Fa­mi­lias me­nos fuer­tes, cri­sis más in­ten­sas

ABC - Alfa y Omega - - España - Fran Ote­ro

Si al­go apren­di­mos de la úl­ti­ma cri­sis eco­nó­mi­ca es que la fa­mi­lia es un so­por­te vi­tal cuan­do vie­nen mal da­das. Así lo po­ne de ma­ni­fies­to el Ob­ser­va­to­rio In­ter­na­cio­nal de la Fa­mi­lia, que en un in­for­me so­bre Fa­mi­lia y Po­bre­za Re­la­cio­nal se­ña­la que «la so­li­da­ri­dad in­tra­fa­mi­liar ha si­do el apo­yo más sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la po­bla­ción afec­ta­da por el des­em­pleo o por la fal­ta de re­cur­sos», y aña­de que la fa­mi­lia «es un fac­tor de re­sis­ten­cia y re­si­lien­cia so­cioe­co­nó­mi­ca». So­lo hay que po­ner en­ci­ma de la me­sa có­mo los ma­yo­res que co­bran al­gu­na pen­sión se con­vier­ten en si­tua­cio­nes de di­fi­cul­tad en piedra an­gu­lar pa­ra el sos­te­ni­mien­to de sus fa­mi­lias.

La cues­tión que plan­tea es­te or­ga­nis­mo, que per­te­ne­ce al Pon­ti­fi­cio Ins­ti­tu­to Juan Pablo II, es si an­te la cri­sis desata­da por la pan­de­mia va a es­tar en con­di­cio­nes de res­pon­der de la mis­ma ma­ne­ra y si la evo­lu­ción que ha su­fri­do en los úl­ti­mos tiem­pos la ayu­da­rán a ser de nue­vo cla­ve.

Las res­pues­tas que ofre­ce el pro­pio in­for­me no son na­da ha­la­güe­ñas, pues po­ne en sol­fa la ca­pa­ci­dad de la fa­mi­lia pa­ra con­ci­liar y pa­ra aten­der a sus ma­yo­res, al tiem­po que aler­ta del au­men­to de la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y del ries­go de po­bre­za, es­pe­cial­men­te pa­ra las nu­me­ro­sas y las mo­no­pa­ren­ta­les. Tam­bién re­fie­re un pro­ble­ma de vio­len­cia do­més­ti­ca y de ba­ja na­ta­li­dad, mo­ti­va­da es­ta úl­ti­ma, en­tre otras cues­tio­nes, por la pre­ca­rie­dad la­bo­ral que su­fren los jó­ve­nes.

Pa­ra Jo­sé Alberto Cá­no­vas, di­rec­tor ge­ne­ral del ob­ser­va­to­rio, lo que sub­ya­ce en es­ta si­tua­ción es lo que el Pa­pa Fran­cis­co lla­ma des­vin­cu­la­ción, es­to es, que «la fa­mi­lia pier­de su ca­pa­ci­dad de ser cohe­ren­te, con miem­bros des­vin­cu­la­dos unos de otros, la deses­truc­tu­ra­ción fa­mi­liar a par­tir de la vul­ne­ra­bi­li­dad de la pa­re­ja, los ni­ños que que­dan a la de­ri­va en es­te con­tex­to...».

Reite­ra el pro­ble­ma de la so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, que «pro­vo­ca so­le­dad y asi­la­mien­to»; las re­la­cio­nes tó­xi­cas, que sur­gen de «una fa­mi­lia he­ri­da por los avan­ces cien­tí­fi­cos, téc­ni­cos e ideo­ló­gi­cos»; y el tra­ba­jo pre­ca­rio, so­bre to­do en la ju­ven­tud.

To­do es­to, con­ti­núa, «ha­ce que la fa­mi­lia se vea im­pe­di­da en su ca­pa­ci­dad de in­ter­ac­tuar so­cial­men­te y de fo­men­tar el bie­nes­tar y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co». Y con­clu­ye: «La fa­mi­lia ha si­do siem­pre mo­tor de la eco­no­mía, de la in­te­gra­ción y de la so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal».

Pre­ci­sa­men­te, una de las con­clu­sio­nes del úl­ti­mo in­for­me de la Fun­da­ción Foes­sa, Dis­tan­cia so­cial y de­re­cho al cui­da­do, mues­tra que las re­des de apo­yo, fun­da­men­tal­men­te la fa­mi­lia, se han vis­to de­bi­li­ta­das y, por tan­to, han per­di­do ca­pa­ci­dad de ayu­da. Se­gún el es­tu­dio, más de la mi­tad de los ho­ga­res en ex­clu­sión gra­ve no cuen­tan en es­tos mo­men­tos con per­so­nas o re­des que les pue­dan echar una mano: «Se re­du­cen las per­so­nas

Va­rios in­for­mes pu­bli­ca­dos en la úl­ti­ma se­ma­na po­nen de ma­ni­fies­to que la fa­mi­lia es un fac­tor de re­sis­ten­cia an­te las di­fi­cul­ta­des, pe­ro tam­bién que la ba­ja na­ta­li­dad y su de­bi­li­ta­mien­to pro­vo­ca que su res­pues­ta sea ca­da vez más li­mi­ta­da

a las que se pue­de re­cu­rrir pa­ra un prés­ta­mo, pa­ra con­se­guir un em­pleo o pa­ra rea­li­zar ges­tio­nes […]. La fa­mi­lia y los en­tor­nos cer­ca­nos si­guen ayu­dan­do, pe­ro ca­da vez me­nos, por­que ca­da vez hay me­nos des­de don­de ayu­dar».

Gui­ller­mo Fernández, del Equi­po de Es­tu­dios de Cá­ri­tas y de la Fun­da­ción Foes­sa, ex­pli­ca que es­ta si­tua­ción se ve re­for­za­da por las di­ná­mi­cas de­mo­grá­fi­cas, que van a pro­vo­car que pa­se­mos de un mo­de­lo de fa­mi­lia ho­ri­zon­tal a otro ver­ti­cal. «To­da­vía hoy con­ser­va­mos un vo­lu­men im­por­tan­te de her­ma­nos, pri­mos, tíos... pe­ro de aquí a diez o do­ce años ese mo­de­lo cam­bia­rá a uno don­de ha­ya abue­los, pa­dres, hi­jos y al­gún nieto, de mo­do que se ver­ti­ca­li­za­rá el mo­de­lo de ayu­da».

Es­ta ver­ti­ca­li­dad su­po­ne, con­ti­núa, «una hi­po­te­ca en los pro­yec­tos vi­ta­les, don­de la con­ci­lia­ción es ca­da vez más com­ple­ja y don­de un nieto no pue­de cui­dar a cua­tro abue­los». «Es un fe­nó­meno que se es­tá em­pe­zan­do a desa­rro­llar y que no tie­ne freno», aña­de Fernández.

A es­to ha­bría que aña­dir las la­gu­nas en los apo­yos a las fa­mi­lias por par­te de los po­de­res pú­bli­cos, so­bre to­do, por­que no se han adap­ta­do a la trans­for­ma­ción que es­ta ha su­fri­do. Así, coin­ci­de con el Ob­ser­va­to­rio In­ter­na­cio­nal de la Fa­mi­lia al in­di­car que las más des­pro­te­gi­das son las nu­me­ro­sas y las mo­no­pa­ren­ta­les.

¿Qué ha­bría pa­sa­do si...?

Lo que ha he­cho el re­cién na­ci­do Ob­ser­va­to­rio De­mo­grá­fi­co CEU en su pri­mer in­for­me es abor­dar có­mo ha im­pac­ta­do la de­mo­gra­fía en la res­pues­ta fa­mi­liar an­te los efec­tos de la pan­de­mia a tra­vés de un aná­li­sis con­tra­fac­tual, es de­cir, de ver qué ha­bría pa­sa­do si hoy hu­bié­se­mos man­te­ni­do la ta­sa de na­ta­li­dad y las cos­tum­bres fa­mi­lia­res de 1976.

La con­clu­sión es cla­ra, tal y co­mo ex­pli­ca Ale­jan­dro Ma­ca­rrón, coor­di­na­dor del ci­ta­do ob­ser­va­to­rio y di­rec­tor de la Fun­da­ción Re­na­ci­mien­to De­mo­grá­fi­co: «Con las pau­tas de aque­lla épo­ca –na­ta­li­dad, es­ta­bi­li­dad fa­mi­liar y cui­da­do de an­cia­nos– los efec­tos de la pan­de­mia ha­brían si­do me­no­res».

Una afir­ma­ción que el in­for­me sos­tie­ne con ci­fras y ar­gu­men­tos. La pri­me­ra, que en­tre 7.000 y 10.000 an­cia­nos no ha­brían fa­lle­ci­do al vi­vir con sus fa­mi­lias: «Con el mo­de­lo de 1976, Es­pa­ña ha­bría te­ni­do me­nos de la mi­tad de an­cia­nos vi­vien­do en re­si­den­cias. […] Es­to ha­bría sal­va­do mi­les de vi­das, por­que la ta­sa de mor­ta­li

Pi­xa­bay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.