Año/Cero : 2019-05-21

55 : 55 : 55

55

ANOMALÍA ciélago, ni una ardilla voladora, porque tenía brazos y dedos… Tampoco fue una alucinació­n porque dejó una mancha pegajosa en el cristal, que a Adams le costó mucho limpiar. Lo cierto es que, como señalábamo­s antes, este informe no ha sido el único en los últimos tiempos. De hecho, cuando Adams lo divulgó en las Redes Sociales, muchas personas se animaron a mencionar experienci­as similares que habían tenido en los últimos años y también las notificaro­n a POINT PLEASANT PLACA QUE RECUERDA LA CATÁSTROFE DE SILVER BRIDGE, EL 15 DE DICIEMBRE DE 1967, EN LA QUE PERDIERON LA VIDA 46 PERSONAS, CUYOS VEHÍCULOS CAYERON AL RÍO OHIO. The Singular Fortean Society. Otro informe reciente data de agosto de 2017 y se refiere a una criatura voladora en South Pulaski Road, en Chicago: «Iba conduciend­o hacia las 4:55 p.m. justo antes de la calle 55 cuando lo vi elevarse justo sobre la gasolinera de Fue tan rápido que no pude hacerle una foto, pero lo vi con mis propios ojos durante unos segundos. Parecía un murciélago gigante», relató la testigo. Con arreglo a tales testimonio­s, es evidente que desde que se le avistó por primera vez en 1966, el ha seguido dejándose ver de vez en cuando, pero no solo en sitios como Chicago y el Lago Michigan por la tarde o por la noche, a veces cerca de un parque o en lugares próximos al agua, sino que parece haber Shell. Mothman ¿SABÍAS QUE…? El fue avistado por primera vez en noviembre de 1966, en Point Pleasant, Virginia Occidental, cerca de unas instalacio­nes militares. Roger y Linda Scarberry fueron los primeros que lo vieron. En 1975 la ciudad ganó en notoriedad gracias a la obra del investigad­or forteano John A. Keel (1930-2009), que se populariza­rían aún más con la película protagoniz­ada por Richard Gere en 2002 y titulada Lo cierto es que, a partir de su primera aparición, se multiplica­ron los avistamien­tos, la mayoría de ellos en territorio norteameri­cano, aunque también los hubo en lugares tan distantes como Chile o Inglaterra. En la última década se le ha vuelto a ver en las zonas próximas a los Grandes Lagos de EE UU. Mothman Las profecías de Mothman, Mothman: la última profecía. 55

© PressReader. All rights reserved.