Cua­tro dé­ca­das de coo­pe­ra­ción

En Es­pa­ña se pue­de vi­vir li­bre­men­te el pro­pio cre­do, al­go que, la­men­ta­ble­men­te, no ocu­rre en otros lu­ga­res del mun­do. No des­an­de­mos lo an­da­do

ABC - Alfa y Omega - - Editoriale­s -

La Cons­ti­tu­ción de 1978 re­co­ge «la li­ber­tad ideo­ló­gi­ca, re­li­gio­sa y de cul­to de los in­di­vi­duos y las co­mu­ni­da­des» sin más lí­mi­te que «el man­te­ni­mien­to del or­den pú­bli­co», al tiem­po que fi­ja que «nin­gu­na confesión ten­drá ca­rác­ter es­ta­tal» y que los po­de­res pú­bli­cos man­ten­drán «re­la­cio­nes de coo­pe­ra­ción con la Igle­sia ca­tó­li­ca y las de­más con­fe­sio­nes». Es­pa­ña se cons­ti­tu­ye así en un Es­ta­do acon­fe­sio­nal en el que el he­cho re­li­gio­so no que­da re­du­ci­do a la es­fe­ra pri­va­da, sino que se pro­te­ge tam­bién en sus di­men­sio­nes pú­bli­ca y co­lec­ti­va.

A fin de desa­rro­llar el mar­co de es­ta lai­ci­dad po­si­ti­va –usan­do una ex­pre­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal– y las re­la­cio­nes de coo­pe­ra­ción con las dis­tin­tas re­li­gio­nes, el 5 de julio de 1980 se pro­mul­gó la Ley Or­gá­ni­ca de Li­ber­tad Re­li­gio­sa. Co­mo re­cuer­da en Alfa y Omega Eu­ge­nio Na­sa­rre, en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral de Asun­tos Re­li­gio­sos, «la vo­lun­tad no fue otra que ser­vir a la con­cor­dia re­li­gio­sa y ci­vil de los es­pa­ño­les» y po­lí­ti­cos de to­dos los co­lo­res «con­flu­ye­ron en es­te no­ble pro­pó­si­to».

Tras la apro­ba­ción del tex­to, a los Acuer­dos fir­ma­dos en­tre Es­pa­ña y el Va­ti­cano en 1979 se su­ma­ron los acuer­dos con las con­fe­sio­nes de «no­to­rio arrai­go en Es­pa­ña» –evan­gé­li­cos, ju­díos y mu­sul­ma­nes– de 1992 y el re­co­no­ci­mien­to le­gal de otras en­ti­da­des re­li­gio­sas pre­via ins­crip­ción en el re­gis­tro. Gra­cias a ello, en Es­pa­ña se ha po­di­do y se pue­de vi­vir li­bre­men­te el pro­pio cre­do, al­go que, la­men­ta­ble­men­te, no ocu­rre en otros lu­ga­res del mun­do.

En es­tos me­ses de pan­de­mia ha sa­li­do a re­lu­cir de nue­vo la im­por­tan­cia de que la Ad­mi­nis­tra­ción man­ten­ga re­la­cio­nes de coo­pe­ra­ción con las dis­tin­tas re­li­gio­nes y no re­le­gue la fe al ám­bi­to pri­va­do. Más allá de la ne­ce­sa­ria co­la­bo­ra­ción en la­bo­res ca­ri­ta­ti­vas, en lí­nea con la que se da con otras or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, son mu­chos los que han te­ni­do asis­ten­cia re­li­gio­sa en mo­men­tos du­ros en el hos­pi­tal, mu­chos los que han re­ci­bi­do dig­na se­pul­tu­ra con­for­me a sus creen­cias y mu­chos los que aho­ra des­pi­den a sus se­res que­ri­dos con funerales pú­bli­cos… Se­ría bueno que al­gu­nos se pa­ra­ran a pen­sar en ello an­tes de re­cla­mar que se des­an­de lo an­da­do en es­tas cua­tro dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.