Así ayu­da la Igle­sia a los me­no­res más vul­ne­ra­bles

▼ A tra­vés de nu­me­ro­sos cen­tros y pro­yec­tos, ga­ran­ti­za los de­re­chos y el bie­nes­tar de los ni­ños, es­pe­cial­men­te los más vul­ne­ra­bles

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Fran Ote­ro

Mien­tras avan­za la tra­mi­ta­ción de la Ley de Pro­tec­ción a la In­fan­cia y a la Ado­les­cen­cia fren­te a la Vio­len­cia, la Igle­sia man­tie­ne nu­me­ro­sos pro­yec­tos a fa­vor de los me­no­res.

Pa­ra en­con­trar la preo­cu­pa­ción de la Igle­sia por los ni­ños bas­ta acer­car­se al Evan­ge­lio y es­cu­char a Je­sús. Di­ce, por ejem­plo: «El que aco­ge a un ni­ño co­mo es­te en mi nom­bre, me aco­ge a mí». In­clu­so los po­ne co­mo ejem­plo pa­ra en­trar en el Reino de los cie­los y otor­ga una dig­ni­dad, que en aque­lla épo­ca les era ne­ga­da, al de­cir: «De­jad que los ni­ños se acer­quen a mí». Es­tas pa­la­bras se po­nen hoy de ma­ni­fies­to en las nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas ecle­sia­les que en nues­tro país ve­lan por los me­no­res –ni­ños y ado­les­cen­tes–, por su for­ma­ción y su desa­rro­llo in­te­gral, y es­pe­cial­men­te, por los más vul­ne­ra­bles.

Se­gún la úl­ti­ma Me­mo­ria de Ac­ti­vi­da­des de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, la Igle­sia atien­de di­rec­ta­men­te en Es­pa­ña a 64.490 me­no­res en 421 cen­tros de tu­te­la de la in­fan­cia y ado­les­cen­cia. Lo ha­ce a tra­vés de ho­ga­res de aco­gi­da o re­si­den­cias; pro­yec­tos de apo­yo edu­ca­ti­vo y re­fuer­zo es­co­lar; cen­tros de for­ma­ción pa­ra jó­ve­nes, in­ser­ción la­bo­ral y ca­pa­ci­ta­ción; pro­yec­tos de re­in­cor­po­ra­ción fa­mi­liar, y ac­ti­vi­da­des de ocio, tiem­po li­bre y de­por­te, en­tre otros.

Res­ca­ta­dos del aban­dono es­co­lar

Uno de los ob­je­ti­vos de la Fun­da­ción Don Bos­co, una obra so­cial de los sa­le­sia­nos pre­sen­te en An­da­lu­cía, Ex­tre­ma­du­ra y Ca­na­rias, es re­ver­tir el aban­dono es­co­lar tem­prano de ado­les­cen­tes y jó­ve­nes, chi­cos y chi­cas en si­tua­ción vul­ne­ra­ble y con di­ver­sas pro­ble­má­ti­cas. Lo ha­cen a tra­vés de dos pro­gra­mas: la Es­cue­la Pre­la­bo­ral, que atien­de a jó­ve­nes a par­tir de 16 años, y un Au­la de In­clu­sión y Desa­rro­llo, di­ri­gi­da a chi­cos en edad de es­co­la­ri­za­ción obli­ga­to­ria.

«La Es­cue­la Pre­la­bo­ral es lo más pa­re­ci­do a lo que ha­cía Don Bos­co, que re­co­gía a chi­cos de la ca­lle o de las pri­sio­nes y, ade­más de un am­bien­te de con­fian­za, les ofre­cía el apren­di­za­je de un ofi­cio, de mo­do que pu­die­ran con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos pro­duc­ti­vos y sa­tis­fe­chos. Es lo que bus­ca­mos no­so­tros», ex­pli­ca Ra­fael Se­gu­ra, edu­ca­dor so­cial y téc­ni­co del Área de Di­se­ño y Desa­rro­llo de Pro­yec­tos de la fun­da­ción.

Pe­ro lo que ofre­ce la Es­cue­la Pre­la­bo­ral no se que­da en com­pe­ten­cias téc­ni­cas –pe­lu­que­ría, elec­tri­ci­dad, in­for­má­ti­ca...–, sino que al­can­za las so­cio­emo­cio­na­les. No hay que ol­vi­dar que las per­so­nas que lle­gan a es­tos re­cur­sos lle­van una mo­chi­la car­ga­da de su­fri­mien­to por­que vie­nen de pro­ce­sos mi­gra­to­rios, de cen­tros de pro­tec­ción, vi­ven en ba­rrios mar­gi­na­les y en con­di­cio­nes de po­bre­za, y han su­fri­do vio­len­cia. «Su par­ti­cu­la­ri­dad es la deses­truc­tu­ra­ción: so­cial, fa­mi­liar, es­co­lar... Que­re­mos que vi­van otras ex­pe­rien­cias ba­sa­das en el amor», aña­de Se­gu­ra.

El Au­la de In­clu­sión es otra ex­pe­rien­cia que atien­de a chi­cos que, o bien han aban­do­na­do los es­tu­dios, o fal­tan mu­cho a cla­se. Aco­gen a alum­nos cu­yos cen­tros ya no sa­ben qué ha­cer con ellos. Es­te mo­de­lo so­lo es­tá pre­sen­te en el co­le­gio San Fran­cis­co de Sa­les de Cór­do­ba. En él aterrizan los «los chi­cos más da­ña­dos por el re­cha­zo y el fra­ca­so, chi­cos que es­tán en pro­ce­so de gue­rra, que no se sien­ten com­pren­di­dos». Una si­tua­ción que se re­vier­te: allí son es­cu­cha­dos, apren­den a ges­tio­nar sus emo­cio­nes y ad­quie­ren cua­li­da­des re­si­lien­tes.

El mo­de­lo da re­sul­ta­do pues, se­gún ex­pli­ca Ra­fael Se­gu­ra, ni­ños que lle­ga­ron con da­ños bru­ta­les, que lle­va­ban des­de los 12 años sin pi­sar un au­la, aho­ra no so­lo tie­nen el gra­dua­do, sino que se es­tán plan­tean­do ir a la uni­ver­si­dad. «Ves có­mo pa­san de no ir a cla­se a es­tar aquí a las 7:30 ho­ras y abrir la fun­da­ción», apun­ta.

Ju­lián [nom­bre fic­ti­cio] es uno de esos chi­cos. Lle­gó con 14 años al pro­yec­to con un tras­torno con dé­fi­cit de aten­ción que no aten­dían en su an­te­rior cen­tro, y con una si­tua­ción de vio­len­cia de gé­ne­ro en ca­sa; su pa­dre les pe­ga­ba a él y a su ma­dre. En­tró a for­mar par­te del au­la y, tras una cri­sis fuer­te –se vio con su pa­dre y re­vi­vió la vio­len­cia su­fri­da–, aca­bó en un cen­tro de me­no­res. Pe­ro al sa­lir, re­gre­só. —¿Vol­vió?

—Fue lo pri­me­ro que hi­zo. Nos di­jo que que­ría re­cu­pe­rar lo que te­nía y aho­ra si­gue en un iti­ne­ra­rio for­ma­ti­vo y se es­tá plan­tean­do ob­te­ner el gra­dua­do.

Re­fuer­zo edu­ca­ti­vo y aten­ción in­te­gral

El tra­ba­jo de Cá­ri­tas con la in­fan­cia y la ju­ven­tud es vi­tal pa­ra mu­chas fa­mi­lias. A tra­vés de su red ca­pi­lar atien­de a mi­les de ni­ños con pro­gra­mas de apo­yo y se­gui­mien­to es­co­lar, de tiem­po li­bre... Es lo que ha­cen en Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de Ávi­la: ofre­cen re­fuer­zo edu­ca­ti­vo y ocio a ni­ños des­de 2º de Pri­ma­ria has­ta los 16 años, y un acom­pa­ña­mien­to en la edad adul­ta a los jó­ve­nes, a los que se en­gan­cha a tra­vés del vo­lun­ta­ria­do.

Si hay al­go que de­fi­ne es­te pro­gra­ma en Ávi­la, se­gún ex­pli­ca el coor­di­na­dor de In­fan­cia, Ju­ven­tud y Fa­mi­lia, Quin­tín Gar­cía, es la par­ti­ci­pa­ción. Allí no hay be­ne­fi­cia­rios, sino par­ti­ci­pan­tes, que son los ni­ños y sus fa­mi­lias. «To­das las per­so­nas son agen­tes di­rec­tos. Los ni­ños son los que po­nen las nor­mas del lo­cal y de­ci­den a qué quie­ren ju­gar. Tam­bién los es­cu­cha­mos cuan­do pen­sa­mos las ac­ti­vi­da­des del cur­so. Así, el pro­gra­ma na­ce de las ne­ce­si­da­des y pe­ti­cio­nes de to­dos,

y to­dos so­mos res­pon­sa­bles», aña­de. De he­cho, han cons­ti­tui­do una co­mi­sión de par­ti­ci­pa­ción, don­de es­tán re­pre­sen­ta­dos los ni­ños por eda­des, y es don­de se de­ci­de to­do lo que se va a ha­cer . Ade­más, fun­cio­na co­mo ór­gano de trans­pa­ren­cia pues in­for­ma, por ejem­plo, de las sub­ven­cio­nes que se re­ci­ben.

Una im­pli­ca­ción que se ex­tien­de a los pa­dres, con los que se pro­gra­man dis­tin­tos en­cuen­tros so­bre te­mas que a ellos les in­tere­san. «El tra­ba­jo con la in­fan­cia tie­ne que ser un tra­ba­jo con la fa­mi­lia», aña­de.

To­da es­ta la­bor es la que ha per­mi­ti­do a Cá­ri­tas, por ejem­plo, res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de es­tas fa­mi­lias y ni­ños en me­dio de la pan­de­mia. «Nos han lla­ma­do co­le­gios por­que no con­se­guían ha­blar con los alum­nos y no sa­bían si te­nían or­de­na­do­res.Y he­mos si­do no­so­tros los que he­mos he­cho el apo­yo es­co­lar», ex­pli­ca. In­clu­so han pres­ta­do equi­pos in­for­má­ti­cos a al­gu­nas fa­mi­lias pa­ra que pu­die­ran con­ti­nuar con el cur­so.

La reali­dad es si­mi­lar en el pro­gra­ma Ta­lle­res In­fan­ti­les de Cá­ri­tas To­le­do, que atien­de a 109 ni­ños. Ni­ños en si­tua­ción de ex­clu­sión so­cial por in­fra­vi­vien­da, por­que es­tán des­aten­di­dos o vi­ven si­tua­cio­nes de vio­len­cia.

Lle­gan de­ri­va­dos de los co­le­gios cer­ca­nos –es­tán en con­tac­to con los orien­ta­do­res– y les ofre­cen to­das las tar­des, ade­más de la me­rien­da, un tiem­po de ta­reas y re­fuer­zo es­co­lar y otro pa­ra ac­ti­vi­da­des de va­lo­res y evan­ge­li­za­ción. Los ni­ños que per­ma­ne­cen du­ran­te to­do el cur­so con­si­guen muy bue­nos re­sul­ta­dos, ex­pli­ca Ali­cia Me­di­na, coor­di­na­do­ra del Área de Fa­mi­lia de Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na de To­le­do.

Pe­ro el im­pac­to de los Ta­lle­res In­fan­ti­les va más allá de las ac­ti­vi­da­des con­cre­tas, pues a tra­vés del con­tac­to con las fa­mi­lias se de­tec­tan otras pro­ble­má­ti­cas. Me­di­na cuen­ta un ca­so re­cien­te, du­ran­te el con­fi­na­mien­to: «A tra­vés de las vi­deo­lla­ma­das, de­tec­ta­mos una si­tua­ción de vio­len­cia del pa­dre ha­cia la ma­dre y el hi­jo. Con­se­gui­mos que el pa­dre ya no es­té con ellos. Lue­go nos di­mos cuen­ta de que en la ca­sa ha­bía una pla­ga de cu­ca­ra­chas. Es­te pro­gra­ma es tam­bién una ma­ne­ra de de­tec­tar si­tua­cio­nes muy com­pli­ca­das».

Un ho­gar pa­ra los más vul­ne­ra­bles

La Fun­da­ción Ami­gó ges­tio­na so­lo en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na diez cen­tros re­si­den­cia­les de pro­tec­ción –ho­ga­res y re­si­den­cias– en los que atien­de a 144 me­no­res. Uno de los cen­tros re­ci­be a me­no­res de en­tre 0 y 6 años, mien­tras que el res­to lo ha­ce con los que tie­nen eda­des com­pren­di­das en­tre los 7 y los 17 años.

Se tra­ta de ni­ños en si­tua­ción de des­am­pa­ro, bien por­que los pa­dres no se pue­den ha­cer car­go, bien por­que exis­te mal­tra­to fí­si­co o psi­co­ló­gi­co, ne­gli­gen­cia o aban­dono, ex­pli­ca Mar­ce­lo Vie­ra, coor­di­na­dor pe­da­gó­gi­co del Pro­gra­ma de Pro­tec­ción a la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia de la Fun­da­ción Ami­gó en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

Con los ni­ños de has­ta 6 años tra­ba­jan fun­da­men­tal­men­te la es­ti­mu­la­ción tem­pra­na con jue­gos sen­so­ria­les orien­ta­dos al desa­rro­llo cog­ni­ti­vo, así co­mo el ape­go emo­cio­nal se­gu­ro. Del mis­mo mo­do, se bus­ca, una vez cum­plen 3 años, que pue­dan en­trar en un cen­tro edu­ca­ti­vo or­di­na­rio y así es­tén en un am­bien­te lo más nor­ma­li­za­do po­si­ble, y se tra­ba­ja tam­bién en la po­si­bi­li­dad del re­torno fa­mi­liar o de una fa­mi­lia de aco­gi­da.

Con los ma­yo­res, de has­ta 17 años, tam­bién se ha­ce una in­ter­ven­ción in­di­vi­dua­li­za­da, que se com­ple­men­ta con ta­lle­res gru­pa­les. «Tra­ba­ja­mos des­de la pe­da­go­gía ami­go­nia­na. Nues­tro en­fo­que es muy cer­cano al ni­ño, op­ti­mis­ta, con ob­je­ti­vos muy mar­ca­dos y con un edu­ca­dor de re­fe­ren­cia que, ade­más de tra­ba­jar con él, ha­bla con la fa­mi­lia y con los agen­tes edu­ca­ti­vos con los que el ni­ño ten­ga con­tac­to», aña­de Vie­ra.

Den­tro de es­ta eta­pa, la ado­les­cen­cia sue­le ser un mo­men­to crí­ti­co, pues, a los pro­ble­mas que arras­tran se aña­den fac­to­res de ries­go co­mo el con­su­mo de sus­tan­cias tó­xi­cas, las adic­cio­nes o la vio­len­cia fi­lo­pa­ren­tal.

Pe­ro, a pe­sar de to­do, hay ca­sos que lle­gan a buen puer­to. Co­mo el de un me­nor no acom­pa­ña­do, ya adul­to, que pa­só por uno de sus re­cur­sos re­si­den­cia­les y que hoy se en­car­ga del man­te­ni­mien­to de los cen­tros de la fun­da­ción. Una per­so­na que, ade­más, se ha con­ver­ti­do en mo­de­lo de re­fe­ren­cia.

64.490 me­no­res aten­di­dos 421 cen­tros de me­no­res y otros cen­tros de tu­te­la de la in­fan­cia

Fun­da­ción Don Bos­co

Una de las es­cue­las pre­la­bo­ra­les de la Fun­da­ción Don Bos­co

Fun­da­ción Ami­gó

Jó­ve­nes aco­gi­dos por la Fun­da­ción Ami­gó

Cá­ri­tas Ávi­la

Ta­ller en Cá­ri­tas Ávi­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.