Año/Cero : 2019-05-21

96 : 96 : 96

96

UFOLOGÍA tes para operarlos. Sin embargo, una llamada del Controlado­r de Seguridad de Vuelos en Superficie rompería la monotonía. Transcribo parte de la conversaci­ón que Robert Salas declara que tuvo lugar aquel 16 de marzo de 1967: –Señor, hemos visto unas luces extrañas aquí. –¿Qué tipo de Controlado­r: Robert Salas: luces? –Están… volando alrededor de las instalacio­nes. No son aviones. Controlado­r: –¿Cómo lucen? –Bueno, son unas luces volando por aquí. Hacen maniobras muy extrañas. –¿Quiere decir Robert Salas: Controlado­r: Robert Salas: que son OVNIs? –Bueno… algo así. Solo puedo decirle que no son aviones. Controlado­r: Salas solicitó que se le mantuviera informado y regresó a sus estudios de ingeniería. En la superficie, las luces seguían asombrando a los hombres que se encargaban de la seguridad de la base de misiles. «Yo no creía en OVNIs –aclara Salas–, pero pasaron cinco minutos entre una llamada y otra y desde ese instante comencé a creer. Para la segunda vez que sonó el teléfono, el encargado de la –Fuerza Aérea Estadounid­ense, por sus siglas en inglés– gritaba de miedo. Decía que habían reunido a todos los guardias, que estaban armados y listos para lo que fuera porque se encontraba­n frente a una luz naranja de unos 12 m de diámetro, justo sobre las instalacio­nes». El hombre, atenazado por el pánico, intentaba describir el objeto, pero le era imposible. Por más que adivinaba una forma dentro de aquel resplandor, ésta cambiaba del naranja al rojo, mientras pulsaba con una potencia cegadora. «Tenemos uno de los objetos flotando sobre la puerta de la finca. ¡Es un OVNI! Debo dejarlo porque uno de los muchachos está herido», señaló. Esas fueron las últimas palabras que Robert Salas escuchó antes de que colgaran. Decidió ir a buscar a su comandante, que dormía en ECHO-FLIGHT OVNIS SOBRE LA BASE Una semana antes de los eventos narrados por Robert Salas, la base de misiles se vio asediada por una serie de No Identifica­dos. En esa ocasión se perdieron 10 misiles balísticos interconti­nentales con carga nuclear. Además, varios civiles reportaron encuentros con aparatos extraños esa misma noche, en las cercanías de la base. En este caso fueron tres los objetos divisados por los guardias de superficie y el coronel Don Crawford fue el encargado de recoger el testimonio de los dos hombres que se encontraba­n en plena rutina de mantenimie­nto cuando los silos quedaron desactivad­os. Ocho días de diferencia y apenas unos kilómetros separan los hechos, que pueden ser encontrado­s, junto a los documentos desclasifi­cados, en el libro de Robert Salas ( 2005). Echo-Flight El Gigante Desvanecid­o Faded Giant, USAF problema pero, tras unos segundos, otras dos alarmas saltaron al unísono. En menos de un minuto perdieron la capacidad de lanzamient­o de 8 de los 10 misiles que tenían a su cargo. Los hombres, entrenados para operar la base en situacione­s extremas, comenzaron de inmediato el protocolo de revisión de sistemas con la esperanza de encontrar la avería. Meiland se ocupó de dar la alarma al Puesto de Comando, mientras Salas seguía los pasos del manual de seguridad con una pregunta grabada a fuego en la mente: «¿Acaso estaban bajo ataque?». Salas prosigue con su impactante relato sin titubear: «Tan rápido como pude volví a llamar a la superficie. El No Identifica­do se había ido y la herida del guardia era menor, un corte que una de las literas del búnker. El teniente Fred Meiwald escuchó con atención las novedades acerca de todo lo que estaba sucediendo en la superficie. En medio de la conversaci­ón, escucharon la primera alarma brotando desde el panel de control de los misiles y corrieron hasta la consola. ALERTA NUCLEAR Salas, que parece ser un hombre tranquilo, traga saliva y levanta un poco la voz al recordar lo que sucedió a continuaci­ón: «Dos luces rojas de seguridad y una de situación brillaban frente a nuestros ojos. El significa que, de pronto, uno de los misiles que dependía de nosotros se encontraba inoperable». El teniente Meiwald intentó identifica­r el Portada del libro de Robert Salas en colaboraci­ón con el periodista James Klotz, No-Go Faded Giant. The 1967 Missile/ UFO Incidents No-Go (2004). 96

© PressReader. All rights reserved.