Las cin­co aes de Ar­tiel

Hi­jas del mo­dis­to re­cién fa­lle­ci­do Aman­da, Ana, Ali­cia, Arancha y Aí­da Ar­tiel.

ABC - Alfa y Omega - - Nunca Es Tarde -

ómo de­fi­ni­rían a su pa­dre?

Mi pa­dre era un ar­tis­ta. Muy in­quie­to, con ga­nas de apren­der y desa­rro­llar­se. Vi­vió más de me­dio si­glo de­di­ca­do a la sas­tre­ría y co­sió pa­ra pa­ra po­lí­ti­cos co­mo Mi­guel He­rre­ro y Ro­drí­guez de Mi­ñón, pa­dre de la Cons­ti­tu­ción. Y pa­ra em­pre­sa­rios, abo­ga­dos… Con­ta­ba que se con­fe­sa­ban en el pro­ba­dor, pe­ro nun­ca nos con­tó lo qué le de­cían. Le pe­dían con­se­jo, y eso ge­ne­ró gran­des víncu­los de amis­tad. Mu­chos de los tra­jes que co­sió qui­so do­nar­los al Mu­seo del Tra­je.

Ade­más, le gus­ta­ba es­cri­bir y leer. Den­tro de po­co se pu­bli­ca­rá pós­tu­ma­men­te su Tra­ta­do de sas­tre­ría,tra­du­ci­do a diez idio­mas, y cuen­ta con al me­nos otros diez ma­nua­les. En nues­tra ca­sa de la ca­lle Ma­yor de Ma­drid hay dos bi­blio­te­cas. Tam­bién le en­can­ta­ba la mú­si­ca. Te­nía una gui­ta­rra de co­lec­cio­nis­ta e igual­men­te to­ca­ba la ban­du­rria y la ar­mó­ni­ca. Era muy afi­cio­na­do a la fo­to­gra­fía e hi­zo sus pi­ni­tos en el mun­do del fo­to­pe­rio­dis­mo. En ca­sa te­nía­mos un cuar­to os­cu­ro don­de re­ve­la­ba las imá­ge­nes. Los ne­ga­ti­vos y es­tán en una fo­to­te­ca.

¿Qué fue lo pri­me­ro que pen­sa­ron cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron la en­fer­me­dad, en ple­na pan­de­mia?

Lo pri­me­ro que pen­sa­mos es que no le íba­mos a po­der ver en el fi­nal, que las cir­cuns­tan­cias de la des­pe­di­da iban a ser muy du­ras, des­pués de una vi­da de mu­cho sa­cri­fi­cio. Tu­vo que sa­car ade­lan­te a su fa­mi­lia des­de muy jo­ven, por­que su pa­dre mu­rió pron­to. Con ape­nas 20 años se en­con­tró él so­lo con una sas­tre­ría y em­plea­dos a los que pa­gar, ade­más de una fa­mi­lia de seis per­so­nas, con cua­tro her­ma­nos pe­que­ños. Tu­vo que aban­do­nar lo que real­men­te que­ría ha­cer: la elec­tró­ni­ca y la avia­ción. Sus pla­nes se trun­ca­ron y se de­di­có a una pro­fe­sión que no do­mi­na­ba. Tu­vo que apren­der de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. Por su con­cep­to de ca­li­dad fue ca­paz de ha­cer­lo él so­lo pe­ro, pre­ci­sa­men­te

son las cin­co aes de Sus cin­co le­tras ca­pi­ta­les, sus cin­co hi­jas, cu­yos nom­bres em­pie­zan to­dos por a. Isa­bel, su es­po­sa, es la úni­ca le­tra dis­cor­dan­te de su elen­co fe­me­nino, aun­que la di­so­nan­cia es­té so­lo en la le­tra, por­que fue siem­pre su más fiel com­pa­ñe­ra. Sas­tre du­ran­te más de me­dio si­glo, Ar­tiel for­mó a más de 3.500 mo­dis­tos. En ple­na épo­ca de co­ro­na­vi­rus, ha da­do la úl­ti­ma pun­ta­da a su vi­da con un bor­da­do de oro.

por eso, fue cons­cien­te de la im­por­tan­cia de apren­der bien la pro­fe­sión, y tam­bién qui­so en­se­ñar. Du­ran­te años, cuan­do ya era un sas­tre re­co­no­ci­do, tra­ba­jó du­ran­te el día y dio cla­ses en la es­cue­la de sas­tre­ría por la no­che. La ma­yo­ría de los mo­dis­tos ha pa­sa­do por sus cla­ses. For­mó a más de 3.500.

¿Y su pa­dre có­mo afron­tó el diag­nós­ti­co?

Nues­tro pa­dre te­nía 91 años y cuan­do su­po que su en­fer­me­dad no te­nía cu­ra, lo acep­tó con una se­re­ni­dad ex­tra­or­di­na­ria. Él es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra mar­char­se. Se sen­tía afor­tu­na­do por­que la en­fer­me­dad no le ha­bía arre­ba­ta­do sus ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des, y se ofre­ció vo­lun­ta­rio pa­ra que lo in­ves­ti­ga­ran; la su­ya era una leu­ce­mia muy agre­si­va y ra­ra. Es­ta­ba can­sa­do, el sis­te­ma neu­ro­ló­gi­co se de­bi­li­ta, pe­ro que­ría ser útil has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Qui­so em­plear el tiem­po pa­ra or­de­nar su vi­da y sus ideas. Es­ta po­si­bi­li­dad la con­si­de­ra­ba un pri­vi­le­gio.

¿Có­mo di­rían que so­bre­lle­vó la en­fer­me­dad?

Ha si­do la épo­ca en la que más ca­ri­ño­so ha es­ta­do, siem­pre de buen hu­mor. Eso no se fin­ge, y la ver­dad es que nos sor­pren­día. Pa­sá­ba­mos el tiem­po con él de ri­sas, re­cuer­dos, re­bo­sa­ba vi­da. Trans­mi­tía vi­da. Cuan­do la gen­te nos pre­gun­ta­ba y no con­tá­ba­mos co­sas tris­tes, sino que nos reía­mos mu­cho, les lla­ma­ba la aten­ción. Les con­tá­ba­mos que es­ta­ba pre­pa­ran­do un li­bro pa­ra pu­bli­car, y que ha­bía pe­di­do una ba­se de da­tos pa­ra su or­de­na­dor. Y allí es­tu­vi­mos, ven­ga a bus­car has­ta que la en­con­tra­mos… por­que nues­tro pa­dre, a sus 91 años, era un apasionado de la in­for­má­ti­ca, le en­can­ta­ba la elec­tró­ni­ca y fue pio­ne­ro en su tiem­po. Evo­lu­cio­nó di­gi­tal­men­te co­mo muy po­cas per­so­nas lo han he­cho.

¿Qué le di­rían a otras per­so­nas que tam­bién han per­di­do a un ser que­ri­do?

Es muy du­ro per­der un ser que­ri­do. Di­ría a esas per­so­nas que la des­pe­di­da es es­pi­ri­tual. Real­men­te no se van, es­tán con no­so­tros. Da­mos gra­cias de ha­ber­nos po­di­do des­pe­dir, pe­ro quien no ha­ya po­di­do ha­cer­lo es­tá to­da­vía a tiem­po, por­que ellos siem­pre nos es­cu­chan.

Ana Pé­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.