ABC - Alfa y Omega

Moria 2, entre el frío y las inundacion­es

La adaptación al invierno del campo de Mavrovouni, en Lesbos, acabará en primavera. Europa y Grecia preparan la construcci­ón de un nuevo centro

- María Martínez López / @missymml Madrid ALFA&OMEGA

Lluvia, viento, nieve y granizo, con temperatur­as en torno a los 5 ºC y a veces a los 0 ºC. Y, como único refugio, tiendas diseñadas para el verano y algunas mantas que poco abrigan cuando se mojan. Son las condicione­s que soportan desde hace semanas los migrantes y solicitant­es de asilo del campo de Mavrovouni, en la isla griega de Lesbos. Este campo se puso en marcha de forma apresurada en septiembre, tras el incendio de Moria, y alberga a 7.500 personas.

«Las obras para prevenir inundacion­es y la conexión con la red municipal de electricid­ad, agua y alcantaril­lado no se han contemplad­o aún», explica Maria Alverti, directora de Cáritas Grecia. Por no haber, «no hay suficiente­s duchas de agua caliente». A comienzos de enero, el Gobierno griego anunció que la empresa encargada de ello había retrasado la fecha de finalizaci­ón hasta el 23 de marzo. Tres días después del inicio de la primavera.

La única adaptación de las tiendas al invierno hasta ahora ha sido una capa adicional de plástico y ponerles debajo palés de madera para levantarla­s sobre el nivel del agua. Porque «sin un sistema de drenaje, cualquier cantidad de lluvia causa una inundación», añade Shirin Tinnesand, vecina de la isla y colaborado­ra de grupos como Moria Media Team o Stand By Me Lesbos, con los que los migrantes intentan organizars­e.

Peligro de incendio

Durante este tiempo, han estado repartiend­o ropa de abrigo. «En diciembre intentamos entregar colchoneta­s eléctricas y no nos lo permitiero­n por el peligro de incendio», narra Tinnesand. Ya han ardido dos tiendas, afortunada­mente sin consecuenc­ias que lamentar. La causa está en los convectore­s que algunos migrantes compran de su bolsillo como único medio para calentarse. Cuando pueden llegar a usarlos («todavía hay tiendas sin electricid­ad», y en otras no hay suministro durante horas o días) «se producen cortocircu­itos al conectarlo­s a la red», ya que los generadore­s no tienen potencia suficiente.

No es lo único que ha causado indignació­n entre los habitantes de Mavrovouni. El 27 de enero el Gobierno griego y la Comisión Europea reconocier­on que al menos parte del suelo del campo está contaminad­o con plomo. El centro de emergencia se construyó en un campamento militar, donde desde 1926 se realizaban prácticas de tiro que han dejado restos de este peligroso metal. Después de las continuas advertenci­as y denuncias de Human Rights Watch, se detectó plomo en todas las muestras de tierra. En una, por encima de límites peligrosos para la salud.

«Debe hacerse más»

Aunque Moria 2 y su tristement­e célebre predecesor son los ejemplos más claros de lo que ocurre en las islas griegas, no son los únicos. Así lo demuestra la reciente decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de abrir una investigac­ión sobre las condicione­s de vida en algunos de ellos, después de que varias ONG denunciara­n los casos de ocho personas con problemas de salud a las que se les negó la atención sanitaria adecuada.

«Se han puesto en marcha iniciativa­s para apoyar a los refugiados, pero debe hacerse más para asegurar la dignidad y seguridad» de todos. «En primer lugar, deben mejorar las condicione­s en los campos», exige A lverti. Pero son necesarias además «soluciones humanas y dignas, un mecanismo de reubicació­n justo y permanente que asegura la solidarida­d y la responsabi­lidad compartida entre los estados de la UE y la descongest­ión de las islas». Sin embargo, Europa parece querer seguir en la misma línea que hasta ahora. En diciembre, explica la directora de Cáritas Grecia, el Gobierno heleno y la Comisión Europea firmaron la construcci­ón de un nuevo centro de recepción de migrantes en Lesbos para principios de septiembre de 2021.

 ?? MORIA CORONA AWARENESS TEAM ?? 0 En Mavrovouni viven 2.500 niños como el que, en la imagen, se asoma a la puerta de una tienda rodeada de agua.
MORIA CORONA AWARENESS TEAM 0 En Mavrovouni viven 2.500 niños como el que, en la imagen, se asoma a la puerta de una tienda rodeada de agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain