«Los po­lí­ti­cos pien­san en los in­gre­sos por el tu­ris­mo mé­di­co»

Ges­ta­ción su­bro­ga­da en Ucra­nia ▼

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

El ca­so del cen­te­nar de be­bés sin re­co­ger du­ran­te la pan­de­mia ha lle­va­do al de­fen­sor de los De­re­chos del Ni­ño a pe­dir que se cie­rre la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da pa­ra ex­tran­je­ros. Pe­ro una ex­per­ta en bioé­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ucra­nia­na no cree que se lo­gre

Las imá­ge­nes de de­ce­nas de cu­ni­tas en una sa­la sal­tó a me­dios de to­do el mun­do a me­dia­dos de ma­yo. En ellas es­ta­ban un cen­te­nar de be­bés na­ci­dos en Ucra­nia por ges­ta­ción su­bro­ga­da a tra­vés de una úni­ca em­pre­sa (BioTe­xCom), que es­pe­ra­ban des­de ha­cía se­ma­nas a ser re­co­gi­dos por quie­nes los ha­bían en­car­ga­do. No hay da­tos de cuán­tos más se han vis­to en una si­tua­ción si­mi­lar. Mes y me­dio más tar­de, mu­chos de los pro­ta­go­nis­tas de la foto ya han si­do en­tre­ga­dos, des­pués de que el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res otor­ga­ra un per­mi­so es­pe­cial a los pa­dres co­mi­ten­tes pa­ra en­trar en el país y, des­pués de pa­sar la cua­ren­te­na, ha­cer­se car­go de los pe­que­ños.

De­trás de es­ta nue­va foto, pre­sen­ta­da co­mo una bue­na no­ti­cia, el ar­zo­bis­po ma­yor de la Igle­sia gre­co­ca­tó­li­ca ucra­nia­na, Svia­tos­lav Shev­chuk, si­gue vien­do a «be­bés tra­ta­dos co­mo ob­je­tos de trá­fi­co de per­so­nas». En de­cla­ra­cio­nes a Ro­me Re­ports, de­nun­cia­ba al tiem­po la «re­la­ción de es­cla­vi­tud» que se es­ta­ble­ce con las ges­tan­tes. Pa­ra Ma­ri­ya Ya­re­ma, de la Es­cue­la de Bioé­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ucra­nia­na, lo ocu­rri­do con es­tos ni­ños sa­ca a la luz la reali­dad de los vien­tres de al­qui­ler: «Los be­bés son pri­va­dos de amor real». No por ha­ber tar­da­do unas se­ma­nas en ser abra­za­dos, acla­ra a Alfa y Omega. Sino por­que «han si­do bus­ca­dos no co­mo un fin, sino co­mo un me­dio pa­ra ha­cer fe­li­ces a sus pa­dres».

A raíz de es­tos he­chos el de­fen­sor los De­re­chos de los Ni­ños, My­ko­la Ku­le­ba, ha pe­di­do «ce­rrar es­te mer­ca­do a las pa­re­jas ex­tran­je­ras», que se­gún él es­tán de­trás de cer­ca del 80 % de los 500 con­tra­tos de su­bro­ga­ción que se es­ti­ma (no hay es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les) que se fir­man ca­da año en el país. Pe­día tam­bién abrir el de­ba­te so­bre la su­bro­ga­ción do­més­ti­ca.

«No es­can­da­li­za»

Pe­ro Ya­re­ma es pe­si­mis­ta. Aun­que la no­ti­cia ha da­do a co­no­cer la reali­dad de es­ta prác­ti­ca a mu­chos ucra­nia­nos, no cree que va­ya a cre­cer el re­cha­zo so­cial. A mu­chos jó­ve­nes y adul­tos, de ideas li­be­ra­les, «es­to no les es­can­da­li­za. No di­ría que la so­cie­dad lo apo­ya, pe­ro tam­po­co lo re­cha­za».

En cuan­to a la cla­se po­lí­ti­ca, es­tá con­ven­ci­da de que «lo que les preo­cu­pa son los in­gre­sos eco­nó­mi­cos pa­ra el país por es­te tu­ris­mo mé­di­co». Así lo ex­pe­ri­men­tó en pri­me­ra per­so­na en 2016, cuan­do par­ti­ci­pó en un de­ba­te par­la­men­ta­rio so­bre es­ta cues­tión en el mar­co del pro­ce­so de in­te­gra­ción en la Unión Eu­ro­pea. Ella, invitada por un par­la­men­ta­rio cris­tiano, era la úni­ca voz con­tra­ria a es­ta prác­ti­ca. No le pre­gun­ta­ron ni qui­sie­ron es­cu­char sus apor­ta­cio­nes, re­cuer­da. «To­dos los que in­ter­vi­nie­ron es­ta­ban con­ven­ci­dos de que era desea­ble» se­guir atra­yen­do a pa­re­jas ex­tran­je­ras pa­ra con­ver­tir­se en un «cen­tro mun­dial» de la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da. «Se no­ta­ba que la prin­ci­pal ra­zón de es­te de­seo era eco­nó­mi­ca».

Ucra­nia no ad­mi­te los vien­tres de al­qui­ler pa­ra pa­re­jas ho­mo­se­xua­les ni per­so­nas so­las, pe­ro re­sul­ta un país muy atrac­ti­vo pa­ra los ma­tri­mo­nios con pro­ble­mas de fer­ti­li­dad. El pre­cio (45.000 eu­ros un pro­ce­di­mien­to es­tán­dar y 60.000 con re­sul­ta­do ga­ran­ti­za­do) su­po­ne apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de pre­cio en com­pa­ra­ción con una agen­cia en Es­ta­dos Uni­dos. Y, se­gún el Có­di­go de De­re­cho de Fa­mi­lia, los es­po­sos que trans­fie­ren un em­brión a una se­gun­da mu­jer son los pa­dres des­de el prin­ci­pio. Por lo de­más, la abo­ga­da y eti­cis­ta In­na Mamchyn ex­pli­ca que «no exis­te una ley que re­gu­le las re­la­cio­nes» en­tre pa­dres y ges­tan­te. Las con­di­cio­nes (de­re­chos y obli­ga­cio­nes, pe­na­li­za­cio­nes pa­ra la ges­tan­te y mé­to­do de en­tre­ga) se es­ta­ble­cen de for­ma in­de­pen­dien­te en el con­tra­to.

Si te mue­ves por las re­des so­cia­les, lo más pro­ba­ble es que ha­yas vis­to a pe­rio­dis­tas, in­fluen­cers, jó­ve­nes y has­ta al­gún po­lí­ti­co –la al­cal­de­sa de To­le­do, por ejem­plo– lle­var una mas­ca­ri­lla he­cha con pa­ños to­go­le­ses. Ellos se han uni­do a OMP Es­pa­ña pa­ra vi­si­bi­li­zar la la­bor que es­tán rea­li­zan­do los mi­sio­ne­ros en me­dio de una pan­de­mia, y pa­ra pe­dir apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra el Fon­do de Emer­gen­cia abier­to por el Pa­pa.

La idea de es­ta cam­pa­ña se ges­tó en­tre Fernando Gon­zá­lez, un tra­ba­ja­dor de OMP Es­pa­ña, y Gema García, una mi­sio­ne­ra de la co­mu­ni­dad de Ser­vi­do­res del Evan­ge­lio de la Mi­se­ri­cor­dia de Dios, que lle­va tres años en To­go. Pen­sa­ron en com­prar mas­ca­ri­llas en un ta­ller de cos­tu­ra que ha­bía orien­ta­do su pro­duc­ción a es­te bien y que ser­vi­ría, ade­más de pa­ra con­cien­ciar a la po­bla­ción es­pa­ño­la, pa­ra echar una mano a los tra­ba­ja­do­res.

Así, tras vi­si­tar un ta­ller, la mi­sio­ne­ra se hi­zo con una se­rie de mas­ca­ri­llas que fue­ron en­via­das a Es­pa­ña y que es­tán sir­vien­do pa­ra mos­trar la reali­dad de la mi­sión. Co­mo la de la pro­pia García, que vi­ve a las afue­ras de la ca­pi­tal to­go­le­sa, Lo­mé, y se de­di­ca, jun­to a otras dos her­ma­nas, a la evan­ge­li­za­ción en una do­ble di­rec­ción: el anun­cio de Je­sús y el desa­rro­llo hu­mano in­te­gral; en con­cre­to, la pro­mo­ción de la mu­jer, el co­no­ci­mien­to per­so­nal, va­lo­res y re­la­cio­nes...

Una la­bor fun­da­men­tal en un país don­de los jó­ve­nes vi­ven con pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro muy li­mi­ta­das.

Reu­ters / Gleb Ga­ra­nich

Ce­re­mo­nia de en­tre­ga de be­bés en el ho­tel Ve­ni­ce de Kiev, el pa­sa­do 10 de ju­nio

OMP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.