Ca­te­que­sis pa­ra un pla­ne­ta ca­da vez más di­gi­tal

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Vic­to­ria Isa­bel Car­diel Cha­pa­rro Ro­ma

Han pa­sa­do 23 años des­de el úl­ti­mo Di­rec­to­rio pa­ra la Ca­te­que­sis. ¿En qué con­tex­to na­ce es­te do­cu­men­to?

El Di­rec­to­rio pa­ra la Ca­te­que­sis es un do­cu­men­to de la San­ta Se­de con­fia­do a to­da la Igle­sia. Ha re­que­ri­do mu­cho tiem­po y es­fuer­zo, y lle­ga tras una am­plia con­sul­ta in­ter­na­cio­nal. Hoy pre­do­mi­na una cul­tu­ra di­gi­tal que lo glo­ba­li­za to­do. An­tes la cul­tu­ra se cir­cuns­cri­bía al con­tex­to re­gio­nal; es­ta­ba li­mi­ta­da geo­grá­fi­ca­men­te. Pe­ro la lle­ga­da de in­ter­net lo cam­bia to­do y nos po­ne fren­te a un de­sa­fío de co­mu­ni­ca­ción y de for­ma­ción de los cre­yen­tes que es, an­te to­do, glo­bal. Es­pa­cio y tiem­po son dos ca­te­go­rías que tam­bién han cam­bia­do. En la cul­tu­ra di­gi­tal, 20 años son com­pa­ra­bles al me­nos a me­dio si­glo. El len­gua­je, las re­la­cio­nes, to­do ha cam­bia­do con mu­cha ve­lo­ci­dad, lo que po­ne en el ho­ri­zon­te de la Igle­sia y la edu­ca­ción ca­tó­li­ca un nue­vo mo­de­lo de co­mu­ni­ca­ción y de for­ma­ción. Ade­más, hay otra ra­zón teo­ló­gi­ca que ha­cía ne­ce­sa­ria la pu­bli­ca­ción de es­te do­cu­men­to. En la Igle­sia te­ne­mos una men­ta­li­dad si­no­dal que ha si­do im­pul­sa­da por el Pa­pa Fran­cis­co. Ha ha­bi­do sí­no­dos so­bre la Eu­ca­ris­tía, so­bre la fa­mi­lia, so­bre la nue­va evan­ge­li­za­ción, so­bre los jó­ve­nes… que se in­te­gran en el ma­gis­te­rio de la Igle­sia y que han si­do re­co­gi­dos en es­te do­cu­men­to.

¿Cuá­les son los as­pec­tos más no­ve­do­sos de es­te tex­to?

La pri­me­ra no­ve­dad es que es muy sis­te­má­ti­co. Des­de un pun­to de vis­ta teo­ló­gi­co, se in­ci­de en el víncu­lo en­tre la ta­rea de evan­ge­li­za­ción de la Igle­sia y la ca­te­que­sis. No son dos reali­da­des di­fe­ren­tes, sino un úni­co ob­je­ti­vo con eta­pas di­fe­ren­tes. Res­pec­to al an­te­rior do­cu­men­to de 1997 se am­plían las fuen­tes de ins­pi­ra­ción de la ca­te­que­sis y se to­ma en cuen­ta el tes­ti­mo­nio de los san­tos, la cul­tu­ra cris­tia­na o la be­lle­za del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co. Ade­más, hay un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do so­lo a los ca­te­quis­tas y a su for­ma­ción, por­que su ta­rea es fun­da­men­tal en la Igle­sia. Otra no­ve­dad im­por­tan­te es que la ta­rea de la evan­ge­li­za­ción se de­be in­ser­tar en la vi­da co­ti­dia­na. Más que un ins­tru­men­to teó­ri­co, la ca­te­que­sis es una he­rra­mien­ta exis­ten­cial. Por eso hay que ha­cer ca­te­que­sis pa­ra los ni­ños, pa­ra los jó­ve­nes, pa­ra los adul­tos, pa­ra los an­cia­nos, pe­ro tam­bién pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, pa­ra los in­mi­gran­tes, pa­ra los que es­tán en la cár­cel o pa­ra los po­bres y los que vi­ven en si­tua­cio­nes de ex­clu­sión.

¿Có­mo tie­ne que cam­biar la ca­te­que­sis a par­tir de aho­ra?

Hay que li­be­rar a la ca­te­que­sis de cier­tos la­zos que le im­pi­den ser efi­caz. No se tra­ta úni­ca­men­te de ha­cer un cam­bio de es­tra­te­gia o de ela­bo­rar dis­cur­sos más atrac­ti­vos, sino de re­no­var el con­cep­to de la ca­te­que­sis. Lo pri­me­ro es sa­cu­dir­se del es­que­ma de la es­cue­la, se­gún el cual el ca­te­quis­ta sus­ti­tu­ye al maes­tro, el au­la de la es­cue­la se sus­ti­tu­ye por la del ca­te­cis­mo, el ca­len­da­rio es­co­lar es idén­ti­co al de la ca­te­que­sis... Des­pués, hay que de­jar atrás la men­ta­li­dad de que la ca­te­que­sis se ha­ce pa­ra re­ci­bir un sa­cra­men­to. Es­to crea va­cíos vi­ta­les, y la ca­te­que­sis no se de­be­ría aban­do­nar en nin­gu­na eta­pa. El ter­ce­ro es la ins­tru­men­ta­li­za­ción del sa­cra­men­to por par­te de la pas­to­ral. En la vi­da cris­tia­na, el sa­cra­men­to tie­ne un sig­ni­fi­ca­do en sí mis­mo y la ca­te­que­sis tam­bién. Asi­mis­mo, los pa­dres de­ben su­pe­rar la men­ta­li­dad tan co­mún de de­le­gar a otros la ta­rea de evan­ge­li­za­ción. Ellos son los pri­me­ros ca­te­quis­tas de sus hi­jos. Tam­bién se de­be re­for­zar la fi­gu­ra del pa­drino y la ma­dri­na del Bau­tis­mo con cur­sos de ca­te­que­sis.

¿Cuá­les di­ría que son los prin­ci­pa­les desafíos que afron­ta hoy el men­sa­je del Evan­ge­lio?

Hay que te­ner en cuen­ta que en el con­tex­to de las gran­des ciu­da­des no se pue­de evan­ge­li­zar con no­cio­nes de la cul­tu­ra ru­ral. Ade­más, vi­vi­mos en una so­cie­dad con una fuer­te men­ta­li­dad cien­ti­fi­cis­ta que so­lo bus­ca res­pues­tas en la cien­cia. La ca­te­que­sis de­be ha­blar de las cues­tio­nes cien­tí­fi­cas por­que la fe y la cien­cia son com­ple­men­ta­rias, no enemi­gas. Por eso no se pue­den de­jar de la­do las cues­tio­nes de bioé­ti­ca, la eco­lo­gía o los pro­ble­mas de la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca. Asi­mis­mo, de­be in­cluir as­pec­tos de la vi­da so­cial co­mo la fal­ta de tra­ba­jo o los pro­ble­mas reales que en­fren­tan las fa­mi­lias.

De he­cho, en el do­cu­men­to se ha­bla con­cre­ta­men­te de si­tua­cio­nes irre­gu­la­res, fa­mi­lias he­te­ro­gé­neas... ¿Có­mo pue­de ayu­dar la ca­te­que­sis a es­tas reali­da­des?

El do­cu­men­to pi­de pa­ra las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas un acer­ca­mien­to a es­tas reali­da­des, de ma­ne­ra que se pue­da dis­cer­nir la com­ple­ji­dad de las si­tua­cio­nes, sin caer en for­mas de idea­li­za­ción o pe­si­mis­mo. El dis­cer­ni­mien­to nos obli­ga a com­pren­der de una ma­ne­ra nue­va lo que su­ce­de en el con­tex­to so­cial hoy en día. La fe tam­bién es la ca­pa­ci­dad de com­pren­der a los de­más a la luz de la mi­se­ri­cor­dia. Tu­vi­mos un Sí­no­do so­bre la fa­mi­lia y sus re­sul­ta­dos han si­do pri­vi­le­gia­dos pa­ra es­te nue­vo Di­rec­to­rio pa­ra la Ca­te­que­sis. En es­te sen­ti­do, no po­de­mos ol­vi­dar la si­tua­ción de ni­ños y jó­ve­nes que se en­cuen­tran en si­tua­cio­nes de fra­gi­li­dad por­que sus fa­mi­lias han vi­vi­do un amor he­ri­do y no se en­cua­dran en lo que lla­ma­mos fa­mi­lia tra­di­cio­nal. La Igle­sia quie­re acom­pa­ñar­los y de­vol­ver­les la con­fian­za y la es­pe­ran­za.

Tam­bién se re­ve­la otra cir­cuns­tan­cia: el dis­tan­cia­mien­to o la in­di­fe­ren­cia de los jó­ve­nes ha­cia el men­sa­je de la Igle­sia. ¿Cuá­les cree us­ted que son las cau­sas de ese des­arrai­go?

Es­to no es so­lo una cues­tión ac­tual. De al­gu­na ma­ne­ra, per­te­ne­ce a la psi­co­lo­gía de to­dos los jó­ve­nes de to­das las épo­cas. Por eso nos he­mos com­pro­me­ti­do con una for­ma­ción in­te­gral pa­ra la ca­te­que­sis de los jó­ve­nes. Es­ta­mos obli­ga­dos a bus­car con­te­ni­dos nue­vos pa­ra pro­vo­car su cu­rio­si­dad. Hay que en­trar de lleno en la cul­tu­ra de los jó­ve­nes y asu­mir su len­gua­je. Cla­ro que tam­bién hay que te­ner cui­da­do, por ejem­plo, con la ex­pli­ca­ción de la lla­ma­da de Je­sús a ser sus dis­cí­pu­los. Es­te es un tér­mino que ne­ce­si­ta ser ex­pli­ca­do pa­ra no con­fun­dir­lo con el len­gua­je de las di­ná­mi­cas tí­pi­cas de las re­des, co­mo el de los inf luen­cers. La ta­rea más im­por­tan­te de la ca­te­que­sis es pro­po­ner a Je­sús no co­mo una teo­ría, sino co­mo una per­so­na, un ca­mino que da sen­ti­do a la vi­da.

Va­ti­can Me­dia

El ar­zo­bis­po Rino Fi­si­che­lla du­ran­te la pre­sen­ta­ción del Di­rec­to­rio pa­ra la Ca­te­que­sis, el pa­sa­do 25 de ju­nio en el Va­ti­cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.