La in­có­mo­da de­mo­gra­fía

ABC - Alfa y Omega - - España -

dad de los ma­yo­res de 75 que vi­vían en do­mi­ci­lios fa­mi­lia­res du­ran­te la pan­de­mia ha si­do muy in­fe­rior a la de los que vi­vían en re­si­den­cias».

Ade­más, con la na­ta­li­dad de ha­ce 44 años –de 2,8 hi­jos por mu­jer, «na­da des­ca­be­lla­da», se­gún Ma­ca­rrón–, nues­tro país ten­dría 20 mi­llo­nes más de ha­bi­tan­tes y, por tan­to, más PIB y bas­tan­te más ca­pa­ci­dad hos­pi­ta­la­ria. Co­mo ha­bría mu­cha po­bla­ción de me­nos de 43 años –hay que re­cor­dar que a los jó­ve­nes no les afec­ta tan­to–, el im­pac­to del CO­VID-19

En el fon­do de mu­chos de los pro­ble­mas que afec­tan hoy a la fa­mi­lia se en­cuen­tran en la de­mo­gra­fía. Sa­be­mos que ca­da vez na­cen me­nos ni­ños, que el nú­me­ro de hi­jos por mu­jer se si­túa en 1,17 y que nues­tra pi­rá­mi­de de po­bla­ción se en­san­cha por arri­ba (ma­yo­res) y se es­tre­cha por aba­jo (ni­ños). Ha­bla­mos de quién sos­ten­drá el sis­te­ma de pen­sio­nes o el Es­ta­do del bie­nes­tar, pe­ro, se­gún Ale­jan­dro Ma­ca­rrón, coor­di­na­dor del Ob­ser­va­to­rio De­mo­gra­fi­co CEU, na­die ha­ce na­da.

Son va­rias las ra­zo­nes que ex­pli­can es­ta inac­ción. Se­gún Ma­ca­rrón, pa­ra los po­lí­ti­cos y pa­ra la so­cie­dad es un te­ma in­có­mo­do, pues lo es ha­blar de na­ta­li­dad cuan­do la mi­tad de la po­bla­ción tie­ne uno o nin­gún hi­jo. Ade­más, co­mo el en­ve­je­ci­mien­to es al­go muy pau­la­tino y de evo­lu­ción len­ta –«no se no­ta na­da de un año pa­ra otro»–, no se con­si­de­ra ur­gen­te. Y, fi­nal­men­te, es­tán las ideo­lo­gías an­ti­na­ta­li­dad, que, con­clu­ye Ma­ca­rrón, «cuen­tan me­nos que los otros dos fac­to­res».

ha­bría si­do me­nor en tér­mi­nos re­la­ti­vos: ten­dría­mos una ta­sa de fa­lle­ci­dos por mi­llón que po­dría es­tar en torno a la mi­tad. Tam­bién se hu­bie­se aho­rra­do mu­cho su­fri­mien­to, pues no hu­bie­se ha­bi­do tan­tas per­so­nas so­las –en los úl­ti­mos años se han mul­ti­pli­ca­do por seis–, pa­ra las que vi­vir con­fi­na­das «ha si­do muy du­ro».

Con to­das es­tas ci­fras, la pre­gun­ta es obli­ga­da.

—Sa­bien­do que es­ta­mos en una so­cie­dad dis­tin­ta... ¿Es po­si­ble re­cu­pe­rar de aquel mo­de­lo una ma­yor na­ta­li­dad, es­ta­bi­li­dad fa­mi­liar y cui­da­do de los ma­yo­res?

—No sé si es po­si­ble, lo que creo es que es ne­ce­sa­rio. El mo­de­lo de so­cie­dad ne­ce­si­ta re­ajus­tar­se por­que es in­via­ble. La so­cie­dad ac­tual es in­sos­te­ni­ble por la par­te de la na­ta­li­dad. Ade­más es­tá li­ga­da a la es­ta­bi­li­dad fa­mi­liar, pues las rup­tu­ras son cau­sa de un me­nor nú­me­ro de nacimiento­s. Si no se re­ajus­ta es­te mo­de­lo, ten­de­re­mos a la des­apa­ri­ción.

El coor­di­na­dor del Ob­ser­va­to­rio De­mo­grá­fi­co CEU con­clu­ye ha­cien­do una de­fen­sa del va­lor de la fa­mi­lia: «Es par­te de la es­truc­tu­ra de un país. Un país con fa­mi­lias fuer­tes y am­plias tie­ne un te­ji­do hu­mano en los ho­ga­res mu­cho más fuer­te que un país en el que to­do el mun­do vi­ve so­lo y no hay hi­jos». Y aña­de que en la cri­sis del co­ro­na­vi­rus se ha vis­to de ma­ne­ra cla­ra, pues «la gen­te con más fa­mi­lia ha es­ta­do más arro­pa­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.