Sal­va­da del aban­dono en el bos­que

ABC - Alfa y Omega - - España - Fran Ote­ro

La his­to­ria de Ima­ni, Cat­he­ri­ne y Dun­can, dos ni­ñas y un ni­ño ke­nia­nos de en­tre 1 y 2 años, so­lo se pue­de ex­pli­car con esa sen­ten­cia atri­bui­da a Eduar­do Ga­leano –que ya cita en es­te nú­me­ro el mi­sio­ne­ro Ga­ra­yoa, pe­ro que es de obli­ga­da re­pe­ti­ción– que di­ce que «mu­cha gen­te pe­que­ña, en lu­ga­res pe­que­ños, ha­cien­do co­sas pe­que­ñas, pue­de cam­biar el mun­do». Aun­que pa­ra es­tos ni­ños y sus fa­mi­lias ya ha cam­bia­do. Han pa­sa­do los úl­ti­mos me­ses en Mur­cia, don­de han si­do ope­ra­dos de car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas gra­cias a la ONG Ci­ru­gía So­li­da­ria, que ha pues­to en mar­cha una ma­qui­na­ria en la que se han im­pli­ca­do des­de la Con­se­je­ría de Sa­lud de la Re­gión de Mur­cia has­ta el Ro­tary Club, que se ha en­car­ga­do de la fi­nan­cia­ción y de los trá­mi­tes. Tam­bién las Her­ma­nas Mi­sio­ne­ras de la Sa­gra­da Fa­mi­lias de Rin­cón de Se­ca, a diez mi­nu­tos de Mur­cia, que han aco­gi­do a las

La la­bor de Ci­ru­gía So­li­da­ria va más allá de la asis­ten­cia mé­di­ca. De he­cho, su tra­ba­jo ha con­se­gui­do que me­jo­ren y se re­cons­tru­yan re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, co­mo en el ca­so de Ima­ni. Ella na­ció, ade­más de con un pro­ble­ma de co­ra­zón, sin las úl­ti­mas fa­lan­ges de una mano. Por ello, los pa­rien­tes del pa­dre in­sis­tie­ron en que la aban­do­na­ran en el bos­que pa­ra que mu­rie­se. Su ma­dre se ne­gó y bus­có so­lu­ción a sus pro­ble­mas en Nai­ro­bi. El ma­ri­do se ale­jó de ella por­que pen­sa­ba que iba a la ciu­dad a pros­ti­tuir­se, pe­ro vien­do el re­sul­ta­do de su lu­cha, la si­tua­ción ha cam­bia­do. Lla­ma mu­chos días al con­ven­to pa­ra ha­blar con ella y pre­gun­tar por su vuel­ta. «No son so­lo per­so­nas que se cu­ran, son tam­bién fa­mi­lias que me­jo­ran», ex­pli­ca Jo­sé Ma­nuel Ro­drí­guez, pre­si­den­te de Ci­ru­gía So­li­da­ria.

Es­te año es­ta­ba pre­vis­to que lle­ga­rán en­tre sie­te y do­ce ni­ños más, aun­que el CO­VID-19 lo ha pa­ra­li­za­do to­do. «Es­pe­ra­mos traer a los si­guien­tes a par­tir de enero», ex­pli­ca el doc­tor Ro­drí­guez, que aña­de que el pro­yec­to tam­bién pre­vé que ven­gan a Mur­cia a for­mar­se pe­dia­tras, car­dió­lo­gos in­fan­ti­les y ci­ru­ja­nos ke­nia­nos.

ma­dres y sus hi­jos –en la co­mu­ni­dad hay dos re­li­gio­sas de ori­gen ke­niano– y les han da­do so­por­te ali­men­ti­cio, co­mu­ni­ca­ti­vo, sa­ni­ta­rio, for­ma­ti­vo, es­pi­ri­tual...

«Ha si­do un tra­ba­jo con­jun­to y ha si­do per­fec­to», afir­ma Jo­sé Ma­nuel Ro­drí­guez, ci­ru­jano del Hos­pi­tal Vir­gen de la Arri­xa­ca, don­de han in­ter­ve­ni­do a los pe­que­ños,

y pre­si­den­te de la ONG Ci­ru­gía So­li­da­ria, que po­ne én­fa­sis en la la­bor desem­pe­ña­da por las re­li­gio­sas. «No lo hu­bié­se­mos po­di­do ha­cer sin ellas», aña­de.

El víncu­lo en­tre la ONG, que via­ja una vez al año a Áfri­ca pa­ra ope­rar y ofre­cer aten­ción mé­di­ca, y la con­gre­ga­ción son las dos re­li­gio­sas ke­nia­nas, Ja­ne y Beth, que

ayu­da­ron a los mé­di­cos en una cam­pa­ña en su país co­mo in­tér­pre­tes y otras ta­reas.

Pe­ro... ¿Có­mo aca­ban tres ni­ños y sus ma­dres vi­vien­do en un con­ven­to de re­li­gio­sas? Lo ex­pli­ca la pro­pia Ja­ne: «Nos pi­die­ron ayu­da por­que las ma­dres no se po­dían co­mu­ni­car con los mé­di­cos –ha­blan sua­ji­li, dia­lec­tos...– y, ade­más, no se adap­ta­ban a la ca­sa don­de las ha­bían alo­ja­do. No sa­bían ma­ne­jar la co­ci­na, la la­va­do­ra, la ca­le­fac­ción... ni si­quie­ra el vá­ter. Fui­mos a ver­las y las es­cu­cha­mos».

A la her­ma­na Beth se le sal­ta­ban las lá­gri­mas al ver «có­mo es­ta­ban su­frien­do a pe­sar de es­tar en una ca­sa her­mo­sa». Pe­ro no es­ta­ban bien: «Se lo con­ta­mos a la ma­dre su­pe­rio­ra y nos di­jo que las íba­mos a ayu­dar; lue­go lle­gó el doc­tor Jo­sé Ma­nuel Ro­dri­guez y plan­teó la po­si­bi­li­dad de que se que­da­sen con no­so­tras».

Bús­que­da y cap­tu­ra

Y así fue co­mo Ima­ni, Cat­he­ri­ne y Dun­can se mu­da­ron con sus ma­dres a la plan­ta de no­vi­cia­do del con­ven­to. La pre­pa­ra­ción, se­gún cuen­ta la her­ma­na Beth, fue una ac­ción de «bús­que­da y cap­tu­ra» de cu­nas pa­ra be­bé y tam­bién de ro­pa, pues ve­nían sin na­da, y en­ton­ces era in­vierno. Por los ju­gue­tes no ha­bía que preo­cu­par­se, guar­da­ban mu­chos del tiem­po en que ges­tio­na­ron una guar­de­ría in­fan­til. La her­ma­na Ja­ne, que ade­más es es­tu­dian­te de En­fer­me­ría, se mu­dó con ellas y es­ta­ba pen­dien­te de cual­quier ne­ce­si­dad que tu­vie­ran; los mé­di­cos tam­bién es­ta­ban dis­po­ni­bles las 24 ho­ras.

«Pa­ra ellas fue co­mo em­pe­zar una vi­da nue­va», ex­pli­ca Beth. Apren­die­ron a su­bir en as­cen­sor, a co­ci­nar, las no­cio­nes bá­si­cas de hi­gie­ne –so­bre to­do an­te el CO­VID-19–, a tra­ba­jar en la huer­ta y, al­gu­na, in­clu­so a co­ser. Un ba­ga­je que va a ser muy útil cuan­do vuel­van a Ke­nia, al­go que va a su­ce­der pron­to, pues los ni­ños han su­pe­ra­do to­das las re­vi­sio­nes y es­tán per­fec­ta­men­te. De he­cho, hu­bie­sen re­gre­sa­do an­tes si no fue­ra por la pan­de­mia.

Tan­to las her­ma­nas co­mo el ci­ru­jano re­co­no­cen que a los ni­ños les ha cam­bia­do la ca­ra, don­de aho­ra lu­ce una son­ri­sa. Y pa­ra las re­li­gio­sas ha ser­vi­do pa­ra re­no­var con más fuer­za si ca­be su ca­ris­ma, que se re­su­me en tra­ba­jar por la fa­mi­lia en to­das las eta­pas de la vi­da. Pa­ra Ja­ne, ha si­do una «gra­cia» po­der ayu­dar a esos ni­ños y fa­mi­lias a re­cu­pe­rar­se. Beth ha­bla de agra­de­ci­mien­to, de ser­vi­cio, de sen­tir que for­ma par­te de «una obra de Dios». «Pa­ra no­so­tras es una fe­li­ci­dad dar lo po­co que te­ne­mos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.