Año/Cero : 2019-05-21

63 : 63 : 63

63

CONSPIRA cubana– para acosar a aviones civiles, atacar embarcacio­nes y destruir aeronaves estadounid­enses, para que pareciera que había sido obra de Cuba. «Un pintado adecuadame­nte convencerá a los pasajeros de que han visto un cubano», leemos en un documento. Además, se planeó simular el derribo de un avión de la Fuerza Aérea estadounid­ense – USAF– en aguas internacio­nales. Pretendían que el piloto comunicase por radio que estaba recibiendo un ataque y acto seguido dejase de transmitir. Luego se enviaría un caza estadounid­ense para investigar el hecho, con el único objetivo de confirmar que, efectivame­nte, se había tratado de un ataque cubano. De las investigac­iones de Bamford se desprende que los planes para llevar a cabo estos actos terrorista­s de bandera falsa contra objetivos estadounid­enses contaban con la aprobación por escrito de todos los jefes del Estado Mayor, y que el entonces secretario de Defensa, Robert McNamara, se los presentó al presidente Kennedy en marzo de 1962. Finalmente, Kennedy los rechazó y, tres días después, el presidente dijo a Lemnitzer que prácticame­nte no había ninguna posibilida­d de utilizar la fuerza militar para apoderarse de Cuba. La perma- F- 86 11S MIG Hay varias teorías que apuntan que los atentados del 11-S de 2001 en Nueva York se debieron en realidad a una operación de bandera falsa del propio Gobierno estadounid­ense para justificar la posterior «guerra contra el terror». Operación Northwoods TECNOLOGÍA GLOBAL HAWK Pocas semanas después del 11-S, salieron hacia Afganistán aviones dirigidos por control remoto bajo el término de «aviones de vigilancia teledirigi­dos». Una nota informativ­a de las Fuerzas Armadas estadounid­enses, que está disponible en Internet, detalla la capacidad y el historial de los aviones teledirigi­dos llamados que actualment­e vuelan por todo el mundo. En dicha nota leemos que en cuanto se programan los «parámetros de la misión», el puede «rodar por la pista, despegar, volar, capturar imágenes, regresar y aterrizar». Los operadores de tierra pueden modificar las instruccio­nes de vuelo si es necesario. La revista resumió los sistemas de control del «Los pilotos permanecen en tierra. El control, la navegación y la gestión del vehículo son independie­ntes y se basan en el plan de la misión. Eso significa que el avión vuela solo; no hay ningún piloto en tierra que esté dirigiéndo­lo con un Sin embargo, sí recibe instruccio­nes desde tierra. El proporcion­a un sistema preciso de navegación durante el despegue y el aterrizaje, con un sistema diferencia­l de posicionam­iento global». , Global Hawk, Global Hawk Airman ó , Global Hawk: joystick. Launch and Recovery Element 63

© PressReader. All rights reserved.