Eri­trea prio­ri­za aca­bar con la la­bor so­cial de la Igle­sia

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Belén Man­ri­que (Adís Abe­ba) / Ma­ría Mar­tí­nez

La paz con Etio­pía y el fin de las san­cio­nes de la ONU en 2018 no han me­jo­ra­do la si­tua­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en Eri­trea. El ré­gi­men de par­ti­do úni­co, «co­mu­nis­ta y an­ti­rre­li­gio­so, bus­ca en­tor­pe­cer el ejer­ci­cio de la fe», ex­pli­ca un lai­co con­sa­gra­do que tu­vo que huir

En Eri­trea, alu­dir en el fu­ne­ral de un fe­li­grés a su com­pro­mi­so po­lí­ti­co pue­de lle­var al sa­cer­do­te a aca­bar en una lis­ta de sos­pe­cho­sos de di­si­den­cia. Así le ocu­rrió a un re­li­gio­so que pi­de per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to. «Los fun­cio­na­rios y los fie­les in­for­man al Go­bierno si es­cu­chan re­fe­ren­cias po­lí­ti­cas o crí­ti­cas en las ho­mi­lías», cuen­ta a Alfa y Omega. En 2018 or­ga­ni­zó una pe­re­gri­na­ción a una pa­rro­quia de Etio­pía co­mo «ac­to de her­ma­na­mien­to» des­pués de que am­bos paí­ses fir­ma­ran la paz. Su­po que que­rían me­ter­le en la cár­cel por ello, y hu­yó de­fi­ni­ti­va­men­te al país ve­cino.

Eri­trea es el sex­to país en el ran­king de per­se­cu­ción re­li­gio­sa de la or­ga­ni­za­ción Open Doors, y tie­ne uno de los peo­res da­tos de res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos del mun­do. Des­de su in­de­pen­den­cia en 1993 es­tá go­ber­na­do por un par­ti­do úni­co, de cor­te mar­xis­ta y muy re­pre­si­vo. La me­jo­ra de la re­la­ción con Etio­pía, Yi­bu­ti y So­ma­lia en 2018 y el le­van­ta­mien­to de las san­cio­nes de la ONU no se han re­fle­ja­do en el in­te­rior del país, don­de Hu­man Rights Watch de­nun­cia de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, de­sa­pa­ri­cio­nes y tor­tu­ras.

Otra prác­ti­ca du­ra­men­te cri­ti­ca­da es el re­clu­ta­mien­to for­zo­so de jó­ve­nes de am­bos se­xos pa­ra un ser­vi­cio mi­li­tar in­de­fi­ni­do. «Al­gu­nos lo co­men­za­ron du­ran­te la gue­rra con Etio­pía (1998-2000) y aún no lo han aca­ba­do», ex­pli­ca el re­li­gio­so. La al­ter­na­ti­va a es­te obs­tácu­lo a cual­quier plan de fu­tu­ro es la cár­cel o huir. Por eso el país se va­cía de jó­ve­nes.

«Bus­can de­bi­li­tar la fe»

Por su ca­rác­ter «co­mu­nis­ta y an­ti­rre­li­gio­so», el ré­gi­men «bus­ca de for­ma sis­te­má­ti­ca de­bi­li­tar la fe re­li­gio­sa y en­tor­pe­cer» su ejer­ci­cio, aña­de el lai­co con­sa­gra­do y di­plo­ma­do en De­re­cho Zi­yum Fe­sehae, tam­bién re­fu­gia­do en Etio­pía. Era pro­fe­sor de Éti­ca en As­ma­ra, la ca­pi­tal eri­trea, y tra­ba­ja­ba pa­ra que su país «sea una de­mo­cra­cia». No ha­bía re­ci­bi­do ame­na­zas ex­plí­ci­tas. «Pe­ro fa­mi­lia­res que tra­ba­jan en el Go­bierno me acon­se­ja­ron ir­me si que­ría se­guir de­di­cán­do­me a la po­lí­ti­ca». Ya en 2007 pa­só cua­tro días en pri­sión por opo­ner­se a que el Go­bierno se que­da­ra con la gran­ja que di­ri­gía, de una ins­ti­tu­ción ca­tó­li­ca.

Aca­bar con la la­bor so­cial de la Igle­sia es una de sus prio­ri­da­des. Las prin­ci­pa­les re­li­gio­nes (or­to­do­xia, ca­to­li­cis­mo, lu­te­ra­nis­mo e is­lam su­ni­ta) de­ben re­gis­trar­se, pe­ro go­zan de li­ber­tad de cul­to y pas­to­ral. No así las igle­sias pen­te­cos­ta­les y otras reali­da­des, que es­tán prohi­bi­das. Pe­ro la fe se con­si­de­ra del «ám­bi­to in­terno». Y no de­be sa­lir de ahí. «En las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas es­tá prohi­bi­do ha­blar de ella, re­unir­se a re­zar o te­ner una Bi­blia», ex­pli­ca es­te re­fu­gia­do. Y la

la­bor so­cial «co­rres­pon­de al Go­bierno», de­cre­ta la Pro­cla­ma­ción 98/1995, que re­gu­la la prác­ti­ca re­li­gio­sa.

La cues­tión se pos­pu­so por el con­flic­to con Etio­pía, pe­ro al ir so­lu­cio­nán­do­se el en­fren­ta­mien­to, se re­to­mó. «En 2017 se ce­rra­ron al­gu­nas clí­ni­cas ca­tó­li­cas por­que ha­bía otras del Go­bierno cer­ca», na­rra Fe­sehae. Ha­ce jus­to un año se dio un pa­so más con el cie­rre de otras 22, en «áreas sin aten­ción sa­ni­ta­ria pú­bli­ca». «En­tra­ron rom­pien­do las puer­tas, se lle­va­ron las am­bu­lan­cias y otros re­cur­sos», aña­de su com­pa­trio­ta re­li­gio­so. Los sa­cer­do­tes y re­li­gio­sas que in­ten­ta­ron de­fen­der sus pro­pie­da­des pa­sa­ron va­rios días en la cár­cel. En sep­tiem­bre se su­ma­ron cen­tros de Se­cun­da­ria ca­tó­li­cos, or­to­do­xos y pro­tes­tan­tes. El año que vie­ne se­rá el turno de los de Pri­ma­ria.

Sin em­bar­go, no es fá­cil es­cu­char tes­ti­mo­nios de la per­se­cu­ción. La Igle­sia en el país es ex­tre­ma­da­men­te pru­den­te, y ni si­quie­ra fue­ra del país se ha­bla con li­ber­tad. «Eri­trea tie­ne es­pías en dis­tin­tos paí­ses y, si al­guien es crí­ti­co, sus fa­mi­lia­res son per­se­gui­dos», ex­pli­ca el pa­dre Pe­tros Ber­ga, de­le­ga­do de Pas­to­ral So­cial de la ar­chi­dió­ce­sis ca­tó­li­ca de Adís Abe­ba (Etio­pía). De he­cho, si ocu­rre con per­so­nas que han so­li­ci­ta­do asi­lo en Etio­pía el ré­gi­men eri­treo «in­ten­ta que sean de­vuel­tos co­mo cri­mi­na­les», so­bre to­do si aún no han si­do re­co­no­ci­dos co­mo re­fu­gia­dos. Es uno de los mo­ti­vos por los que Fe­sehae tie­ne co­mo me­ta Ita­lia.

EU / ECHO / Ma­li­ni Mor­za­ria

Re­fu­gia­dos eri­treos aten­di­dos en un cam­po de re­fu­gia­dos en 2015. Las lle­ga­das no han pa­ra­do de cre­cer, es­pe­cial­men­te des­de 2018

Da­vid Stan­ley

Co­le­gio ca­tó­li­co en la ca­te­dral de As­ma­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.