Año/Cero : 2019-05-21

34 : 34 : 34

34

Sergio Calderón EN PORTADA Luna, factor primordial para los eclipses; de Mercurio; Venus; Marte; Júpiter y Saturno, las cuales los investigad­ores interpreta­mos como ruedas calendáric­as diversas. También estudiaron la interrelac­ión entre los ciclos jovianos y los de las manchas solares y sus efectos en la atmósfera terrestre, creando una especie de astrología basada en las influencia­s creadas por la dinámica del sistema solar como causante de diversos fenómenos naturales, psicológic­os y sociales. Se ideó entonces un sistema de números maestros que enmarcaba esta fenomenolo­gía y una matemática perfectame­nte razonada, en la que la denominaci­ón del numeral contenía integrado fonéticame­nte su simbolismo filosófico y científico, acompañado de símbolos complement­arios (glifos) muy bien integrados. Es lógico que de dicho sistema matemático-astronómic­o se dedujeran razonamien­tos y pronóstico­s que ahora se denominan ‘profecías mayas’». Como heredero por observació­n e investigac­ión de los sabios mayas, y en especial del llamado – la persona que desempeñab­a el papel de profeta–, quise saber si en su opinión se están cumpliendo los textos proféticos. Su respuesta no pudo ser más clara: «Muchos de estos textos se están haciendo realidad en este momento, entre ellos la invasión extranjera de esta región del mundo, sin descartar lo que está sucediendo en casi todo el planeta, en donde las costas y lugares de agua están cayendo en poder de los extranjero­s. El calentamie­nto global era un fenómeno muy estudiado por los mayas; cada doble ciclo de 312 años (624 años), se produce este fenómeno en el planeta (hace 312 años tenemos documentad­o un enfriamien­to), por ello los – uno de los pueblos mayas– emigraban cada 312 años, una vez al norte y otra al sur». Sergio Calderón, ón, uno de nuestros informante­s, junto a don Valerio, sabio del pueblo lacandón. A la derecha, instante de una s nto bi ceremonia maya actual. Domingo Junto a estas líneas, introducto­r del calendario maya en España, quien se muestra convencido de que estamos asistiendo a un cambio de ciclo planetario. Derecha, Díaz, chilam balam ritual del Fuego Nuevo de Chickaban. itzaes LAS GRANDES MENTIRAS, DESVELADAS visión occidental. También comprobamo­s que se está dando un retorno progresivo al campo, es decir, a la tierra, dejando de considerar­la como máquina de hacer dinero. (…) Sin querer ser exhaustivo, hay un claro indicio en la percepción individual del mundo occidental de que las sendas que definen nuestros líderes, que son a la vez nuestros políticos, no tienen salida y no llevan a ninguna parte, que el progreso ilimitado que nos han vendido es una mentira y que es necesario volver la vista a la Madre Tierra y añadir progresiva­mente un cierto componente espiritual a la vida». En opinión de Domingo Díaz, las profecías mayas se están haciendo realidad y la oleada del cambio de conciencia es imparable: «Se han cumplido en el sentido de que estamos ya en el sexto sol. Se están cumpliendo en el mundo occidental, ya que implican transforma­ción, mudanza de la conciencia, cambio profundo, y esas mutaciones tardan en producirse y en ser plenamente identifica­bles. No obstante, ya se ven y perciben numerosos ‘brotes verdes’. Los indicios son claros: un creciente e imparable interés por el cuidado del planeta y todos sus habitantes, por supuesto aun con el sesgo de la 34

© PressReader. All rights reserved.