Año/Cero : 2019-05-21

77 : 77 : 77

77

EXCLUSIVA: LOS TESTIGOS HABLAN PARA AÑO/CERO ENCUENTROS CONSERES DEOTRAS DIMENSIONE­S SE TRATA DE CASOS DIFÍCILES DE CLASIFICAR, PORQUE LOS TESTIGOS SE ENCUENTRAN CON ENTIDADES ANTROPOMOR­FAS QUE SURGEN DE LA NADA Y DESAPARECE­N DE REPENTE, Y QUE EN OCASIONES INTERACTÚA­N CON LOS TESTIGOS, QUIZÁS EN UN ESFUERZO POR EJERCER UNA MAYOR INFLUENCIA SOBRE ELLOS. TEXTO Y FOTOS: JOSÉ ANTONIO CARAVACA R Continuaro­n pescando sin darle demasiada importanci­a al hecho, y a eso de las cinco de la madrugada se movieron a otra parte de la playa para seguir con su actividad. Al poco tiempo, cansados, se quedaron dormidos. En un momento dado, Benjamín se despertó de repente y observó un extraño objeto en la orilla. Enseguida despertó a todo el grupo pensando que se trataba de un vehículo del Ejército, porque a unos 50 metros de ellos había un artefacto plateado, parecido a una tanqueta militar, que brillaba en la oscuridad de la noche. Según confesó Ricardo Palomino al ufólogo Rafael Mercado, aquel objeto era una especie de «tanqueta» plateada, muy similar a la que utilizan los militares, con ventanilla­s y aparenteme­nte sin ruedas, y podría medir unos dos metros de altura por tres o cuatro de largo. Movido por la curiosidad, Mario decidió investigar pese a las advertenci­as de su compañero Francisco, que grito: «Es peligroso, puede ser de otro planeta». ecientemen­te, el periodista y ufólogo peruano Rafael Mercado rescató del olvido un extraordin­ario caso de encuentro con humanoides. Mercado consiguió entrevista­r a los dos únicos testigos del suceso que siguen con vida. Ocurrió en la madrugada del sábado 18 de noviembre de 1977, cuando cuatro amigos – Francisco Rodríguez, Ricardo Palomino, Benjamín Mardini, Mario Cueto y su hijo– estaban pescando en la solitaria playa de Yanyarina, en Arequipa (Perú). Sobre la 1:30 horas divisaron tres «platos» metálicos que se desplazaba­n por el cielo y en los que eran visibles luces de colores a su alrededor. Mario les apuntó con su linterna e hizo varias señales con la misma, momento en que los OVNIs se detuvieron. A continuaci­ón, los tres «platos» descendier­on lentamente y desapareci­eron dentro de las aguas. Los hombres se preguntaro­n qué habían visto, y Mario, como si nada, dijo que eran platillos volantes.

© PressReader. All rights reserved.