la fas­ci­na­ción que sus­ci­tan sus pri­me­ros mar­cia­nos que nos de­jan su im­pron­ta de cria­tu­ras mís­ti­cas, te­lé­pa­tas, de eté­rea be­lle­za: tez cla­ra, un po­co par­da, ojos ras­ga­dos y ama­ri­llos, vo­ces suaves y mu­si­ca­les. Y lo más im­pac­tan­te: tam­bién mi­ran al cie­lo in­men­so de Mar­te «co­mo si en cual­quier mo­men­to pu­die­ra re­ple­gar­se so­bre sí mis­mo, con­traer­se, y arro­jar so­bre la are­na un res­plan­de­cien­te mi­la­gro». Por­que lo que Brad­bury pro­po­ne con es­ta hui­da ha­cia ade­lan­te es to­do me­nos es­ca­pis­mo. Nos lan­za a Mar­te pa­ra mi­rar­nos a no­so­tros mis­mos des­de la le­ja­nía y que sin­ta­mos ex­tra­ña­mien­to, so­le­dad y ho­rror an­te aque­llo en lo que nos con­ver­ti­mos cuan­do em­pu­ña­mos un ar­ma de fue­go. Tam­bién nos cuen­ta que po­de­mos es­ca­par de un pla­ne­ta, pe­ro nun­ca de no­so­tros mis­mos. Lo mues­tra con pe­li­gro­sas alu­ci­na­cio­nes, pro­yec­cio­nes de los pro­pios mie­dos que ge­ne­ran vio­len­cia, ha­cia el otro, el di­fe­ren­te y lo des­co­no­ci­do. Ahí con­tem­pla­mos la fan­tas­ma­go­ría más abru­ma­do­ra de Brad­bury, her­ma­na­da ín­ti­ma­men­te con el dra­ma de So­la­ris de Sta­nis­law Lem, en la mis­ma lí­nea en que tam­bién nos re­ve­la nues­tros más pre­cio­sos an­he­los de eter­ni­dad, re­pre­sen­ta­dos me­dian­te el re­en­cuen­tro con los se­res que­ri­dos fa­lle­ci­dos en los pa­sa­jes más con­mo­ve­do­res de es­te clá­si­co fun­da­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.