Ca­mi­nos de es­pe­ran­za

Car­ta se­ma­nal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid ▼ Mu­chas ve­ces he­mos ido ti­ran­do con es­pe­ran­zas pa­sa­je­ras. Da­da la si­tua­ción que vi­vi­mos, con es­ta pan­de­mia, es­to ya no es vá­li­do. Ne­ce­si­ta­mos que la es­pe­ran­za no aca­be

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - +Car­los Car­de­nal Oso­ro Sie­rra Ar­zo­bis­po de Ma­drid

La es­pe­ran­za es cons­ti­tu­ti­va del ser hu­mano. Siem­pre se ha ma­ni­fes­ta­do co­mo una ne­ce­si­dad fun­da­men­tal del hom­bre, aun­que mu­chas ve­ces he­mos ido ti­ran­do con es­pe­ran­zas pa­sa­je­ras. Da­da la si­tua­ción que vi­vi­mos to­dos, con es­ta pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus, es­to ya no es vá­li­do. Ne­ce­si­ta­mos que la es­pe­ran­za no aca­be, que ten­ga fun­da­men­tos ver­da­de­ros, que per­du­re y no se ago­te en unos mo­men­tos. No po­de­mos vi­vir sin es­pe­ran­za. Na­da de lo que ha­ce­mos los hom­bres o que pro­vie­ne de nues­tras fuer­zas per­so­na­les o de nues­tras es­tra­te­gias re­di­me al ser hu­mano, es de­cir, le da esa es­pe­ran­za que fun­da­men­ta to­da su exis­ten­cia. Hay al­go que úni­ca­men­te re­di­me al hom­bre: el amor. Cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos un gran amor en la vi­da, ese mo­men­to con­cre­to cons­ti­tu­ye pa­ra no­so­tros un mo­men­to de re­den­ción y de es­pe­ran­za. En es­te sen­ti­do, en­con­trar­nos con Je­su­cris­to y des­cu­brir en Él un amor in­con­di­cio­nal es esen­cial.

He­mos de en­ten­der bien es­to: si es­te amor pro­vie­ne de los hom­bres, por sí so­lo no so­lu­cio­na el pro­ble­ma de la vi­da y no me en­tre­ga la es­pe­ran­za que ne­ce­si­to pa­ra vi­vir, pues pue­de ser des­trui­do. Tú y yo, co­mo to­dos, ne­ce­si­ta­mos de un amor in­con­di­cio­na­do, co­mo nos de­cía el Pa­pa Be­ne­dic­to XVI en la en­cí­cli­ca Spe sal­vi. Ne­ce­si­ta­mos la cer­te­za que nos ha­ce ex­pre­sar­nos co­mo el após­tol san Pablo: «Ni muer­te, ni vi­da, ni án­ge­les, ni prin­ci­pa­dos, ni pre­sen­te, ni fu­tu­ro, ni po­ten­cias, ni al­tu­ra, ni pro­fun­di­dad, ni cria­tu­ra al­gu­na po­drá apar­tar­nos del amor de Dios ma­ni­fes­ta­do en Cris­to Je­sús, Se­ñor nues­tro». Es el amor ab­so­lu­to que nos da cer­te­zas ab­so­lu­tas, quien nos da y nos man­tie­ne en la es­pe­ran­za. Por eso, qué im­por­tan­te es co­no­cer a Je­su­cris­to, la re­ve­la­ción del amor mis­mo de Dios a los hom­bres. Quien no co­no­ce a Dios, aun­que ten­ga múl­ti­ples es­pe­ran­zas, en el fon­do es­tá sin es­pe­ran­za. Por eso es­te tiem­po de la pan­de­mia nos es­tá in­vi­tan­do a en­trar en las ver­da­de­ras cues­tio­nes que afec­tan a lo más pro­fun­do del ser hu­mano; hoy te­ne­mos una lla­ma­da a es­pe­rar a Dios y es­pe­rar de Él el cul­men de to­do. La es­pe­ran­za vie­ne con el gran abra­zo de Dios a los hom­bres.

«Cris­to es el mis­mo ayer, hoy y siem­pre». Pe­ro la his­to­ria cam­bia y ne­ce­si­ta ser evan­ge­li­za­da cons­tan­te­men­te, ne­ce­si­ta re­no­var­se des­de den­tro. ¿Qué no­ve­da­des po­de­mos ofre­cer los hom­bres des­de no­so­tros mis­mos? Muy po­cas. Y sin em­bar­go, los cris­tia­nos po­de­mos ofre­cer la úni­ca no­ve­dad ver­da­de­ra, que es Cris­to y que al­can­za a to­dos y a to­do. Pues en Cris­to es­tá la rea­li­za­ción ple­na y el fu­tu­ro lu­mi­no­so del hom­bre y del mun­do. La pa­la­bra es­pe­ran­za pa­ra los cris­tia­nos, se pue­de tra­du­cir por al­guien que lle­ga a la his­to­ria y ma­ni­fies­ta su pre­sen­cia, su ve­ni­da. Los cris­tia­nos he­mos adop­ta­do la pa­la­bra Ad­vien­to pa­ra ex­pre­sar nues­tra re­la­ción con Je­su­cris­to: Je­sús es el Rey que ha en­tra­do en es­ta po­bre pro­vin­cia de­no­mi­na­da tie­rra pa­ra vi­si­tar­nos a to­dos y nos in­vi­ta a par­ti­ci­par en la fies­ta que es de es­pe­ran­za pa­ra to­dos los hom­bres. Hay que vol­ver a de­cir a la hu­ma­ni­dad que Dios es­tá aquí, no se ha re­ti­ra­do del mun­do, no nos ha de­ja­do so­los.

Te in­vi­to a que en­tres de lleno a des­cu­brir es­ta pre­sen­cia de Dios en la his­to­ria. Cap­ta una pre­sen­cia, que es la pre­sen­cia de Dios, haz si­len­cio y des­cu­bre que los acon­te­ci­mien­tos de ca­da día son ges­tos que Dios nos di­ri­ge, sig­nos de su aten­ción pa­ra ca­da uno de no­so­tros. Y en­tien­de tam­bién el sen­ti­do del tiem­po y de la his­to­ria co­mo un kai­rós, co­mo oca­sión pro­pi­cia pa­ra nues­tra sal­va­ción y una oca­sión de gra­cia, ale­gría y de es­pe­ra de lo eterno.

Es­cu­cha co­sas co­mo es­tas, te lle­va­rán a en­trar en ca­mi­nos de es­pe­ran­za:

1. El Se­ñor te quie­re co­ger el co­ra­zón: se te in­vi­ta a es­tar vi­gi­lan­te, en­tre otras co­sas por­que el Se­ñor es sor­pren­den­te, vie­ne cuan­do me­nos lo pien­sas. Pe­ro no vie­ne a ro­bar­te tus co­sas, quie­re ro­bar­te el co­ra­zón. ¿De­ja­rás que te ro­be el co­ra­zón? De­ja que sea un la­drón ami­go, pues te va a lle­nar el co­ra­zón de su amor. Te lo ro­ba pa­ra lle­nar­te el va­cío que tie­nes.

2. El Se­ñor es el Rey ver­da­de­ro, en­tré­ga­le tu vi­da: «Aquel que vie­ne de­trás de mí es más fuer­te que yo. […] Él os bau­ti­za­rá en Es­pí­ri­tu San­to y fue­go». Un pro­fe­ta que anun­cia que vie­ne el Rey ver­da­de­ro, Je­sús, que cam­bia­rá el co­ra­zón de los hom­bres. ¿De­ja­rás que cam­bie tu co­ra­zón? ¿Lo acep­ta­rás co­mo Rey de tu exis­ten­cia y de la his­to­ria per­so­nal y co­lec­ti­va de tu vi­da?

3. Ten con­fian­za y se­gu­ri­dad en el Se­ñor: Juan en la cár­cel pa­sa por una no­che os­cu­ra, él que ha­bía de­di­ca­do la vi­da a anun­ciar la lle­ga­da in­me­dia­ta de Je­sús. Je­sús le en­vía a Juan un men­sa­je de con­fian­za y de se­gu­ri­dad, di­cién­do­le que ha lle­ga­do con mi­se­ri­cor­dia y gra­cia. Es­te mis­mo men­sa­je nos en­vía a ti y a mí. ¿De­po­si­ta­re­mos la con­fian­za y la se­gu­ri­dad en Je­su­cris­to? Aquí es­tá el por­ve­nir de nues­tra vi­da vi­vi­do en ale­gría y es­pe­ran­za o en la de­s­es­pe­ran­za y de­silu­sión. Fíjate en lo que ha­ce el Se­ñor. Él es di­fe­ren­te a to­dos los de­más, pe­ro te ha­ce ser lo que tie­nes que ser.

4. Vi­ve la fe co­mo una ad­he­sión in­con­di­cio­nal a un Dios que te ama en­tra­ña­ble­men­te: «Da­rá a luz un hi­jo, y tú le pon­drás por nom­bre Je­sús, por­que él sal­va­rá a su pue­blo de sus pe­ca­dos». El anun­cio del án­gel ilu­mi­nan­do el mis­te­rio que ha­bía su­ce­di­do en Ma­ría, y Jo­sé cre­yó co­mo tam­bién lo ha­bía he­cho Ma­ría. ¿Me de­jo en­vol­ver por el mis­te­rio? Con fe, ¿mues­tro una ad­he­sión in­con­di­cio­nal a Dios co­mo lo hi­cie­ron Ma­ría y Jo­sé?

Más tes­ti­mo­nios en al­fa­yo­me­ga.es

A Pe­dro Lo­zano Arias era im­po­si­ble ver­lo sin su acor­deón. «Lo apren­dió a to­car de pe­que­ño, a los 7 años, cuan­do nues­tra ma­dre le pu­so un pro­fe­sor pa­ra que pu­die­ra to­car la mar­cha real a la Vir­gen de Cor­tes», ase­gu­ra su her­mano ma­yor, Juan Jo­sé Lorenzo. Y «ya no se se­pa­ró de él» has­ta el pun­to de que lo uti­li­zó in­clu­so en su la­bor pas­to­ral, «to­can­do en re­si­den­cias de an­cia­nos, en hos­pi­ta­les, en ca­sas de aco­gi­da, pa­ra lle­var un po­co la ale­gría del Se­ñor».

Pe­ro más que su des­tre­za con el acor­deón, su her­mano des­ta­ca su ge­ne­ro­si­dad. «Cuan­do le dio el ic­tus en 2017 re­ga­ló el acor­deón y su co­che en­tre los so­bri­nos». Tam­bién re­cuer­da que en Al­ma­gro, don­de es­tu­vo tra­ba­jan­do cer­ca de 20 años, «era fre­cuen­te que se qui­ta­ra in­clu­so de co­mer pa­ra dar el di­ne­ro a los más ne­ce­si­ta­dos. Ha­bía fa­mi­lias en­te­ras que acu­dían a él pa­ra pe­dir­le di­ne­ro». Pe­dro siem­pre les aten­dió, sin po­ner nin­gún ti­po de obs­tácu­lo. Has­ta que él mis­mo fue quien aten­dió la lla­ma­da del Se­ñor, la no­che del 3 de abril. «Le ha­bía da­do un se­gun­do ic­tus y cuan­do le en­tró el vi­rus se lo lle­vó muy rá­pi­do».

En la pa­rro­quia en la que sir­vió has­ta su muer­te –San An­to­nio de la Flo­ri­da–, a Jo­sé Ma­ría Mar­tín Mar­tín se le re­cuer­da con una son­ri­sa per­ma­nen­te. «Era una per­so­na es­pe­cial­men­te ale­gre. En los nue­ve años que ha es­ta­do aquí, nun­ca le he vis­to en­fa­da­do ni que ha­bla­ra mal de na­die. Ja­más. Y an­te las co­sas que eran más ne­ga­ti­vas, tan so­lo le sa­lía un me­ca­chis», ase­gu­ra el pá­rro­co, Juan Luis Ras­cón. An­tes de lle­gar a Ma­drid, ha­bía ejer­ci­do du­ran­te 20 años de mi­sio­ne­ro en Ar­gen­ti­na. Allí fue pá­rro­co y di­rec­tor es­pi­ri­tual en un se­mi­na­rio. «Siem­pre ha­bla­ba de esa eta­pa. De­cía que le ha­bía mar­ca­do mu­cho», afir­ma Ras­cón. En los úl­ti­mos años ya es­ta­ba ju­bi­la­do, «pe­ro ac­tua­ba co­mo un vi­ca­rio pa­rro­quial más y no te­nía nin­gu­na dis­mi­nu­ción de ta­reas». De he­cho, «has­ta el mis­mo día del con­fi­na­mien­to es­tu­vo ha­cien­do su vi­da nor­mal: ce­le­bran­do Mi­sa, con­fe­san­do a la gen­te, vi­si­tan­do a los en­fer­mos…». El co­ro­na­vi­rus se lo lle­vó el 4 de abril, po­cos des­pués de que tam­bién ata­ca­ra a una her­ma­na su­ya que ha­bía ve­ni­do pa­ra ayu­dar­le. «Lo he­mos sen­ti­do mu­chí­si­mo, por­que era muy que­ri­do».

Pi­xa­bay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.