Los que fal­tan en el al­tar

▼ El scout de los aban­do­na­dos Jo­se­fi­nos de Mu­rial­do Sem­bra­dor de paz y ale­gría Opus Dei

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Por Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro Por B. Ara­go­ne­ses

A pe­sar de la aper­tu­ra del cul­to con pue­blo en nues­tras pa­rro­quias, no to­dos han po­di­do vol­ver a ellas. Más allá de la li­mi­ta­ción del afo­ro, son de­ma­sia­dos los sa­cer­do­tes –sin es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les la ci­fra, pa­re­ce ron­dar los 70 pres­bí­te­ros– que han si­do lla­ma­dos por el Se­ñor a su pre­sen­cia y ce­le­bra­rán ya con Él la Mi­sa des­de el cie­lo.

La vi­da de Luis Ma­ri Centeno, se­cre­ta­rio de la diócesis de Ca­laho­rra y La Cal­za­da-Lo­gro­ño, y la del sa­cer­do­te Ale­jan­dro Sáez Gon­zá­lez, trans­cu­rrie­ron en­tre tan­tos en­cuen­tros pas­to­ra­les que la muer­te por co­no­na­vi­rus de es­te úl­ti­mo «la he sen­ti­do mu­chí­si­mo». Era «una per­so­na afa­ble, con un ca­rác­ter real­men­te agra­da­ble», ase­gu­ra el tam­bién rec­tor de la igle­sia de San Bar­to­lo­mé. Pe­ro, an­te to­do, «era una per­so­na muy tra­ba­ja­do­ra y es­ta­ba to­tal­men­te en­tre­ga­do al ser­vi­cio de los de­más». In­clu­so «una vez que se ju­bi­ló se de­di­có a aten­der a las re­li­gio­sas ber­nar­das de un pue­blo ve­cino a Lo­gro­ño».

Am­bos se co­no­cie­ron en el se­mi­na­rio y pos­te­rior­men­te coin­ci­die­ron en Ale­ma­nia. «Él per­ma­ne­ció allí 24 años, en la ca­pe­lla­nía de mi­gran­tes de la diócesis de Fri­bur­go –di­ri­gi­da tra­di­cio­nal­men­te por sa­cer­do­tes rio­ja­nos– aten­dien­do pas­to­ral­men­te a los es­pa­ño­les re­si­den­tes en la zo­na. Yo le sus­ti­tuí en aque­lla la­bor». Tras su re­gre­so, ter­mi­nó sien­do pá­rro­co de la ca­te­dral has­ta su ju­bi­la­ción. El co­ro­na­vi­rus pu­so fin a la amis­tad te­rre­nal en­tre am­bos el 24 de abril.

Hoy en Ca­rrión de los Con­des en­con­tra­mos has­ta cua­tro al­ber­gues pa­ra los pe­re­gri­nos del Ca­mino de San­tia­go, pe­ro el pri­me­ro de to­dos ellos lo fun­dó el sa­cer­do­te Jo­sé Ma­ris­cal Arranz, «en la mis­ma ca­sa pa­rro­quia». Allí «no so­lo re­ci­bía» a quie­nes se di­ri­gían has­ta la tum­ba del após­tol, «sino que tam­bién lim­pia­ba y co­ci­na­ba pa­ra ellos jun­to a su her­ma­na», ase­gu­ra su ami­go ín­ti­mo y tam­bién sa­cer­do­te Ger­mán García Fe­rre­ras.

Fue la obra más sin­gu­lar de Ma­ris­cal Arranz, que gas­tó prin­ci­pal­men­te sus ho­ras co­mo pá­rro­co en la igle­sia de San­ta Ma­ría de Ca­rrión y, una vez ju­bi­la­do, co­mo con­fe­sor y guía en la ca­te­dral de Pa­len­cia, de la que pos­te­rior­men­te fue nom­bra­do ca­nó­ni­go. «Tam­bién re­ci­bió la dis­tin­ción de pre­la­do do­més­ti­co de Su San­ti­dad por par­te del Pa­pa Juan Pablo II», re­me­mo­ra García Fe­rre­ras, que no se pu­do des­pe­dir de su ami­go an­tes de que se lo lle­va­ran al hos­pi­tal por cul­pa de una caí­da. Jo­sé «nun­ca más vol­vió, des­pués de que le en­con­tra­ran el vi­rus di­cho­so tras ha­cer­le unos aná­li­sis». Fa­lle­ció el 11 de abril, a los 91 años.

Franco Za­go da Re na­ció en Ita­lia, pe­ro vi­vió en el mun­do. A Es­pa­ña lle­gó en 1966, ya per­te­ne­cien­te a los jo­se­fi­nos de Mu­rial­do y an­tes de or­de­nar­se sa­cer­do­te, pa­ra im­pul­sar la aten­ción a un cen­tro de aco­gi­da de ado­les­cen­tes en Ge­ta­fe. Cha­va­les, mu­chos de ellos, de am­bien­tes mar­gi­na­les li­ga­dos a la de­lin­cuen­cia. «Pe­ro Franco no te­nía mie­do». Una vez con­clui­da la obra, si­guió re­co­rrien­do el mun­do. «Fue un pio­ne­ro; don­de el Es­pí­ri­tu San­to le dic­ta­ba, ahí iba». Ro­ma, Mé­xi­co, Chi­le, Ar­gen­ti­na y de nue­vo Es­pa­ña en 2016, con la mi­sión de co­men­zar una nue­va obra en la pe­ri­fe­ria de Ma­drid, en la ba­rria­da de El Po­zo. Y allí es­ta­ba el pa­dre Franco, con sus 71 años, de vuel­ta a sus ni­ños y jó­ve­nes más ne­ce­si­ta­dos y aban­do­na­dos, «su pa­sión, y al que ellos ado­ra­ban por­que era ama­ble y afa­ble», ase­gu­ra Juan Jo­sé Ga­sanz, pá­rro­co de San Rai­mun­do de Pe­ña­fort. En sus úl­ti­mos días el CO­VID-19 le com­pli­có la res­pi­ra­ción, aho­ra ya es­ta­rá res­pi­ran­do «el ai­re pu­ro de las Do­lo­mi­tas del cie­lo», esas mon­ta­ñas que tan­to le gus­ta­ban, co­mo buen scout que era, «el fe­de­ra­do nú­me­ro 4 en Es­pa­ña».

El que fue­ra con­si­lia­rio de Adoración Nocturna Fe­me­ni­na de Pam­plo­na, Mi­guel Ló­pez Na­var­co­re­na, fa­lle­ció a cau­sa del co­ro­na­vi­rus el 29 de mar­zo, tan so­lo dos se­ma­nas des­pués de de­cre­tar­se el Es­ta­do de alar­ma. Su her­ma­na Car­men, que pu­do ver­lo por úl­ti­ma vez el mis­mo día en el que em­pe­zó el con­fi­na­mien­to, lo re­cuer­da co­mo «un hom­bre muy pa­cí­fi­co y de­di­ca­do por en­te­ro a su la­bor sa­cer­do­tal». Es­ta la desa­rro­lló prin­ci­pal­men­te en la pa­rro­quia de San Fermín, en la que tra­ba­jó co­mo vi­ca­rio du­ran­te 50 años y a la que se­guía acu­dien­do pa­ra ayu­dar ya ju­bi­la­do. «Vi­vía en la re­si­den­cia sa­cer­do­tal y le cos­ta­ba an­dar, pe­ro él se co­gía el au­to­bús y ba­ja­ba siem­pre a la pa­rro­quia y ce­le­bra­ba Mi­sa». Tan­tos años de de­di­ca­ción ha­cían im­po­si­ble acom­pa­ñar­lo a pa­sear por la ca­lle. «Sa­lías con él y no lle­ga­bas nun­ca, por­que to­do el mun­do se pa­ra­ba a sa­lu­dar­le. Era muy que­ri­do», ase­gu­ra Car­men. Tam­bién lo fue en Ecua­dor, don­de «se mar­chó de mi­sión al­gu­nos años jun­to a un gru­po de sa­cer­do­tes» dio­ce­sa­nos, sub­ra­ya Car­men. Aho­ra se ha mar­cha­do pa­ra siem­pre a la ca­sa del Pa­dre.

El pa­dre Jo­sé Ruiz Or­ta era el ca­pe­llán del Hos­pi­tal de Cui­da­dos La­gu­na y fa­lle­ció el 31 de mar­zo, a los 82 años, de la mis­ma ma­ne­ra que vi­vió: en­tre­ga­do a los de­más. Se lo lle­vó por de­lan­te el co­ro­na­vi­rus des­pués de que se in­fec­ta­ra, sin él sa­ber­lo, acom­pa­ñan­do la so­le­dad de Fermín, que ha­bía en­viu­da­do ha­cía un mes y del que no se se­pa­ró has­ta que am­bos en­con­tra­ron la vi­da eter­na. Y así fue siem­pre. «Nos en­se­ñó a sem­brar es­pe­ran­za, ale­gría, ca­ri­ño, ter­nu­ra, y a de­di­car el tiem­po y los me­dios que fue­ran ne­ce­sa­rios por un en­fer­mo». Y «si ha­bía que ce­le­brar una fies­ta de cum­plea­ños, él era el pri­me­ro en ani­mar­se pa­ra acer­car la fi­gu­ra ama­ble, ale­gre y son­rien­te de Nues­tro Se­ñor a los en­fer­mos», ase­gu­ra Ana Pé­rez, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de Fun­da­ción Via­nor­te-La­gu­na. «To­dos re­cor­da­mos el mí­ti­co cum­plea­ños de nues­tro pa­cien­te Ma­teo, cuan­do don Jo­sé ma­tri­cu­ló su si­lla de rue­das y nos ani­mó a mo­ver Ro­ma con San­tia­go pa­ra or­ga­ni­zar­le un ta­blao fla­men­co en la sa­la del hos­pi­tal». El ca­pe­llán ha de­ja­do tal hue­lla que «siem­pre le re­cor­da­re­mos», con­clu­ye Pé­rez.

«En mi vi­da ten­go una ban­da so­no­ra en la que mu­chos de vo­so­tros ha­béis in­ter­ve­ni­do. Lo que ex­pre­sáis sur­ge a tra­vés del hon­dón del co­ra­zón. La be­lle­za de vues­tras com­po­si­cio­nes lle­va a la gen­te a la Ver­dad. La Igle­sia tie­ne ne­ce­si­dad del ar­te, y hay que cui­dar a los mú­si­cos. Sois pue­blo de Dios en sa­li­da y co­rre­pon­sa­bles de la Ver­dad».

la vi­da a tra­vés de una pan­ta­lla a co­lor.

Raúl Ti­na­je­ro, di­rec­tor de la Sub­co­mi­sión de Ju­ven­tud e In­fan­cia, abrió el ca­mino: «Es­te en­cuen­tro tie­ne que ser un re­fe­ren­te anual pa­ra to­do el mun­do que gi­ra en torno a la mú­si­ca ca­tó­li­ca con­tem­po­rá­nea». Una ex­pe­rien­cia esen­cial de Dios, nos cuen­ta, «que de­be afian­zar­se pa­ra no de­jar de avan­zar en la ta­rea evan­ge­li­za­do­ra de los mú­si­cos: esen­cial pa­ra la Igle­sia».

Los mú­si­cos Ro­ge­lio Ca­ba­do y Da­vid San­ta­fé en­to­na­ron la voz prin­ci­pal. Tras ellos to­ma­ron la pa­la­bra Jo­sé Luis Pé­rez, Mar­tín Val­ver­de y el obis­po de Ca­laho­rra y Lo­gro­ño-La Cal­za­da y

pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Lai­cos, Fa­mi­lia y Vi­da, Car­los Es­cri­bano.

Y se hi­zo la can­ción, que aún si­gue la­tien­do. La ala­ban­za pro­vo­ca el mi­la­gro. Por eso, Ti­na­je­ro con­fía en quie­nes han ador­na­do sus can­cio­nes a la me­di­da del Maes­tro: «Los mú­si­cos ca­tó­li­cos son ex­pre­sión de la be­lle­za, la ver­dad y la bon­dad». Co­mo su mi­ra­da, que no se de­ja ven­cer al sue­ño sin sa­ber que el co­ra­zón del her­mano re­po­sa de­li­ca­da­men­te en paz.

Hoy, de fon­do, llo­ra una gui­ta­rra. Y en si­len­cio, mil acor­des si­guen so­nan­do –a me­dia voz– en el co­ra­zón de quien con­fía en un Dios bueno.

Belén Díaz Alon­so

Ma­ría Pa­zos Ca­rre­te­ro

Mu­rial­di­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.