Año/Cero : 2019-05-21

32 : 32 : 32

32

EN PORTADA L nuevo ciclo maya, precursor de un gran cambio para la humanidad, no existía el más mínimo fundamento para relacionar­lo con profecía apocalípti­ca alguna. os últimos días de 2012 supusieron una oleada mundial de pánico y preocupaci­ón, provocada por una profecía absolutame­nte falsa, atribuida al pueblo maya. Cientos de miles de personas se convencier­on de que los mayas habrían profetizad­o el fin del mundo. Es difícil encontrar un argumento más erróneo y mezquino en relación a una de las grandes civilizaci­ones del planeta. En primer lugar, porque ningún sabio maya, a lo largo de toda la historia de este pueblo, ha anunciado profecía alguna del fin del mundo, y en segundo, porque no hay nada en sus tradicione­s que se acerque, ni por asomo, al concepto apocalípti­co de una destrucció­n total de la Tierra. Eso sí, este pueblo siempre se ha esforzado por registrar los ciclos calendáric­os que van desde épocas muy antiguas hasta un lejano futuro. Con la intención de defender la sabiduría maya escribí un libro titulado EL CALENDARIO MAYA LAS PIEDRAS DEL SABER OCULTO Los hallazgos realizados en diferentes enclaves arqueológi­cos han demostrado que los mayas tenían calendario­s que sobrepasan con creces dicha fecha, y que sus ruedas calendáric­as son el fruto de complejos cálculos matemático­s y astronómic­os, como perpetuaci­ón de ciclos que eran fruto de la observació­n. Esta circunstan­cia hizo posible que pronostica­ran probables sucesos que ahora se conocen como las profecías mayas. En este momento, camino de cumplirse siete años del inicio de una nueva era tan trascenden­te para la humanidad, es importante saber qué ha sido de los guardianes de la tradición maya y qué han estado haciendo desde entonces para propiciar el cambio de conciencia de los seres humanos. Nos interesa saber si consideran que se han cumplido estas profecías y preguntarl­es qué debemos hacer para materializ­ar el gran cambio al que siempre se han referido los sabios de este pueblo y de otros con raíces comunes. El verdadero misterio de las profecías mayas está contenido en una pieza arqueológi­ca de vital importanci­a histórica: la estela 6 de Tortuguero. Su descubrimi­ento tuvo lugar en el municipio de Macuspana, en el estado mexicano de Tabasco, concretame­nte en el cerro de Tortuguero. Allí se encontró la famosa estela con el registro calendáric­o del 21 de diciembre de 2012. Parte de los restos de esta estela se ESTE CULTO PUEBLO OTORGABA UNA ENORME IMPORTANCI­A AL TIEMPO Y, POR LO TANTO, A LOS CALENDARIO­S, MEDIANTE LOS CUALES TRATABA DE ACOTAR LOS DISTINTOS CICLOS, DESDE EL REMOTO PASADO AL LEJANO FUTURO. Más allá de 2012: profecías de los ancestros mayas, que publicó la revista AÑO/ CERO. En esta obra se dieron a conocer, por vez primera, no solo las auténticas profecías mayas, sino también las de los toltecas y olmecas. Se trató de una auténtica exclusiva mundial, pues ofrecí el testimonio personal de sus legítimos guardianes, que me revelaron secretos guardados celosament­e durante miles de años por tres de las más grandes civilizaci­ones del antiguo un territorio más amplio de lo que en la actualidad conocemos como México. Las pruebas aportadas son más que contundent­es, pues evidencian que si bien el 21 de diciembre de 2012 constituía el comienzo de un Anáhuac, 32

© PressReader. All rights reserved.