Tribuna

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Alberto Ares Ma­teos, SJ Di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Es­tu­dios so­bre Mi­gra­cio­nes y ad­jun­to a la coor­di­na­ción del Ser­vi­cio Je­sui­ta a Mi­gran­tes en Es­pa­ña

En el mun­do hay más de 1.000 mi­llo­nes de per­so­nas que es­tán en mo­vi­mien­to. 763 mi­llo­nes son mi­gran­tes in­ter­nos y más 270 mi­llo­nes mi­gran­tes in­ter­na­cio­na­les. Se­gún da­tos de ACNUR de ju­nio de 2020, he­mos al­can­za­do la ci­fra de 79,5 mi­llo­nes de per­so­nas que se han vis­to obli­ga­das a huir de sus ho­ga­res. De ellas, 26 mi­llo­nes son per­so­nas re­fu­gia­das. La pan­de­mia glo­bal nos pre­sen­ta una de las si­tua­cio­nes más com­ple­jas de nues­tra his­to­ria con­tem­po­rá­nea, con más de diez mi­llo­nes de ca­sos con­fir­ma­dos y más 500.000 muer­tes.

Las fron­te­ras se han ce­rra­do ca­si de for­ma ge­ne­ra­li­za­da, im­po­nien­do un blo­queo a la cir­cu­la­ción de per­so­nas. Las con­se­cuen­cias sa­ni­ta­rias y eco­nó­mi­cas han si­do dra­má­ti­cas en al­gu­nas re­gio­nes del mun­do, afec­tan­do es­pe­cial­men­te a las per­so­nas más vul­ne­ra­bles, in­clui­das las mi­gran­tes, las re­fu­gia­das y las des­pla­za­das.

Des­de el Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Es­tu­dios so­bre Mi­gra­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas lle­va­mos años tra­ba­jan­do en una in­ves­ti­ga­ción so­bre la reali­dad de los flu­jos fron­te­ri­zos en el mun­do, en coor­di­na­ción con las ins­ti­tu­cio­nes a las que la Com­pa­ñía de Je­sús tie­ne en­co­men­da­da su mi­sión con los mi­gran­tes, los re­fu­gia­dos y las per­so­nas des­pla­za­das. En el li­bro Los flu­jos mi­gra­to­rios en las fron­te­ras de nues­tro mun­do que aho­ra ve la luz han par­ti­ci­pa­do la Se­cre­ta­ría de Jus­ti­cia So­cial y Eco­lo­gía de la Cu­ria Ge­ne­ral de Ro­ma, el Ser­vi­cio Je­sui­ta a Re­fu­gia­dos, la Red de Mi­gra­ción (Ser­vi­cios Je­sui­tas a Mi­gran­tes y Red Je­sui­ta con Mi­gran­tes) y el GIAN Mi­gra­ción.

¿Có­mo vi­ven las per­so­nas mi­gran­tes, re­fu­gia­das y des­pla­za­das?

En es­ta si­tua­ción de cri­sis que ex­pe­ri­men­ta­mos, nos pre­gun­ta­mos qué ocu­rre con los co­lec­ti­vos más vul­ne­ra­bles, las per­so­nas en­fer­mas, las que es­tán so­las, las que vi­ven en gran pre­ca­rie­dad, las que se han vis­to atra­pa­das an­te el cie­rre de fron­te­ras, las pri­va­das de li­ber­tad, las per­so­nas sin un ho­gar, las de­por­ta­das o las ha­ci­na­das en cam­pos de re­fu­gia­dos o cen­tros de de­ten­ción.

Asi­mis­mo, la pan­de­mia nos ha de­ja­do aún más cla­ro que mu­chos de es­tos co­lec­ti­vos mi­gran­tes vul­ne­ra­bles sos­tie­nen nues­tras so­cie­da­des y eco­no­mías. Por ejem­plo, se­gún da­tos del INE pu­bli­ca­dos en ju­nio de 2020, en Es­pa­ña re­si­den 7.569.938 de per­so­nas que han na­ci­do fue­ra de nues­tras fron­te­ras, lo que re­pre­sen­ta un 16 % de la po­bla­ción. Es­tas per­so­nas sos­tie­nen nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes y nues­tro mer­ca­do la­bo­ral, en sec­to­res tan esen­cia­les co­mo la red de cui­da­dos o la dis­tri­bu­ción y su­per­mer­ca­dos, tan im­por­tan­tes en es­te tiem­po de emer­gen­cia sa­ni­ta­ria. Pe­ro, a la vez, son sec­to­res de gran vul­ne­ra­bi­li­dad la­bo­ral y con me­nor pro­tec­ción so­cial.

La fron­te­ra es un es­pa­cio de en­cuen­tro, de en­ri­que­ci­mien­to, pe­ro tam­bién lu­gar de ex­clu­sión. En al­gu­nos con­tex­tos la si­tua­ción de pan­de­mia glo­bal ha ge­ne­ra­do más pre­jui­cios y xe­no­fo­bia ha­cia las per­so­nas mi­gran­tes, cuan­do to­dos los es­tu­dios y da­tos re­co­no­cen a las per­so­nas mi­gran­tes, re­fu­gia­das y des­pla­za­das una gran opor­tu­ni­dad y ri­que­za pa­ra el pre­sen­te y el fu­tu­ro de nues­tras so­cie­da­des.

¿Qué pro­pues­tas se­rían desea­bles?

Da­da la si­tua­ción ac­tual, se­ría ne­ce­sa­rio apli­car pron­to va­rias me­di­das a cor­to, me­dio y lar­go pla­zo.

En­tre las me­di­das a cor­to pla­zo es­ta­rían do­tar de re­cur­sos de emer­gen­cia y ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, po­ner fin a las de­vo­lu­cio­nes su­ma­rias, pro­te­ger en el trán­si­to, así co­mo la crea­ción de vías le­ga­les o de­fen­der el de­re­cho de asi­lo.

En cuan­to a las me­di­das a me­dio pla­zo, se ne­ce­si­ta­ría im­pul­sar una res­pues­ta enér­gi­ca con­tra el trá­fi­co de per­so­nas, po­lí­ti­cas de re­gu­la­ri­za­ción, me­jo­rar la in­for­ma­ción en to­das las eta­pas del pro­ce­so mi­gra­to­rio, pro­te­ger la vi­da en las fron­te­ras de for­ma in­te­gral y coor­di­na­da, y bus­car vías al­ter­na­ti­vas a la de­ten­ción en ca­sos de mi­gra­ción irre­gu­lar.

Por úl­ti­mo, en­tre las pro­pues­tas a lar­go pla­zo, se pro­po­ne la pro­mo­ción de ob­ser­va­to­rios de de­re­chos hu­ma­nos en las fron­te­ras, la crea­ción de acuer­dos de coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal y read­mi­sión, la lu­cha con­tra la xe­no­fo­bia y el re­fuer­zo de la in­te­gra­ción y la cohe­sión so­cial co­mo pie­za cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de nues­tras so­cie­da­des.

¿Có­mo nos ima­gi­na­mos la nue­va nor­ma­li­dad?

Es im­por­tan­te caer en la cuen­ta de que ne­ce­si­ta­mos re­crear un mo­de­lo de Es­ta­do de bie­nes­tar con la cen­tra­li­dad de la per­so­na y al­gu­nos pa­rá­me­tros de fe­li­ci­dad, ade­más de los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos co­mo me­di­das de pro­gre­so. No po­de­mos me­ter vino nue­vo en odres vie­jos. Ne­ce­si­ta­mos un Es­ta­do de bie­nes­tar re­for­ma­do y re­no­va­do, don­de se re­es­truc­tu­ren las ins­ti­tu­cio­nes y el Es­ta­do re­fuer­ce su rol de ga­ran­te de de­re­chos y asu­ma una res­pon­sa­bi­li­dad en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, en­tre otras, las res­pon­sa­bi­li­da­des en la ges­tión de los flu­jos mi­gra­to­rios, en es­pe­cial en nues­tras fron­te­ras.

La pu­bli­ca­ción del li­bro es una opor­tu­ni­dad pa­ra ofre­cer una mi­ra­da y una res­pues­ta coor­di­na­da, al ser­vi­cio de las per­so­nas mi­gran­tes, re­fu­gia­das y des­pla­za­das, y con­tri­bu­yen­do a la trans­for­ma­ción so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.