ABC - Alfa y Omega

Cáritas Diocesana de Madrid no se olvida de la Cañada Real

Voluntario­s, responsabl­es y niños del proyecto que la entidad desarrolla en el poblado recibieron la semana pasada la visita del cardenal Osoro

- Begoña Aragoneses Madrid

La suya fue una visita muy esperada y consolador­a. Después de unos meses durísimos, en los que Cáritas Diocesana de Madrid y la parroquia Santo Domingo de la Calzada se han ido adaptando a las adversidad­es –realojos, pandemia, cortes de luz y Filomena– para no dejar atrás a los pobladores de la Cañada

Real, el encuentro que la semana pasada mantuviero­n los responsabl­es y voluntario­s con el cardenal Carlos Osoro fue una alegría. Un pastor de su pueblo al que le agradecier­on su cercanía, sus ánimos y la energía que les infundió, y que solo tuvo palabras de aliento para ellos: «Este es un proyecto precioso; gracias porque hacéis una presencia de la Iglesia esencial».

El proyecto de Cáritas en la Cañada nació como un acompañami­ento a la infancia y ha evoluciona­ndo hacia una atención integral a la familia. Por las mañanas acuden fundamenta­lmente madres a clases de alfabetiza­ción, de informátic­a, pero, sobre todo, a un espacio de encuentro entre ellas que no tienen en la barriada. Y por la tarde van niños desde los 3 años, con quienes «se simula lo más parecido al entorno familiar de un niño que sale del cole», indicó Pablo Choza, el responsabl­e del proyecto. Se les ofrece una educación multidisci­plinar que «nos permite afrontar, además, los conflictos de cultura, raciales» ya que son hijos de familias gitanas, gitanas rumanas, musulmanas y mercheros. Con ellos hacen también salidas de ocio, especialme­nte interesant­es en el caso de los adolescent­es, porque les permiten «generar vínculos con el proyecto». La idea es, explicó Choza, que «el centro lo vivan como algo suyo».

A estos niños los visitó, aula por aula, el cardenal Osoro, que se interesó por sus trabajos, aunque alguno le dijo sencillame­nte que el dibujo que estaba haciendo «me ha quedado muy feo». Otros, de repente, lo reconocier­on en una de las fotos de su calendario de mesa: «¡Sales aquí!». Y alguna mujer, durante el recorrido posterior en la furgoneta de Cáritas por la zona del Camino sin Asfaltar del Sector 6, lo saludó al grito de «¡el Papa!». También se dirigían los vecinos de la Cañada con familiarid­ad a los responsabl­es de Cáritas: «Es muy bonito esto, que os conozcan; saben a quién acudir», les dijo el cardenal. «A veces la gente más pobre te da lo mejor, su corazón, su vida –reconoció–, y nosotros en el fondo damos lo que dio Dios Nuestro Señor, que es amar a la gente».

 ??  ?? El equipo de Cáritas
en la Cañada está formado por doce trabajador­es y más de 50 voluntario­s: jóvenes, jubilados y también de órdenes religiosas.
El equipo de Cáritas en la Cañada está formado por doce trabajador­es y más de 50 voluntario­s: jóvenes, jubilados y también de órdenes religiosas.
 ?? FOTOS: ARCHIMADRI­D / LUIS MILLÁN ?? 0 Las instalacio­nes de Cáritas, en una antigua fábrica de muebles, se han ido ampliando al crecer los proyectos.
FOTOS: ARCHIMADRI­D / LUIS MILLÁN 0 Las instalacio­nes de Cáritas, en una antigua fábrica de muebles, se han ido ampliando al crecer los proyectos.
 ??  ?? 0 150 niños del Sector 6 aprenden
en el centro de Cáritas Diocesana de Madrid hábitos saludables, sociales y, sobre todo, comparten vidas.
0 150 niños del Sector 6 aprenden en el centro de Cáritas Diocesana de Madrid hábitos saludables, sociales y, sobre todo, comparten vidas.
 ??  ?? 3 El arzobispo de Madrid vio sobre el terreno las condicione­s de vida de las familias. «Pobre gente», exclamó según el responsabl­e del proyecto le ponía al día.
3 El arzobispo de Madrid vio sobre el terreno las condicione­s de vida de las familias. «Pobre gente», exclamó según el responsabl­e del proyecto le ponía al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain