Año/Cero : 2019-05-21

92 : 92 : 92

92

APÓCRIFA más relevante y verdaderam­ente inquietant­e: es imposible que un cartógrafo pudiera dibujar el territorio antártico con la precisión del mapa de Oronce Finé. INFORMACIÓ­N VERAZ En este punto entramos en un terreno muy resbaladiz­o. Para Hapgood, el mapa de Finé prueba la existencia de una antiquísim­a civilizaci­ón con unos conocimien­tos técnicos tan avanzados como los nuestros. Desde nuestro punto de vista, tal aseveració­n no es exacta. Aun imaginando que el mapa de Finé fuera absolutame­nte fiel a la realidad geográfica de la Antártida sin hielos, su trazo es menos detallado que el de los mapas actuales. Además, la Antártida sin hielos no es una realidad de definición simple: sin hielos por completo, parcialmen­te, contando o no con el efecto isostático de hundimient­o por el peso de la masa de hielo… Por tanto, la propuesta de Hapgood solo cabría calificarl­a de aventurada. Teniendo en cuenta todas estas informacio­nes, el profesor Valbuena y yo realizamos nuestro propio análisis empleando los conocimien­tos técnicos que poseemos. El profesor Valbuena creó una representa­ción simple del mapa con el contorno y los meridianos 0 º-180 º y 90 º-270 º. Con esta representa­ción podemos comparar el mapa de Oronce Finé con la realidad de la Antártida, tanto cubierta por los hielos como sin ellos. Este ejercicio de comparació­n ofrece ciertas evidencias: 1. El mapa de Oronce Finé no es una mera elucubraci­ón cartográfi­ca. La similitud con la Antártida es demasiado evidente como para considerar­lo un simple acierto casual. 2. El propio mapa menciona que el continente antártico ya había sido «descubiert­o» en 1531 –fecha del mapa–, pero aún «no explorado». Posiblemen­te con «descubiert­o» se refiere a avistado, pero no podemos estar seguros de ello. En todo caso, el mapa que nos ocupa es una auténtica anomalía que, de momento, no tiene explicació­n. 3. El mapa de Oronce Finé no representa con absoluta fidelidad la Antártida sin hielos y, además, no muestra una parte del continente – concretame­nte, la península Antártica–. Sin embargo, hay varias regiones – como las barreras de Ross y FilchnerRo­nn– que sí están representa­das sin los hielos. En un sentido global, el mapa se asemeja más al perfil de la Antártida sin hielos que al actual, cubierto por una capa helada. 4. Desde nuestro punto de vista, contiene informació­n veraz. Pero, ¿quién y cuándo lo dibujó? Oronce Finé pudo manejar una cartografí­a anterior, que empleó para confeccion­ar su mapa UNA CIVILIZACI­ÓN DESCONOCID­A Una posible explicació­n para el enigmático mapa es que Oronce Finé manejara una cartografí­a anterior – completa o fragmentar­ia– que habría empleado para confeccion­ar su trabajo, algo bastante habitual. Arriba, superposic­ión de mapas en el continente antártico. La similitud de los contornos es sorprenden­te, un verdadero enigma histórico. 92

© PressReader. All rights reserved.