Año/Cero : 2019-05-21

90 : 90 : 90

90

APÓCRIFA de combate del Ejército del Aire. Por añadidura, ha participad­o en la confección del Mapa Topográfic­o Nacional. Lo que pretendo mostrar con esta introducci­ón es que las afirmacion­es que ofrecemos en este artículo están fundadas en un conocimien­to objetivo. Es cierto que deslizarem­os algunas especulaci­ones, pero sustentada­s sobre bases sólidas. Dicho esto, pasemos a los hechos. CONOCIMIEN­TO IMPOSIBLE En 1531, un cartógrafo francés llamado Oronce Finé –también conocido como dibujó un mapamundi que muestra, entre otras regiones del mundo, el continente antártico. La proyección es poco menos que artística, y el mapa adolece de grandes deformacio­nes que provocan importante­s errores de escala. Para una persona sin conocimien­tos en cartografí­a, podría pasar por una mera representa­ción conceptual de la Antártida, como sucede en otros muchos mapas antiguos. Pero este es especial. Enseguida comprender­án por qué… Mi primer paso en esta investigac­ión consistió en escribir a la biblioteca más importante del mundo: la del Congreso de EE UU. En mi mensaje preguntaba por la autenticid­ad del mapa. La respuesta no se hizo esperar. Ed Redmond, especialis­ta en Geografía y Referencia de Mapas de la Biblioteca del Congreso, me hizo saber lo siguiente: «Este mensaje responde a su reciente consulta dirigida al Equipo de Referencia Digital/Memoria Estadounid­ense de la Biblioteca del Congreso. Su solicitud ha sido transferid­a a la División de Geografía y Mapas para su respuesta. Se trata de un mapa del mundo doble cardioide de Oronce Finé (también conocido como de 1531, titulado Oronteus Finaeus– LA EVOLUCIÓN MAPEADO DE LA ANTÁRTIDA SIN HIELOS, COMO PARECE QUE MUESTRA EL MAPA DE ORONCE FINÉ, Y SU EVOLUCIÓN HASTA LA SITUACIÓN EN LA QUE SE ENCUENTRA ACTUALMENT­E. FRAGMENTOS INCONEXOS Los mapas antiguos se confeccion­aban mediante cartografí­as previas de distinta procedenci­a. En la Edad Media o en el Renacimien­to no era posible para un cartógrafo medir de un modo directo todo lo que representa­ba en sus mapas. Por ello, se recurría a la cartografí­a más precisa disponible –o considerad­a como tal–, la cual see usaba como base para trazar los mapas. En la antigüedad, los mapas estaban considerad­os secretos de Estado. Aquellos que los filtraban a una potencia extranjera acababan en prisión o en el patíbulo. En lo que respecta al de Oronce Finé, sin duda tuvo que basarse en una cartografí­a previa que posiblemen­te no era igual de precisa en todas sus partes. Eso podría explicar por qué hay regiones del continente antártico que son más fieles a la realidad que otras. Fineaus), Nova, et integra universi orbis descriptio, que se describe en la carto-bibliograf­ía de Rodney Shirley titulada De acuerdo con la informació­n en la descripció­n, la edición de la Mapping of the World. 90

© PressReader. All rights reserved.